Desde un tiempo a esta parte se siguen sumando a espacios públicos, como universidades, bares y empresas, los llamados “baños unisex”. De esta manera se busca establecer un espacio común que no “divida” a las personas por su sexo biológico. Y comienzan a proliferar los logos de los baños tienen, por ejemplo, una cara que en una de sus mitades tiene bigote y en la otra no, o un cuerpo que de un lado tiene pollera y del otro, pantalón.

En nuestro país, las últimas decisiones en ese sentido fueron tomadas por la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA, que de sus 38 baños destinó uno para ser utilizado sin distinción de género. En el primer día, mientras 30 varones fueron al baño exclusivo para ellos, 7 fueron al que no distingue géneros. En el mismo lapso, 48 mujeres fueron a su baño exclusivo y diez usaron el recientemente habilitado.

LEÉR MÁS  Nuevo parte oficial por el submarino desaparecido

En Córdoba, días atrás, también la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de esa provincia inauguró el primer baño mixto para promover la igualdad de género, eliminar algunos preconceptos sobre el sexo y alentar incentivando el cuidado entre todos de los espacios comunes.

Y no es el único: los hay en otras universidades del país y también en bares, restoranes y hasta en empresas privadas.

Sin embargo, aunque muchos consideran que es una muy buena idea, algunos muchachos no están seguros de estar a la altura de la circunstancia porque “los varones podemos ser bastante desubicados y eso puede incomodar a las chicas”. Pero por otro lado consideran que “es una iniciativa importante porque hay quienes no se identifican con los géneros habituales”.

Donde se multiplican los aseos de este tipo es en los restoranes y cervecerías, en los que se instalan espacios individuales –algunos con su propia bacha, otros con una antesala en la que varones y mujeres comparten el espacio para lavarse las manos– en los que el logo indica que pueden ingresar personas de distintos géneros.

LEÉR MÁS  Apuestan al mejor clima para intensificar los rastrillajes del submarino

En el caso de los bares también comienza a incubarse una nueva tendencia, aunque allí los baños que no distinguen entre varones y mujeres son individuales porque una disposición de la Agencia Gubernamental de Control hace que no entre allí más de una persona a la vez.

Pero más allá de lo reglamentario, está la moda, que se impone muchas veces sin mirar para atrás. Por eso la tendencia de los baños unisex, en el caso de la gastronomía, va por dos lados simultáneos: es algo moderno, un lugar “buena onda” en el que se pueden cruzar miradas, puede haber levante y eso lo hace cool, lo vuelve tendencia. Pero también pasa cuando no hay espacio suficiente para separar baños por sexos. Precisamente, con la nueva tendencia puede resolverte ese problema, y a un menor costo.

LEÉR MÁS  ¿Qué pasará si hallan al submarino en el fondo del mar?

También las empresas apelan a baños en los que puedan entrar varones y mujeres sin que eso esté preestablecido. Esto está implementándose, por ejemplo, en las oficinas de General Electric que funcionan en el barrio de Saavedra, donde trabajan unas cuatrocientas personas. Tiene que ver con un mensaje de inclusión que se quiere dar, y surge en el marco de un programa en el que participa junto a otras empresas que consiste en contratar a personas trans para que hagan su primera experiencia laboral empresarial durante seis meses; de ese grupo surgieron varias sugerencias, y lo de los baños permite atender esas inquietudes.

Las primeras experiencias prometen ser un primer gran paso para quitar prejuicios sobre la sexualidad, haciendo énfasis en la igualdad. ¿Qué opinás?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here