“Además, a un panorama macroeconómico complejo, se suman las cuestiones políticas dominadas por las elecciones presidenciales”, añade Esteban Domecq, director de Invecq Consulting, la consultora que llevará a cabo la Exposición Argentina de Economía Finanzas e Inversiones (www.expoefi.com), el próximo 17 y 18 de marzo en el Hilton. Las PyMEs, en este escenario, serán las que más deberán dar batalla y transitar un año en un contexto de mucho cambio: “Es muy importante para el desempeño de las PyMEs el seguimiento de determinadas variables que forman parte de una lista que las empresas deben considerar a la hora de pronosticar escenarios y tomar decisiones”, agrega y enumera: inflación, presión tributaria, acceso al crédito y tipo de cambio, entre otras.

Respecto de la inflación, “desde nuestro punto de vista, la inflación de 2015 se encontrará más cercana a los 32 puntos y, si bien la merma en la actividad y el atraso cambiario podría atenuar el alza de precios, las expectativas y la evolución de variables clave como el resultado fiscal y las negociaciones paritarias, jugarán en contra”, pronostica Domecq. La inflación es una variable fundamental a la hora de programar cualquier tipo de toma de decisión de inversión en una PyME, ya que se tiene en cuenta la estructura de costos, como así también la fijación de precios de venta a fin de evitar desfasajes que repercutan negativamente en la rentabilidad y en las ganancias.

LEÉR MÁS  Apuestan al mejor clima para intensificar los rastrillajes del submarino

El empleo y los salarios serán otras variables a tener en cuenta durante los primeros meses del año. Sin duda, las negociaciones salariales formarán parte de toda agenda de una empresa; los sindicatos buscarán protegerse para la evolución de precios que vendrá, pero también querrán recuperar parte del poder adquisitivo perdido en este año. “De ahí que el piso de cualquier negociación estará en torno al 35 por ciento”. Asimismo, las estimaciones plantean que este año será recesivo, por tanto esto conlleva una profundización del empobrecimiento del mercado laboral fundamentado principalmente en la situación de informalidad y la suba de tasa de desempleo (o caída del empleo).

Por otro lado, los impuestos como el impuesto al cheque, los derechos de exportación e ingresos brutos que no están calculados en base a un nivel de consumo o por ganancias percibidas son los que generan mayor preocupación. El aumento de los sueldos por inflación ha logrado incrementar el número de personas afectadas por el impuesto a las ganancias y el gobierno sigue esquivando la actualización de la base imponible y de las escalas que hoy repercuten sobre los asalariados. La elevada presión tributaria, récord histórico y regional, afecta los ingresos disponibles tanto de los individuos, como los de las empresas.

LEÉR MÁS  La carta viral del padre de uno de los tripulantes del submarino desaparecido

La brecha cambiaria, hoy en torno al 50 por ciento, es un dato que mirarán este año todas las PyMEs, no solo en lo que respecta a la competitividad, sino también por su atractivo como alternativa de inversión. En los últimos años, debido al atraso cambiario, se ha perdido el diferencial de precio que le proporcionaba un tipo de cambio alto, por lo que los productos argentinos son cada vez más caros en el mercado internacional. “Para tener solo una idea, con un atraso cambiario menor al actual entre enero y febrero de 2014 la moneda se había devaluado un 23 %.

Hoy en lo que va del año la cotización del dólar aumentó menos del 2 %” grafica Domecq. Esto ya se siente en la balanza comercial con la merma de las exportaciones y la mayor presión de las importaciones, fenómenos que se vio acentuado con fuerza en las recientes estadísticas de enero (caídas en las exportaciones del 18 % a niveles de 2009 en plena crisis internacional).
Una cuestión fundamental para las pequeñas y medianas empresas será el acceso al crédito, ya que el ajuste de tasas de principios de 2014 fue un elemento más que perjudicó a las compañías de media escala durante el año. De todos modos, la normativa que insta a los bancos a prestar obligatoriamente, a Pequeñas y Medianas Empresas, a tasas subsidiadas sigue vigente y no se especula con una eliminación por el momento.

LEÉR MÁS  Nuevo parte oficial por el submarino desaparecido

Por último, y no menos importante, el escenario político, que resulta clave para determinar el camino que irán tomando las PyMEs a lo largo del año: “Gane quien gane, todo parece indicar que la situación será mejor aunque las expectativas sobre reformas estructurales, tan necesarias para recuperar un sendero de crecimiento estable y sostenido, no están aseguradas en un escenario de continuidad del partido gobernante”, analiza Domecq.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here