Los abogados de las víctimas solicitaron inhibir la propiedad que es administrada a través de la Asociación Obra de San José.

Los abogados de las decenas de víctimas de los abusos sexuales en el Instituto Próvolo solicitaron en la mañana de este miércoles el pedido de embargo del edificio, con el objetivo de resarcir económicamente a los damnificados y a sus familias.

Se trata de la propiedad que es administrada a través de la Asociación Obra de San José y donde funcionaba la escuela para niños sordos en Luján de Cuyo.

La presentación se realizó en la Unidad Fiscal Departamental de Maipú- Luján, a cargo del fiscal Gustavo Stroppiana, quien también analiza el pedido de embargo presentado por uno de los imputados, Jorge Bordón.

El ex empleado administrativo y que es uno de los imputados por los hechos de abuso sexual, pidió que se lo indemizara por haber sido despedido sin causa.

En tanto, la petición de Sergio Salinas, referente de la organización Xumec, llegó poco después de que el interventor del Próvolo, Alberto Bochatey reclamara a la Justicia de Mendoza que devolvieran el edificio, ya que es la única delegación del mundo que está cerrada.

Salinas disparó contra el sacerdote al considerar que esas expresiones faltaban el respeto a las víctimas. “De ninguna manera la venta de este inmueble puede resarcir el daño incomensurable que se le hizo a estos niños y a sus familias, pero si nos dan lugar, no van a poder disponer de el”, disparó el letrado.

El instituto que fue clausaurado a través de una Resolución de la DGE, ya lleva nueve meses sin ningún tipo de actividad y está preservado para la continuidad de la investigación judicial, en la que están implicados tres sacerdotes y varios empleados por acción y omisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here