América Latina fue la región menos afectada por la destrucción de empleos en 2013. Así lo indica el último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dado a conocer este lunes que indica que apenas el 1 por ciento del desempleo adicional registrado en 2013 con respecto al año anterior corresponde a la pérdida de puestos de trabajo en la región.

”Sólo el 1 por ciento del desempleo adicional del año pasado provino de esa región, aunque esto no significa que la situación de su mercado laboral carezca de problemas” advirtió el director general del organismo, Guy Ryder durante la presentación del informe.

En 2013 el desempleo a nivel global aumentó en 5 millones de personas. De ellas poco menos de 50 mil provinieron de América latina mientras que las 4.950.000 restantes lo hicieron de otras regiones del mundo. El grueso del aumento del desempleo mundial, indica el informe, se registró en las regiones de Asia Oriental y Asia Meridional, que sumaron el 45 por ciento de personas que buscaban empleo, seguidas del África Subsahariana y Europa.

A nivel regional la tasa de desempleo se ubicó en el 6,5 por ciento (se retrajo 0,4 punto porcentual desde 2007) mientras que a nivel global ese índice alcanza el 6 por ciento, lo que implica un crecimiento de 0,5 punto porcentual. En las economías desarrolladas y la Unión Europea el desempleo alcanza en promedio al 8,6% lo que representa un incremento de tres puntos porcentuales con respecto a 2007.

LEÉR MÁS  Vuelve un fin de semana de calor intenso en Mendoza

De acuerdo con la OIT no se esperan cambios significativos en estos índices por los próximos cinco años. En el desagregado país por país se destaca que la tasa de desempleo en Francia se ubicó en el 10,5%, Alemania (5,3%), Italia (12,2%), Reino Unido (7,5%), Argentina (7,3%), Brasil (6,7%) y México (5,0%).

”América latina está prestando mayor atención a la calidad del empleo y, en particular, al fenómeno de la informalidad, que representa cerca del 50 por ciento del empleo total” indicó Ryder y abundó: ”se trata de una tasa que sigue siendo increíblemente alta, incluso en algunos de los países a los que les va mejor”.

El informe destaca además que la actividad económica en promedio en América latina cayó en 2013 al 2,7% ”mayormente debido a la incertidumbre que generan las condiciones externas que afectan decisiones de inversión”.

De acuerdo con la OIT los países de la región que registran mayores niveles de informalidad son los andinos y los centroamericanos de bajos ingresos donde el trabajo no registrado puede alcanzar, y en algunos casos superar, el 70 por ciento.

LEÉR MÁS  Ante la caída de la imagen presidencial, Macri pidió “esfuerzo” a sus colaboradores

En este punto el informe destacó los planes implementados para combatir la informalidad en países como Colombia, Brasil y la Argentina y elogió la decisión de Perú y la República Dominicana de avanzar en ese sentido.

La OIT destacó además que continúan las mejoras en cuanto a la situación de los ”trabajadores pobres”, que ganan menos de dos dólares diarios y que, si hace diez años representaban 15 por ciento del total, ahora suponen el 6,7 por ciento.

De acuerdo con el organismo internacional 2013 terminó con cerca de 202 millones de personas desempleadas, 5 millones más que el año anterior, lo que implica que el empleo está creciendo a un ritmo más lento que la fuerza de trabajo.

El informe destaca además que ”el déficit de demanda global impide una recuperación más rápida de los mercados de trabajo mundiales. A este respecto, la consolidación fiscal adoptada en muchas economías avanzadas, al igual que la debilidad del consumo privado, suponen un freno al crecimiento de la producción. El presente informe muestra que un restablecimiento del equilibrio entre las políticas macroeconómicas y un aumento de los ingresos del trabajo mejorarían considerablemente el panorama del empleo. Según las simulaciones, en los países del G-20 de ingresos altos, un restablecimiento del equilibrio tal podría reducir el desempleo en 1,8 punto porcentual para 2020, lo que significa la creación de 6,1 millones de puestos de trabajo. De este modo también se favorecería el logro de los objetivos fiscales”.

LEÉR MÁS  Un ingeniero murió asfixiado bajo 5 m de arena dentro del silo de una fábrica

La OIT advirtió además que ”las tendencias recientes indican que se está produciendo un movimiento de una parte cada vez mayor de la liquidez creada por la política monetaria aplicada hacia los mercados de activos en lugar de hacia la economía real. Esta situación puede provocar burbujas en los precios de los activos y de los bienes inmuebles, frenando potencialmente el crecimiento del empleo a largo plazo”.

Por eso la OIT recomienda aplicar con más firmeza políticas activas del mercado de trabajo aunque advierte que ”en la actualidad los recursos públicos destinados a promover medidas activas del mercado de trabajo son escasos. Incluso en los países de la OCDE que suelen contar con instituciones y prácticas relativamente avanzadas en la materia, en 2011 sólo se destinó una media inferior al 0,6 por ciento del PBI a promoverlas”.

En este sentido el informe destaca además que en América latina ”una situación fiscal más holgada fue aprovechada en numerosos países de la región para impulsar políticas que permitan combatir la pobreza y la desigualdad que permitieron fortalecer la expansión de la demanda”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here