Fue lanzado el 14 de mayo de 2010 y su objetivo fundamental es generar una visión compartida de futuro para el Sector, con aporte de todos los actores que lo integran. Se trata de un ejercicio colectivo articulado por el Estado Nacional en términos de un proyecto nacional orientador de esfuerzos, recursos y acciones prioritarias para la próxima década.

 

Aquellos pueblos que se distinguieron por su liderazgo, desde griegos y romanos hasta las hegemonías imperiales y naciones líderes desde la modernidad hasta aquí, tuvieron un rasgo distintivo: una clara  visión de futuro; en definitiva, un proyecto colectivo de Nación. El PEA² ha sido creado con esa

intención, trabajando sobre un Sector clave, con capacidad de transformar Argentina en un líder agroalimentario mundial. Para concretar este objetivo, se ha seguido un proceso basado en dos racionalidades convergentes: una metodológica y la otra participativa.

 

La Lógica Metodológica puede ser entendida como una secuencia de pasos destinados, como sucede con un algoritmo matemático, a desarrollar de manera iterativa un proceso de 8 pasos: 1) Elaboración de la Visión/Misión/Valores/Fines/Objetivos; 2) Identificación de Escenarios Futuros Más Probables; 3) Descripción de Situación Actual; 4) Construcción de la Matriz F.O.D.A; 5) Elaboración de Metas; 6) Identificación de las Brechas Metas/Situación Actual; 7) Elaboración de Políticas/Programas; 8) Elaboración final del Plan Estratégico.

 

Hemos citado más de una vez a Séneca quien afirmaba “nunca tendrás vientos favorables si no sabes adónde vas”, para sostener que tener claro el rumbo (como en la náutica) es esencial para concentrar todos los recursos en ese punto específico del horizonte y no dispersar esfuerzos. Por ello, creemos que los así denominados “vientos de cola” no existen per se, todo depende de la habilidad del timonel para aprovecharlos.

 

En cuanto a la Lógica Participativa, el PEA² promueve la participación de los actores del Sector a través de espacios diseñados para facilitar la interacción y el diálogo. Dichos espacios se denominan Consejos Federales, y son cuatro: el Consejo Federal Agropecuario (CFA) conformado por las 23 provincias

argentinas; el Consejo Federal Asesor de Ciencia y Tecnología (CFACyT) que incluye a 53 facultades de agronomía, veterinaria, agronegocios, ciencias de alimentación y ciencias económicas, pertenecientes a universidades públicas y privadas; al INTA, el SENASA, demás organismos descentralizados dependientes del MAGyP, y los organismos internacionales CEPAL, FAO, IICA, PNUD; el Consejo Federal del Sistema Productivo (CFSP) integrado por más de 140 cámaras empresariales de los diferentes complejos

 

 

productivos del Sector; el Consejo Federal para el Desarrollo Económico y Social (CFDSEyS), compuesto por aquellas entidades de la sociedad civil que representan diversos intereses sociales, ambientales, territoriales e institucionales.

 

Estas cuatro estructuras convergen en un órgano de articulación denominado Consejo General del PEA², que tiene como principal función consensuar los ocho pasos de la lógica metodológica. Los cuatro Consejos Federales utilizaron como instrumento participativo el encuentro en jornadas y talleres y, en

algunos casos, el trabajo en mesas (subsectoriales, regionales, provinciales y temáticas).

 

En términos de ambas lógicas (metodológica y participativa), y en poco más de un año, se realizaron más de 500 encuentros provinciales en los que participaron más de 7.000 actores (productores, empresarios, trabajadores, científicos, técnicos, profesionales, consultores, otros actores sociales, etc.);

las 53 facultades antes mencionadas, que involucraron a más de 500 expertos y profesionales a lo largo de todo el país; los representantes de las cámaras empresariales participaron en diferentes ámbitos (provincias, mesas ministeriales, etc.) y mantuvieron más de 200 reuniones de análisis, diagnóstico y

propuesta para diferentes complejos productivos y temas relacionados con el Plan; los representantes del sector económico social y de la agricultura familiar participaron en aproximadamente 50 reuniones sectoriales; más de 400 Escuelas Agrotécnicas de todo el país, han aportado sus opiniones a partir de 15.000 encuestas respondidas por sus alumnos y familias coordinadas por más de 1.500 docentes y directores de Escuelas Agrotécnicas. Finalmente, en estos últimos meses, hay más de 1.500 participantes en el programa de Formación de Dirigentes cuyo Director es el Dr. Bernardo Kliksberg.

