Próvolo: un monaguillo confesó 11 abusos sexuales y estará 10 años preso

Jorge Bordón, uno de los cuatro imputados, reconoció los aberrantes hechos contra ex estudiantes del instituto.

El comentario en los pasillos de Tribunales provinciales durante gran parte del martes fue uno solo: se quebró el primero. Tras casi 2 años detenido en la cárcel de Boulogne Sur Mer, Jorge Bordón (55) -uno de los ex administrativos del instituto religioso para chicos sordos Antonio Próvolo (Luján) que está imputado como autor de abusos sexuales a chicos sordos- reconoció la autoría de los 11 hechos de los que se lo acusaba.

Bajo la modalidad de juicio abreviado, Bordón fue condenado ayer mismo en una audiencia en el cuarto fuero penal colegiado, presidida por el juez Marcelo Gutiérrez del Barrio, a una pena de 10 años, que fue acordada entre su abogado defensor y el fiscal que instruye la causa.

La confesión de Bordón marca el fin de un aparente pacto de silencio entre los miembros de la orden en Mendoza y pone en evidencia los horrores que sufrieron en silencio y durante años los estudiantes que asistían al instituto religioso.

Los abusos fueron ocultados y negados sistemáticamente por los acusados. Incluso la versión de las víctimas sordomudas y de sus intérpretes fue cuestionada. La confesión de Bordón desnuda también su estrategia, al admitir los hechos para librarse de una posible condena por 50 años de cárcel.

El condenado, identificado por los denunciantes como “el monaguillo” ya que oficiaba como tal, fue uno de los cinco primeros detenidos de la causa a fines de noviembre de 2016 y está señalado por 5 jóvenes de haber sido el autor de los ataques sexuales.

LEÉR MÁS  La inflación en Mendoza llega al 50% liderada por naftas y tarifas

A confesión de parte…
Exactamente a las 9:55 de ayer, los 4 imputados y detenidos llegaron con custodia a la sala de audiencias en el subsuelo de Tribunales. El cura Horacio Corbacho y el ex administrativo, Armando Gómez, pasaron primero. Luego lo hizo el octogenario sacerdote, Nicola Corradi, con dificultades para caminar, ayudándose con la pared como apoyo.

Una vez dentro de la sala y antes de comenzar con la etapa de lectura de los hechos que se imputan, el abogado defensor de Bordón (Maximiliano Legrand) y el fiscal Gustavo Stroppiana oficializaron ante el juez el acuerdo de condena.

“Acordamos el mínimo legal de la pena y entendemos que es beneficioso para el imputado porque se trata de una causa muy relevante y en la que se espera que haya penas altas. Y le ahorramos al imputado el juicio”, destacó Legrand a Los Andes e indicó que el máximo previsto por la ley para estos delitos es de 50 años.

“Él (por Bordón) está conforme con la condena”, indicó el abogado, quien destacó que el monaguillo seguirá en su celda. El ex administrativo lleva ya dos años detenido en el pabellón 14 B de Boulogne Sur Mer.

Por su parte, el abogado querellante Oscar Barrera -uno de los letrados que acompaña a los denunciantes- indicó que la condena es importante. “De esta manera queda confirmado que las víctimas no mienten, que los chicos han dicho la verdad durante todo el proceso”, indicó Barrera.

LEÉR MÁS  Empleada del Congreso dio detalles de la denuncia que hizo contra el senador por abuso

“Se ha confesado que las víctimas dicen la verdad, que los intérpretes dicen la verdad y que el Próvolo era una máquina sistemática de abusos”, sintetizó a su turno el otro abogado querellante, Sergio Salinas.

En los próximos días continuarán las audiencias de presentación de pruebas contra los otros imputados para definir la fecha del juicio.

El perfil de Jorge Bordón y los hechos confesados
Desde el 30 de noviembre de 2016 Bordón se encuentra detenido. Actualmente se desempeña como tutor en la escuela de la cárcel de Boulogne Sur Mer y comenzó la universidad.

Entre los 11 episodios por los que lo acusan, se destacan dos de hace 10 años. Según figura en el expediente 95.687/08/09, Bordón ya había sido denunciado en noviembre de 2008. Fue la madre de un chico que estudiaba y dormía en el Próvolo quien encontró un dibujo obsceno entre sus carpetas y que claramente no había sido dibujado por su hijo.

En la denuncia, que pasó por tres fiscales sin ningún avance, la mujer dijo que sospechaba que Bordón había abusado del menor. Incluso, manifestó que había ido al instituto a quejarse y que desde el Próvolo le pidieron que no fuese a la Justicia.

De ese mismo expediente se desprende otro episodio que vincula a Bordón: ese mismo año, el padre de otro adolescente fue al instituto a exigir explicaciones ya que su hijo había manifestado haber sido “manoseado” por él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here