Comer es efectivamente una necesidad, pero extrañamente, para las personas –no para todos los que deben comer, como los otros animales– el comer es también un placer. Es obligatorio, pero se puede transformar en algo placentero. Así, podríamos afirmar que un plato de fideos es una necesidad. Pero hervidos solo con sal y puestos en el plato con un chorrito de aceite solamente, no es placentero casi para nadie.

 

Ahora, si a esos fideos se les agrega un poquito de manteca, con unas hojas de albahaca molida en un mortero con aceite de oliva, tres granos de pimienta negra, dos cucharadas de queso parmesano rallado, tres nueces y dos almendras, y una rodaja de pan apenas frito mientras los calentamos en una sartén de hierro grueso y revolvemos permanentemente con una cuchara de madera… la cosa cambia. Los servimos en un plato grande y los acompañamos con un vaso de Cabernet Sauvignon de la pequeña bodega Azul del Valle de Uco. Allí podríamos estar hablando de placer.

LEÉR MÁS  ¿Por qué es tan difícil encontrar un submarino que desaparece, como pasó con el ARA San Juan de Argentina?

 

Cuando ponemos un pedazo de carne en la parrilla por un rato para que se cocine e invitamos a comerla cuando está asada acompañada con una ensalada de tomates podríamos hablar de alimentar con calidad. Pero la ausencia de elementos que puedan generar placer es evidente.

 

Si a ese corte de carne lo frotamos un rato con granos de sal gruesa, le ponemos una hojitas de tomillo seco, sobre una parrilla a 23 centímetros de un lecho de brasas vivas, lo sacamos cuando la carne apenas larga sus jugos hacia arriba y lo servimos con un pimiento rojo asado al fuego, sobre una rodaja de pan tostado en la parrilla con apenas unas gotas de aceite de oliva y perejil picado, y enfrente ponemos una copa de Ala Negra, Malbec Rosé, de bodega Corvus de Lunlunta, servido a 10 grados de temperatura, que me invita generosamente mi tocayo Emilio Corvalán Jofré… Un poco más allá se sientan en compañía tres, cuatro o cinco amigos a repetir el ritual: eso, señoras y señores, eso es placer obligado.

LEÉR MÁS  La carta viral del padre de uno de los tripulantes del submarino desaparecido

 

El comer y beber entonces siempre es una necesidad, que debemos cubrir cotidianamente para sobrevivir. Si lo hacemos con la frecuencia aconsejable según indican los especialistas en temas de salud y en las cantidades adecuadas para no estar sobrealimentados, siempre podemos transformar esta acción rutinaria en un placer.

 

El alimento que ingerimos debe estar bien condimentado. Es decir: las materias primas que vamos a comer deben tener el sabor que nos da gusto. Pero la situación que nos rodea durante el tiempo en que nos estamos alimentando también es un ”condimento”. Un espacio confortable, una conversación agradable, las buenas compañías sin ruidos estridentes, sin distracción de los sentidos con elementos que generan displacer, es una forma de generar mejor calidad de vida. Y tampoco sale caro. Sólo hay que usar la inteligencia y los elementos que tenemos a mano.

LEÉR MÁS  Sanjuanina prostituía y abusaba sexualmente de sus 3 hijos

 

Todos recordamos las comidas de cuando fuimos niños. Los olores de la cocina de nuestra madre, los sabores de esos guisos, los espacios en la mesa familiar, son nuestros primeros registros de la memoria. Y traerlos al presente nos genera un placer indescriptible, único e intransferible. Personal.

 

Comida y bebida es también historia social, es una actividad más ligada al arte que a la biología. Con la comida y la bebida podemos generar relatos, recuerdos, motivos de conversación. Hacer amigos, alimentar relaciones, conquistar amores, disparar afectos. Por eso es tan importante ese momento.

 

Por eso es tan importante que todas las personas tengan acceso a la alimentación necesaria y cotidiana. Porque, aparte de ser imprescindible para que nuestros cuerpos sean saludables o permanezcan saludables, o recuperen la salud si se ha perdido, es algo simple con lo que podemos hacer mejor nuestras vidas.

 

Haga la prueba y dese el gusto.

 

Buen provecho.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here