Como producto de este proceso participativo, al día de la fecha se han elaborado más de 50 documentos-base en donde se encuentran detalladas todas las propuestas y aportes, y un documento central donde se desarrollan las Metas 2010-2020. Éste último será presentado públicamente el día 5 de

septiembre por el Ministro Julián Domínguez y la Sra. Presidenta de la Nación.

 

El documento central fue elaborado siguiendo un Marco Conceptual Integrador (MCI) que permite, limite país hacia afuera, identificar la demanda externa futura, en el marco de tendencias globales (económicas, tecnológicas, ambientales, sociales, institucionales), que influyen a nivel sectorial según diferentes escenarios futuros más probables. Este análisis se despliega por complejo productivo (se tomaron en consideración los 24 más importantes del Sector). La Universidad de Tres de Febrero colaboró elaborando de las principales proyecciones.

 

En cuanto al límite país hacia adentro, el MCI nos permite proyectar consumo interno futuro, lo que sumado a la demanda externa, genera la demanda total por complejo productivo (2020), a ser satisfecha con la oferta desagregada por los ya referidos 24 complejos. Todo ello supone tener en

consideración una serie de factores de producción (insumos, tierra, tecnología, riego, capital fijo, capital de trabajo, empleo, modelos de gestión, financiamiento, etc.) que definen la situación actual en términos de fortalezas y debilidades del Sector para satisfacer la demanda total. La elaboración de una matriz F.O.D.A. surge a partir de los elementos antes mencionados.

En esta primera etapa, que públicamente será presentada el 5 de setiembre, el PEA² ha identificado Metas para el Sector Agroalimentario y Agroindustrial al año 2020. Estas metas fueron elaboradas con la colaboración del INTA, a partir de la estimación de techos productivos potenciales sustentables, en

virtud de los cuales es posible determinar las máximas potencialidades productivas de cada región y principales cadenas agroalimentarias, considerando restricciones ambientales, de ordenamiento territorial y de inclusión social. Los techos productivos sustentables se elaboraron teniendo en cuenta

conceptos de balance y equilibrio, y la idea de armonizar crecimiento con desarrollo según cuatro fines estratégicos: económico/productivo, socio-cultural, territorial/medioambiental e institucional.

 

Asimismo, el Plan Fénix (FCE-UBA) colaboró aportando un modelo de simulación que analiza el impacto de las metas en la macroeconomía (PBI, Exportaciones, etc.) y el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, en el aporte de conceptos y proyecciones sobre valor agregado en origen.

 

Las metas surgen de una visión del Sector elaborada colectivamente por la mayoría de los actores participantes. Ella define a la Argentina del futuro como un país líder mundial agroalimentario, con producción de bienes y servicios de alto valor agregado, particularmente en origen, para satisfacer en cantidad y calidad la demanda tanto interna como internacional, en un marco que armonice crecimiento con desarrollo, este último expresado en equidad territorial, inclusión social y sustentabilidad ambiental.

 

El agregado de valor en origen y la integración de cadenas de valor son fundamentales para una mayor captación de renta en beneficio de productores, empresarios, trabajadores y la sociedad argentina en su conjunto. Valor agregado en origen es más riqueza, más empleo, mejor ordenamiento territorial.

 

El esfuerzo ha sido grande y las propuestas de los diferentes actores se expresaron de manera ordenada, generando esa visión compartida de futuro que, como ha sucedido con otros grandes países, nos transformará en una nación líder agroalimentaria de aquí a los próximos años. Crecimiento y desarrollo, balance y equilibrio, visión de futuro y rumbo, conceptos centrales para hacer de Argentina un jugador clave en el concierto mundial de naciones y modelo de referencia en cuanto a desarrollo sustentable, con equidad e inclusión social.

 

Isidoro Luis Felcman- Director PEA2

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here