El 4 de septiembre de 1921, mi abuelo llegó a Estados Unidos, con 17 años y sólo US$ 25 en el bolsillo. Se convirtió en modista y en 1937 recibió una patente por lo que llamó ”un diseño nuevo, original y ornamental para un conjunto de vestido”. Mi abuelo nos dejó hace muchos años, pero recientemente le pregunté a mi tío por su patente. Sostuvo que la actriz Elizabeth Taylor usó una vez el vestido que describe en una sesión de fotos para la revista Seventeen. En muchos sentidos, mi abuelo era un innovador. Lanzó su propio negoció y prosperó en medio de la Gran Depresión. Pero, fuera de nuestra familia, su impacto fue modesto. Su negocio cerró cuando él se retiró. Nunca alcanzó escala ni dejó una marca en nuestra cultura.
Esta historia personal destaca lo difícil -y raro- que es imponerse, incluso para un negocio exitoso. Y eso es en parte lo que convierte en un desafío armar nuestra lista anual de las 50 compañías más innovadoras. Nuestro equipo de reporteros analiza miles de empresas cada año buscando las que llegan tanto al corazón como al bolsillo de los consumidores, y usan el motor del comercio para dejar su marca en el mundo. El impacto se cuenta entre nuestros criterios clave. Este año marca la décima edición de nuestro ranking de compañías más innovadoras. Y hay muchas lecciones que hacen abrir los ojos. La lista de este año ofrece un panorama totalmente nuevo de ideas que miran hacia adelante, desde Amazon hasta Snap, y desde Open Whisper Systems hasta Orbital Insight. Mi abuelo se sentiría asombrado por los cambios radicales y acelerados de estas compañías. Éstas son 10 observaciones respecto del estado actual de la economía de la innovación.
No se puede patentar la innovación
Amazon y su jefe, Jeff Bezos, desafiaron las expectativas por más de dos décadas. La pregunta es: ¿cómo? Noah Robisch, editor ejecutivo, habló con Bezos, y lo que descubrió no apunta a las métricas de datos ni a los procesos rigurosos -en los que Amazon se apoya mucho-, sino más bien a la disposición de abrazar la incertidumbre, la experimentación y las inconsistencias desprolijas. No todo en el mundo de Amazon está orquestado a la perfección. Bezos no sólo tolera esto, sino que lo disfruta. Lo que entiende es que cada nueva idea crítica puede surgir de un modo diferente, de una fuente diferente.
La juventud será atendida
Cuando apareció la primera lista de las compañías más innovadoras de Fast Company, aún no existía Snapchat. Tampoco existían Airbnb, Uber, Slack ni Spotify. El ascenso de estas empresas evidencia los riesgos que enfrentan los sectores establecidos y cómo están cambiando más rápido que nunca los gustos en la cultura moderna. Los consumidores más jóvenes esperan productos más nuevos y mejores todo el tiempo. Esa realidad no puede ser ignorada. Y lo que comienza sirviendo a la juventud pronto nos servirá a todos. Como señala el redactor veterano Mark Wilson en su gran evaluación de Snap: ”Quien subestima a Snap es porque no se toma el tiempo para ver lo que tiene delante de la cara”.
China es algo real
Seis de las compañías de la lista de este año son chinas, más que nunca antes. Esto no fue un objetivo estratégico, sino un resultado natural de nuestro trabajo. Pasaron hace mucho los tiempos de considerar a las empresas chinas meras copias. Como informa el editor Austin Carr, se ha enraizado en China un ecosistema de innovación que podría considerarse más competitivo que el de Silicon Valley. Organizaciones como Alibaba y Tencent miran tan hacia adelante que aun las mejores empresas con base en EE.UU. tienen que tomar nota y -con creciente frecuencia- se encuentran tratando de alcanzarlas. Como dice una fuente a Carr respecto de las apps Alipay y WeChat: ”No hay comparación con nada que haya en Estados Unidos. Quizá Facebook eventualmente llegue a eso, quizá”.
Volvieron los incuestionables
Históricamente, sólo media docena (más o menos) de nuestras 50 compañías más innovadoras se repiten de un año al siguiente. Esta vez hay 12. Esto se debe a que estas empresas siguen marcando el ritmo para sus sectores, mostrando agilidad y agresividad, lo que las hace incuestionables. Netflix abrió su plataforma a la mayoría del mundo, y a eso agregó la posibilidad de ver sus videos offline, una maniobra legal y de negocios muy complicada. Uber logró un giro en U en su negocio en China y, al mismo tiempo, insistió con los vehículos que se conducen de manera autónoma. Airbnb incursionó en las reservas y está explorando la venta de pasajes, y BuzzFeed tomó el germen de una idea, Tasty, y construyó un gran éxito. Google está sacudiendo el almacenado de fotos y Apple se mete más profundamente en la fabricación de chips. No importan las distracciones que enfrenten otras empresas, las líderes se mantienen incólumes. Fijan su rumbo y todos los demás se ven forzados a seguirlas.
