Hace 10 años recibieron una denuncia y no profundizaron en la investigación.

La Justicia apercibió a dos fiscales que recibieron las primeras denuncias en 2008 por los abusos ocurridos en el Instituto Antonio Próvolo de Mendoza, ubicado en el departamento mendocino de Lujan de Cuyo, indicaron fuentes judiciales

Los fiscales María de las Mercedes Moya y Fernando Giunta, dos de los tres fiscales que intervinieron en el comienzo de la causa de abusos, recibieron un apercibimiento judicial por no actuar en aquella oportunidad ante la primera denuncia que se realizó y que luego derivó en la causa en la que están involucrados curas y personal del Instituto Antonio Próvolo.

La sanciones a los fiscales fueron confirmadas ayer por el procurador general de la Corte de Mendoza, Alejandro Gullé y se conoció este jueves e involucró además a la fiscal Claudia Ríos quien no fue sancionada, pero si se le abrió un sumario administrativo porque estuvo involucrada en la recepción de la denuncia inicial.

LEÉR MÁS  Hinchas argentinos despidieron a los jugadores con escupidas e insultos

Sobre esta sanción Gullé señaló: “No se investigó a fondo el caso en el momento en que se advirtió, esto nos hubiera insumido muchos recursos para determinar la veracidad del caso, pero al mismo tiempo hoy las denuncias no serían tantas ni tan graves”.

Asimismo sobre esta sanción Gullé explicó que “se trata de un llamado de atención que no significa nada en lo material para ambos fiscales, no hay jury, ni descuentos salariales, ni suspensión, el apercibimiento queda en el legajo de los empleados”.

La denuncia en referencia fue realizada en noviembre de 2008 por la madre de una de las víctimas del Próvolo, quien se presentó a la oficina fiscal 1, del departamento mendocino de Lujan de Cuyo.

LEÉR MÁS  Macri: "Hoy el mundo reconoce que estamos haciendo las cosas bien"

En aquella oportunidad la mujer contó que su hijo había sido abusado por Jorge Bordón, quien se desempeñaba como monaguillo en el Instituto Próvolo, y que en la actualidad está imputado y detenido.

La mujer sustentó su denuncia con un dibujo que realizó su hijo que ilustraba un hecho de abuso, y al no contar con otros elementos de pruebas dicha denuncia no prospero, no se investigó y por tal motivo, diez años después, los fiscales De las Mercedes Moya y Giunta fueron sancionados.

La última detenida por los abusos en el Instituto fue la cocinera, Noemí Paz (59), quien fue aprehendida y trasladada el 12 de diciembre a la cárcel de mujeres el Borbollón de Mendoza imputada como “partícipe primaria en abuso sexual agravado”, señaló en su momento el actual fiscal de la causa, Gustavo Stroppiana.

LEÉR MÁS  Otra despenalización: Hablan de consumo de droga "privado"

La causa por abusos a chicos sordos e hipoacúsicos en el Próvolo tiene 15 imputados, y a tres de ellos se les concedió la prisión domiciliaria: el cura italiano Nicolás Corradi (82 años); la monja japonesa Kosaka Kumiko (42), y la ex representante legal Graciela Pascual.

Por la misma acusación continúan en prisión el cura Horacio Corbacho (56), el monaguillo Jorge Bordón (50), el jardinero Armando Gómez (46) y José Luis Ojeda (41), empleado del Próvolo.

A los cuatro alojados en cárceles y a los tres que cumplen prisión domiciliaria se suman otros ocho ex empleados en el listado de imputados, entre ellos la también monja Asunción Martínez y cuatro ex directoras del Próvolo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here