Hay un lugar en la Casa Rosada donde la mayoría de los gobernadores se siente a sus anchas: en el despacho de un funcionario peronista. Se trata del secretario de Interior, Sebastián García De Luca -peronista del PRO y ladero de Emilio Monzó- quien tiene en la pared de su oficina dos fotos: una de Mauricio Macri -de bastón y banda presidenciales- y otra del histórico abrazo entre Juan y Eva Perón. En una de las paredes se ubican esas imágenes donde se ve a los líderes peronistas en blanco y negro y a la Macri, a todo color. Ese despacho fue bautizado por el mismísimo Martín Lousteau: “Esto es como ‘Polémica en el bar’”; el hoy embajador le puso ese mote a la oficina de De Luca pues allí se juntan dirigentes de distinto color político para hacer “la previa” antes de verlo al ministro del Interior Rogelio Frigerio. La semana pasada, por allí desfilaron gobernadores, intendentes y hasta se vio a algún senador nacional, hablando de la votación por los fondos buitres. ¡Minguito!


Carburando

El ministro Rogelio Frigerio no se queda quieto, como demostró al ir Santa Cruz y lograr la difícil empresa de sacarle una sonrisa a Alicia Margarita Kirchner. Después de semejante proeza, se fue hasta Santiago del Estero para mostrarse junto a la gobernadora Claudia Ledesma y al hombre fuerte de la provincia, el radical Gerardo Zamora. Frigerio se puso el casco para felicitar a los ahora aliados del macrismo por cerrar las carreras de MOTOGP por tres años más en esa provincia, lo que representará un ingreso de 600 millones en turismo. Lejos quedaron los tiempos en que los Zamora y su mujer eran mimados por Cristina Kirchner. ¡Qué lindo que la gente se quiera!

Floro

Otro que anda haciendo “previas” con gobernadores e intendentes es Aníbal Florencio Randazzo. Los llamados que recibe son tantos que el suyo es, prácticamente, un teléfono rojo: gobernadores, intendentes, gremialistas… de todo, menos mensajitos de Cristina Elisabet Fernández de Kirchner o de Daniel Osvaldo Scioli. Todos y todas los que lo llaman quieren hablar de política con el hombre que se dejó la barba: “Estoy más cómodo y mi mujer dice que así estoy como cuando nos conocimos”, le dijo a un alcalde bonaerense quien quiere que el de Chivilcoy vuelva a la política activa y sea candidato a senador en 2017. Randazzo recibe mensajes de gremialistas tan diversos como Luis Barrionuevo o Gerónimo “Momo” Venegas. Pero por ahora, todo es calma en el Randazzismo: “Se le tiene que pasar la calentura”, dice alguien que lo acompañó por los distintos roles que ocupó durante las gestiones kirchneristas. Y algo de eso hizo Florencio: sigue enojado y sin diálogo con Cristina y Scioli aunque saldó viejas cuitas con alguien que lo acusaba de sus pesares: Amado Boudou se sacó la espina y ya no acusa a Randazzo de ser quien ventiló detalles de lo que luego se transformó en el caso Ciccone. ¡Qué lindos son los finales felices!

LEÉR MÁS  Se espera un lunes caluroso y con probabilidad de Zonda


Interna caliente

La interna peronista está a full es en la Legislatura bonaerense. Esta semana se lo escuchó a Sergio Berni a los gritos en el Senado provincial: ”Antes de que el traidor de Gioja quede como Presidente del PJ preferimos que intervengan el partido”, azuzó el ex secretario de Seguridad. Ese enojo logró blanquear las maniobras de La Cámpora y de aliados como los intendentes Jorge Ferraresi y Juan Patricio Mussi, para buscar que la confrontación interna haga volar por los aires cualquier intento de unidad del peronismo nacional. ¿Todos unidos triunfaremos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here