¡Cuidado con ese cluster!
Algunos cambios se sienten antes de dejarse ver, un temblor subterráneo que nos desequilibra un poco. Eso sucede a menudo cuando un grupo de actores pequeño pero creativo está conmocionando hábilmente la misma área. Destacamos un quinteto de compañías -Glossier, Kenzo, Clique Media Group, Hypebeast y RewardStyle- que usan el contenido como motor del comercio. Por otro lado, destacamos Beyond Meat y Chobani, dos ejemplos de sacudones provocados por la búsqueda de alternativas saludables en el negocio de los alimentos. One Medical, Medtronic, Celmatix y Headspace apuntan a una ola de cambios centrados en la tecnología por aparecer en el campo de la medicina, más allá de lo que hagan los responsables de la política en Washington.
Los pequeños motores pueden volarle la cabeza
Algunos especialistas en tecnología critican el modo en que las inversiones se asignan desproporcionadamente a start ups que apuntan a las elites ricas, costeras y urbanas, y es cierto que esa preocupación tiene cierta base. Pero también hay abundantes operaciones innovadoras en otros terrenos. Farmers Business Network, por ejemplo, está acumulando datos y poder de compra para los productores agropecuarios individuales buscando ayudarlos a competir mejor con el sector de agronegocios. Simplify Networks es un grupo malayo que aplica ideas de la economía colaborativa a planes de datos a través de celulares en el mundo en desarrollo. ¿Por qué la gente no debería poder vender a otros ancho de banda que pagó, pero que no utiliza? Y está Orbital Insight, que analiza imágenes satelitales para ”comprender lo que estamos haciendo en la Tierra y a la Tierra”, como dice el fundador James Crawford. Aunque los ingresos de Orbital derivan en gran medida de firmas financieras, está asociada con el World Resources Institute (Instituto de Recursos Mundiales) para ayudar a detectar y detener la deforestación.
La innovación tiene alma
No todo nuevo emprendimiento tiene que ver con ganar dinero. Algunos tienen que ver con darlo. Pledge 1% está apuntando a start ups con un mensaje nuevo: además de reservar un porcentaje de sus ganancias para los empleados y los inversores, ¿por qué no tomar una porción y darla a una causa? Otra táctica es la base de GoFundMe, un servicio de obtención de fondos por suscripción popular que ha aplicado el modelo de Kickstarter e Indiegogo para las donaciones personales y ya generó US$ 3000 millones.
Lo mundano puede ser fabuloso
¿A quién le importan los colchones? Resulta que a mucha gente. En unos pocos años, Casper, que se considera la Nike del buen dormir, creó una operación de US$ 200 millones al año basada en sólo cuatro productos. Thinx responde a una necesidad diferente: el período femenino. La CEO Miki Agrawal está atacando un terreno no apreciado en nuestro mercado con foco en lo masculino… y está ganando millones.
Las entrañas pueden llevar a la gloria
Muchos de los negocios y servicios que nos encantan dependen de fuerzas invisibles que son esenciales para su éxito. Netflix, por ejemplo, opera sobre las espaldas de Amazon Web Services, un negocio de US$ 13.000 millones dentro del gigante del comercio electrónico. Twilio aporta herramientas para diseñadores de apps, incluyendo también Netflix. IBM liberó su tecnología Watson para llevar capacidades de IA a industrias que van desde los deportes profesionales hasta la salud. MailChimp ayuda a una multitud de pequeñas empresas a operar con más sofisticación y eficiencia. Y está Open Whisper Systems, cuyo protocolo de seguridad no sólo es base de su propia app, sino que además está ayudando a Facebook a proveer a sus usuarios comunicaciones más seguras.
Concéntrese en lo que puede controlar
Si hay un hilo conductor en la lista de este año es la importancia de concentrarse. En el último año, el diálogo político que se dio en el país dio muchos motivos de incertidumbre y de reflexión. Y, sin embargo, la única receta segura para quedar en la oscuridad en el mundo de hoy es la estasis. La cultura seguirá moviéndose y las empresas que se muevan con ella -que aborden su misión sin temor- se encontrarán en la mejor posición para enfrentar cualquier conmoción política o económica que nos toque.
LEÉR MÁS  Caso Maldonado: la autopsia confirmó que murió ahogado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here