Representantes de la Red El Abuso denuncian abusos en Mendoza

Pese a haber obtenido el beneficio de la prisión domiciliaria la semana pasada, Nicola Corradi (82) -uno de los sacerdotes imputados por abuso sexual y corrupción de al menos 26 menores sordomudos en el instituto Antonio Próvolo- sigue estando en una situación complicada.
Lo mismo ocurre con el otro sacerdote, Horacio Corbacho, quien junto a Corradi y a 3 ex administrativos del instituto (Jorge Bordón, Armando Gómez, José Luis Ojeda) comparten la misma imputación, todos en el rol de autores.
De esta manera, la acusación recae sobre Corradi y Corbacho y si bien los casos incluidos son los ya conocidos, lo cierto es que esta nueva acusación puede activar la investigación y poner a ambos religiosos como autores de otros delitos (asociación ilícita, por ejemplo).
“La denuncia penal por abusos cometidos en aquel país ya prescribió. Pero esta nueva denuncia activaría otros posibles delitos y podrían ser disparadores de nuevas causas”, destacó el abogado mendocino miembro de la red de sobrevivientes de abusos sexuales eclesiásticos, Carlos Lombardi.
Quien impulsa esta denuncia en el país europeo es el presidente de La Red El Abuso, Francesco Zanardi, quien destacó que en los próximos días darán a conocer más detalles sobre la presentación y cómo está trabajando en el tema la Justicia italiana.
Zanardi y Lombardi están en permanente contacto, puesto que cada uno en su país son estandartes fundamentales para acompañar a víctimas de abusos en la Iglesia.
En tanto, trascendió que el sacerdote octogenario cumple la prisión domiciliaria en una zona cordillerana, lo más aislado posible de la gente con la intención de evitar posibles “escraches”. Antes de que terminara 2016, la defensa de Corradi y Corbacho había solicitado el beneficio de la prisión domiciliaria, aunque en una primera instancia la solicitud fue rechazada por la Justicia de Garantías.
Sin embargo, la semana pasada -y a raíz de informes del forense que revisaba a Corradi periódicamente en la penitenciaría de Boulogne Sur Mer- se le otorgó este régimen. De acuerdo a los fundamentos, el estado de salud del cura no era el mejor y se había deteriorado y bajado considerablemente de peso en su estadía en la celda. Los otros 4 imputados, en tanto, continúan detenidos en esa cárcel. 
El Caso del instituto Antonio Próvolo (Carrodilla) ha sido el más resonante de los últimos tiempos pero no es el único. Según un informe publicado en domingo por Página/12, actualmente en todo el país hay 18 casos de religiosos que están siendo investigados por presuntos hechos de pedofilia. Y de ellos, 5 involucran o tienen como escenario a Mendoza.
A los ya mencionados Corradi y Corbacho (a quienes se los investiga por casos en Mendoza y La Plata), se suman los también curas Raúl del Castillo, Jorge Luis Morello y el sacerdote de una parroquia de Guaymallén que fue denunciado por la madre de la víctima y quien luego fue trasladado por el obispo Carlos María Franzini.
En este caso no se da el nombre del abusador por no contar con la autorización de la madre del chico, pero lo cierto es que la investigación se inició en 2014. Ese año, el Tribunal eclesiástico recibió una denuncia donde se especificaba que un niño de 7 años había sido “manoseado” por el cura de una parroquia guaymallina.
Sin embargo, una vez iniciada la investigación, la misma mujer que había hecho la denuncia en un primer momento optó por bajar el perfil y no volver a referirse a lo que le habría sucedido a su hijo.
“Que de 18 casos que se investiguen, 5 involucren a Mendoza es un número alarmante. Pero también hay que saber que ésta es apenas la punta del iceberg. Después de que salió a la luz todo lo del Próvolo en Mendoza, mucha gente comenzó a animarse y el grupo de Facebook de Sobrevivientes de abusos eclesiásticos en Argentina explotó. De hecho, a raíz de los casos mendocinos salieron a la luz los de La Plata. Porque así como hay mucho miedo, también se da un tema de confianza cuando una persona sale a denunciar y se animan los demás”, sintetizó Lombardi.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here