El intendente de General Alvear, Juan Carlos De Paolo, recibió a Michael Reynolds, líder en la construcción de viviendas autosustentables, quien analiza la posibilidad de construir una ecoaldea en el departamento.

Michael Reynolds recorre el mundo entero, conquistando voluntades, para contribuir a solucionar el problema de los residuos y generar energías alternativas para la sustentabilidad.

Es así que en la Argentina se desarrolló la primera experiencia en Ushuaia, allí se realizó la primera casa autosustentable, con materiales renovables y reciclados. Una obra que se concretó por el trabajo de Mariano Torre y Elena Roger y la Municipalidad de ese lugar.

La construcción ha motivado, según dijeron los artistas, que otros comiencen a interiorizarse y busquen la posibilidad de crear estos espacios en otros lugares del país.

Así se da el caso de Esteban Servat, que movilizado por el cuidado del medio ambiente, ha decidido llevar a cabo un proyecto de similares características a las que Reynolds realizó en Nuevo Mexico, Estados Unidos y ahora planean realizarlo en el paraje de Colonia Rusa en el distrito de San Pedro del Atuel, ubicado a unos 30 kilómetros al sur de ciudad.

A raíz de esta idea, Michael Reynolds fue convocado a General Alvear, éste se encuentra trabajando en un emprendimiento sustentable de El Bolsón, y en la mañana del martes llegó al departamento para recorrer el predio, que Esteban Servat dispone para poner en marcha “Evita” la eco-aldea.

El intendente De Paolo recibió a Reynolds, en el despacho de intendencia donde se celebró una reunión donde se manifestó el interés por acompañar el proyecto desde el Ejecutivo Departamental.

“Llevo cuatro décadas desarrollando esta manera de ayudar a las personas y al planeta” expresó a su llegada Michael Reynolds. Su idea se sostiene en seis ejes. Un hogar-Tener electricidad-Agua-Tratamiento de aguas servidas-Producción de comida-Reutilización de basura.

Consultado por su visita manifestó “Es bueno que haya interés en este lugar, parece que hay oportunidades, con mucha más facilidad que en Estados Unidos. En cuanto a los permisos no están difíciles, habría que analizar el financiamiento, que no es inalcanzable, porque es algo que se financia solo. Una vez que comienza se desarrolla solo. Y la municipalidad no tiene que ocuparse de los servicios, porque cada una de las viviendas los genera”, explicó.

Por último agregó “Estos edificios lo que hacen es hacerle la vida más fácil a las personas que viven en ellos, y se ocupa del problema de la basura”.

 Elena Roger y Mariano Torre promocionaron “navetierra”

La pareja de artistas Elena Roger y Mariano Torre, reconocidos a nivel nacional e internacional, compartieron la primera experiencia de la NaveTierra en Argentina, junto a Reynolds.

Ellos decidieron sumarse a la visita de quien lidera el proyecto a nivel mundial, para dejarles su testimonio a todos los vecinos y de esta manera contagiar el espíritu sobre las buenas prácticas y concientización.

“Nos alegra encontrarnos con personas que se preocupen de que planeta le vamos a dejar a nuestros hijos, y abiertos a nuevas tecnologías que tienen que ver con casas autosustentables. Creemos que es una buena puesta” dijo Elena Roger.

Por su parte Mariano Torre señaló las características de las viviendas “la casa utiliza materiales naturales, y reciclados. Tierra y arcilla, además de latas, botellas de vidrio y plástico, carcasas de lavarropas y heladeras. Es nuestra responsabilidad seguir expandiendo el uso de otros materiales. El límite lo ponemos nosotros. La basura que tiramos puede volver a ser materia prima para un nuevo emprendimiento, para el desarrollo”.

Cabe destacar que ambos fueron parte de la experiencia realizada en Ushuaia, lugar de procedencia de Mariano, donde se realizó la primera “NaveTierra” de Argentina y es modelo para el mundo entero.

Al ser consultado, porque surgió la idea de sumarse al proyecto, Torre simplemente sintetizó “siempre pienso: que hijos le voy a dejar al mundo y que mundo le voy a dejar a mis hijos”.

¿Quién es Michael Reynolds?

Michael Reynolds, también conocido como Mike Reynolds, es un arquitecto estadounidense con sede en Nuevo México conocido por el diseño y construcción de Earthship. Se considera como un defensor de la ”vida radicalmente sostenible”.

Ha sido un crítico de la profesión de la arquitectura por su fracaso para hacer frente a la cantidad de residuos que genera el diseño de edificios. Es además el jefe de diseño, tanto de estructura como de sistemas. Es capaz de adaptar los diseños Earthship y las técnicas de construcción a cualquier clima del mundo. Es el fundador de tres comunidades Earthship en el mundo, autor de siete libros y protagonista principal del documental “Garbage Warrior” (“Guerrero de la Basura”).

Ahora, Reynolds y su equipo, junto con un contingente de 70 voluntarios de todo el mundo, están en El Bolsón construyendo la segunda Nave Tierra de la región. Reynolds tiene un proyecto con el que sueña desde hace décadas, que consiste en crear toda una ciudad de estas viviendas, para mostrar al mundo que es posible construir de una forma distinta y vivir en armonía con el medio ambiente.

Con el objetivo de hacer realidad ese proyecto en la zona de General Alvear visitó el departamento, donde recibió una mención honorifica de la municipalidad.

El mismo presenta el potencial de transformar la economía local y regional con un importante desarrollo ecológico y autosustentable pionero para Argentina y para el mundo.

Earthship

Una earthship (vocablo inglés que significa nave tierra, y castellanizado como NaveTierra, NavesTierra en plural) es un tipo de casa pasiva hecha de materiales naturales o reciclados. Principalmente estos hogares están hechos para funcionar autónomamente y son construidos generalmente de neumáticos rellenos de tierra, usando la masa termal para regular de manera natural la temperatura interior.

Las Earthships son generalmente hogares auto-suficientes minimizando energía y combustibles fósiles. Estos edificios son construidos para utilizar los recursos locales disponibles, especialmente el sol. Por ejemplo, las ventanas de cara al sol de los muros admiten luz y calor y los edificios suelen tener la forma de una herradura para maximizar la luz natural y para ganar más sol durante los meses de invierno. Los densos muros interiores proporcionan masa termal que regula y aísla la temperatura interior de temperaturas cálidas o frías exteriores. Los muros internos que no son maestros suelen ser hechos en estructuras de panel de latas recicladas. Se suelen unir con estuco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here