A través de Vialidad Nacional sugiere a los automovilistas que deban transitar por alta montaña  previo a viajar, hacer una revisión general de frenos y dirección y una vez en camino, el uso de cadenas y la precaución de no conducir por zonas sombrías por la existencia de hielo.

Teniendo en cuenta las condiciones de mal tiempo en alta montaña por estos días y la  gran cantidad de nieve que  provoca un gran movimiento personas trasladándose a centros invernales es importante tener en cuenta estas sugerencias.

Si bien la mayor atención está concentrada en la situación del Túnel Internacional Cristo Redentor (por donde transita más del 80% del transporte de carga pesada), otras rutas ubicadas en sectores como Potrerillos, el Valle de Uco, San Rafael y Malargüe, demandan conducir con mucha precaución a raíz de la presencia de hielo en las calzadas y acumulación de nieve en las banquinas.

Consejos para tener en cuenta :

Revisión general del vehículo: Es sumamente importante mantener en perfecto estado los frenos, la dirección y el dibujo de los neumáticos. Las bajas temperaturas demandan revisar a diario las condiciones y el nivel del anticongelante y de las escobillas limpia parabrisas, ya que en caso de nieve, hielo o lluvia, éstas impiden que se produzca el efecto “spray” generado por los vehículos que circulan adelante.

Conducción en invierno: Fundamentalmente la humedad del ambiente y las temperaturas bajo cero producen la formación de hielo sobre el pavimento, por lo tanto muchas rutas de Mendoza (no sólo las que se encuentran en Alta Montaña), suelen convertirse en una pista de hielo sobre todo en las primeras horas del día.

Ante estos casos, se aconseja evitar la circulación por las zonas sombrías, es decir, áreas arboladas ubicadas en los laterales de las rutas. Se hace necesario en todo momento moderar la velocidad a fin de asegurar una mejor visibilidad de las condiciones de la calzada y facilitar la adherencia del vehículo al suelo.

En caso de que el asfalto por el que se circula mantenga condiciones altamente deslizantes, se recomienda actuar con mucha suavidad sobre el volante, acelerador y frenos. En situaciones de poca adherencia es importante aumentar la distancia de seguridad de un vehículo a otro, considerar las distancias de frenado y tratar de evitar el sobrepaso.

Si el suelo es muy deslizante se puede recurrir a una práctica frecuente que consiste en quitar aire a las ruedas, sin olvidar ajustarlas a su nivel habitual lo antes posible.

La disponibilidad de combustible suficiente es otro detalle sumamente importante porque además de suministrar más tiempo de calefacción en caso de emergencia, aportará el peso suficiente para circular en zonas resbaladizas.

Cómo actuar en caso de pisar el hielo: La experiencia indica que si en algún momento se atraviesa una placa de hielo, lo más importante es levantar suavemente el pie del acelerador y evitar tocar los frenos. Se debe dirigir el volante hacia el lado a dónde va la parte trasera del vehículo y en caso de que la unidad tenga sistema de frenos ABS, el mismo actuará bloqueando intermitentemente las ruedas, de tal forma que la pérdida de control sea mínima.

Cómo conducir con nieve: Es imprescindible el uso de cadenas para circular por carreteras con nieve y hielo y también es importante conocer las dimensiones de las ruedas a fin de evitar colocar cadenas más grandes que las que exigen las dimensiones de los neumáticos.

En caso de que el lugar haya sido transitado, lo ideal es circular por las huellas que hayan dejado otros vehículos.

Si la ocasión requiere descender una pendiente, se recomienda hacerlo a velocidad muy reducida, utilizando el freno lo menos posible y jugando con cambios cortos a fin de que retengan el vehículo.

Cómo conducir con niebla: En primer lugar se debe reducir la velocidad a fin de poder frenar dentro de los límites de visibilidad además de conducir con luces bajas encendidas. En caso de tenerlos, se deben utilizar los faros antiniebla delanteros y traseros, teniendo en cuenta apagarlos una vez superada la zona de niebla.

Cómo estacionar en sectores riesgosos: Si las condiciones exigen estacionar en una zona con presencia de hielo, lo recomendable es no utilizar el freno de mano ya que las pastillas tienden a quedarse adheridas al disco por efecto del congelamiento. En estos casos, lo ideal es colocar una marcha para trabar el vehículo y algún elemento que impida el movimiento.

En caso de que un fuerte temporal de nieve exija detener el vehículo, se debe estacionar (dentro de las posibilidades), dejando un espacio libre para la tarea de despeje de las máquinas barrenieve y el trabajo de los camiones distribuidores de sal. En condiciones extremas, lo recomendable es no abandonar el vehículo si no existe un refugio cerca.

Uso de cadenas para la nieve: Como norma general se deben seguir siempre las instrucciones de uso del fabricante. En vehículos con tracción total (4×4), lo recomendable es usar dos juegos (dos pares), de cadenas. Aunque si se dispone de un solo juego, lo ideal es colocarlas en el eje delantero ya que es el encargado de la dirección y allí justamente se necesita contar con la mayor adherencia posible.

En caso de vehículos con tracción simple (4×2), las cadenas se deben colocar sobre el eje de tracción.

Cómo colocar las cadenas: Se extiende el juego de cadenas sobre el suelo. Se colocan las ruedas (que traccionan), sobre las cadenas. Se unen las cadenas abarcando las ruedas y sujetándolas con los ganchos correspondientes. Se coloca la red que asegura la cadena en la cara exterior de las ruedas.

Los ganchos de sujeción deben quedar por fuera de la banda de rodamiento de las cubiertas para evitar la rotura del caucho.

Por último, Vialidad Provincial recuerda a los usuarios que deben transitar con velocidades moderadas, luces encendidas y uso del cinturón de seguridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here