La coherencia del tiempo de diciembre se sigue manteniendo hasta el final y si bien hay descanso de altas temperaturas, siempre está pendiente la probabilidad de chaparrones de aquí al domingo.

Este viernes se ha despertado con el cielo algo nublado y con vientos leves del sector oeste. Esto es por la mañana. Pero para la tarde, la nubosidad es variable y aparece la posibilidad de tormentas aisladas. Eso sí, la máxima se anuncia en 37 grados.

Esa posibilidad de tiempo inestable se extiende para el sábado, cosa que confirma una baja de la máxima que se establecería en 33 grados.

Y para el domingo, el día que todos ansiamos saber cómo está, para ver si hacemos el asado o nos conformamos con un pollo al horno, la probabilidad de chaparrones se mantiene con una máxima de 27 grados.

Las lluvias, al fin, serán las protagonistas exclusivas del último fin de semana de 2018.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here