Preocupa el aumento de casos de botulismo en el Sur provincial

Por Horacio Yacante para VP

La confirmación de cuatro casos de botulismo, uno de ellos mortal, registrados en el sur provincial, acentuaron la preocupación del Ministerio de Salud, que ve como en la última década se han acrecentado las infecciones.

La muerte de Antonio Lorenzo Villegas, de 69 años, y el contagio de al menos tres integrantes de su familia, residentes en el distrito de Canalejas en el sur provincial, se produjeron por la ingesta de una conserva en mal estado de viscacha en escabeche.

El Jefe del Departamento de Toxicología de la provincia, Sergio Saracco, explicó que la enfermedad es generada por una neurotoxina bacteriana producida por la bacteria Clostridium botulinum, que reside en la tierra.

Esta toxina, que es considerada como uno de los venenos naturales más mortales, ingresa al organismo a través de tres medios: la ingesta directa, la ingesta en alimentos mal conservados o por las heridas.

La primera, que es la más común en zonas de bajas temperaturas (sur provincial y nacional), es generada por las esporas de la toxina permanecen las conservas, pese a haber sido cocinadas. “Sólo la cocción industrial puede alcanzar la temperatura adecuada para acabar con esta toxina”, refuerzó Saracco.

LEÉR MÁS  Pronostican mucho calor y hay alerta del Servicio Meteorológico

El especialista en toxicología explicó que el segundo caso más popular de infección se produce en los lactantes, es decir en niñas y niños menores de un año, que ingieren la toxina a través de objetos que puedan haber sido contaminados por la tierra.

Por sus condiciones climatológicas, los departamentos ubicados en el Valle de Uco son los más proclives a albergar las esporas de esta toxina, por lo que se producen anualmente entre 12 y 15 casos, que son atendidos en el Notti.

La tercera forma de adquirir botulismo es través de la contaminación de heridas. La toxina ingresa a través de la tierra. Durante 2013 se produjeron dos de estos casos registrados en General Alvear y el Valle de Uco.

Síntomas

La toxina puede tardar entre 8 y 36 horas en comenzar a generar los primeros síntomas. El signo característico de esta enfermedad es la parálisis descendente en el cuerpo.

Saracco explicó que esta toxina es una de las más mortales que existen y el daño sobre el organismo se produce de manera acelerada. Además, todo el proceso ocurre sin que la persona pierda la conciencia, por lo que el enfermo tiene la impresión de sentirse encerrado en su propio cuerpo. Con el paso de las horas, la parálisis se traslada a los brazos y de ahí a los pulmones, hasta provocar un paro respiratorio. En lactantes, los síntomas son muy similares y se evidencian en lo que los pediatras caracterizan como “muñeco de trapo”, que es cuando la criatura manifiesta un llanto débil, no succiona correctamente y se desvanece.

LEÉR MÁS  Pronostican mucho calor y hay alerta del Servicio Meteorológico

Para los primeros casos, la recomendación es evitar el consumo de conservas realizadas en ambientes que no se correspondan con las condiciones de salubridad.

En lactantes y heridas, lo principal es resguardar la higiene de los elementos que podrían estar cerca tanto del menor como de cualquier laceración de la piel.

La única cura que existe contra el botulismo es la aplicación del suero antibotulímico, el cual se fabrica en nuestro país.

Mendoza posee uno de los dos únicos centros de referencia nacional en materia de detección de botulismo. Está ubicado en la Cátedra de Microbiología, dependiente de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Cuyo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here