A nadie le sorprendió que Juan Pablo “el Pata” Medina se atrincherara en la sede de la UOCRA de La Plata, la cual conduce. Sucede que el sindicalista posee una larga lista de antecedentes violentos, enfrentamientos con la policía y problemas judiciales.
Jefe de la UOCRA hace 20 años, hace cinco meses está siendo investigado por lavado de dinero y asociación ilícita. Las pruebas son la presión a las obras constructoras donde él disponía quiénes trabajaban y elegía qué empresas operaban, por ejemplo, para facilitar las comidas. Se lo vincula con paralización de grandes obras públicas, como la Autopista a Buenos Aires, el Policlínico platense, y el Estadio Único, pero también de muchas obras privadas, como el Hipermercado Niní y el Colegio de Abogados.

El 6 de septiembre la fiscal federal de Quilmes, Silvia Cavallo, denunció por extorsión a Medina. Cavallo pidió al juez federal de esa ciudad, Luis Armella, una serie de pruebas sobre un tiroteo y presiones de “El Pata” que obligaron al retraso de las obras de la estación del ferrocarril Roca en la estación Pereyra. Esta denuncia se abrió por una causa contra una agrupación llamada “Vecinos Autoconvocados de Hudson” por los retrasos en la reforma de la estación que les impide tomar el tren.

Uno de los conflictos más resonantes es su participación en la balacera entre trabajadores de la construcción y camioneros del 17 de octubre de 2006, cuando los restos de Juan Domingo Perón fueron trasladados a San Vicente

También, en 2013, durante la inundación de La Plata que dejó 89 muertos, una patota que respondía a Medina golpeó a militantes de La Cámpora que se habían acercado a ayudar.

En La Plata su gremio recibió varias denuncias sobre un manejo discrecional de la mano de obra. La principal crítica es que él se junta con los trabajadores de la construcción y elige, a dedo, quiénes tendrán actividad ese día.

Relacionado con esto, desde este año su gremio está en una disputa con el gobierno de María Eugenia Vidal. Desde la Provincia explicaron que “El Pata” está paralizando las obras en La Plata. Las empresas también expresaron su temor a esto: “Mientras en la Argentina se puede observar una mejora del 20% o 30% con respecto a años anteriores, resulta que, en la ciudad de La Plata, se ve en forma alarmante una disminución de la actividad de la construcción”, expresó Jorge del Río, presidente de Apymeco. En los últimos meses paralizó más de 600 obras pidiendo mejores salarios.

En el Ejecutivo provincial aseguran que desde hace años las prácticas sindicales se deformaron en “prácticas mafiosas” en la seccional UOCRA La Plata. Según explican, estas prácticas comenzaron en la destilería de YPF con las grandes obras allí y en las grandes obras públicas en La Plata, Ensenada y Berisso. Luego, esto pasó al sector privado para obras de todo tipo. Esto implica que hoy los sobrecostos en la construcción ascienden aproximadamente al 40%. En YPF esto significa que entre 2016 y 2019 habrá un extra de más de 300 millones de dólares.

El malestar llega hasta el gobierno nacional. Por ejemplo, Gerardo Martínez está muy presionado. Fue uno de los dos sindicalistas, junto a José Luis Lingeri, que estuvieron en el acto de Casa Rosada, en abril pasado, en el que Mauricio Macri acusó de “mafiosos” a los gremialistas. Martínez está enfrentado a “Pata” Medina. Lingeri estuvo hoy en Lomas de Zamora en un acto de AYSA junto al Presidente. En el macrismo están decididos a intervenir la UOCRA de La Plata.

Esto en 2015 no sucedía porque Medina tenía buena relación con Daniel Scioli y Pablo Bruera, entonces intendente platense. Ese año, el gremialista apoyó la candidatura del ex gobernador a presidente y en las PASO del 13 de agosto pasado participó en el espacio Unidad Ciudadana, de Cristina Kirchner.

or el lado del sindicalismo, están convencidos de que Medina irá preso en las próximas horas. Y que responde a una supuesta avanzada de la Casa Rosada y de la Justicia contra los sindicatos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here