En los
últimos diez días, la novedad más descollante de la región fue la
introducción de cambios en la política económica de la Argentina que
acercaron el precio de su novillo al vigente en las demás plazas, tras
años de una brecha que jaqueó la competitividad de la carne de ese país.

Las
medidas específicas fueron, en primer lugar, la eliminación de los
impuestos que gravaban la exportación de carnes, del 15%, que habían
tenido vigencia desde noviembre de 2005.

En segundo lugar, la
unificación y liberación del mercado cambiario, tras cuatro años de
“cepo”, lo que había generado un segmento irregular que llegó a observar
un tipo de cambio hasta 60% superior al oficial, manifiestamente
atrasado (sobrevaluado).

En conjunto, ambas decisiones llevaron el
precio del novillo a U$S 3,40 desde los U$S 5,50 que pagaban hace unos
días los exportadores, o los U$S 3 que recibían los productores, a causa
de esas distorsiones del mercado.

La dinámica del mercado

Enfocando
más en la operatoria del mercado de haciendas, este último período
decenal terminó con los frigoríficos ofertando un precio promedio
ponderado de $ 45,20 por kilo en gancho, igual al de la semana del 5 de
diciembre, luego de haber alcanzado máximos de hasta $ 48 en los últimos
días.

Aquí también se produjo un retroceso en las cotizaciones,
al igual que lo sucedido en el mercado de Liniers, con la diferencia de
que el aumento no había sido tan marcado ni la baja fue tan profunda.

A
causa de los cambios en las políticas, comenzó a aparecer una oferta
más abundante de novillos cuya venta se venía demorando, precisamente en
la expectativa de las medidas del nuevo gobierno, lo que también ayudó a
morigerar los precios ofrecidos.

Si bien ahora el novillo
argentino sigue siendo el más caro de la región, la diferencia con los
demás es mucho más tolerable desde el punto de vista de la competencia.
De una brecha de más de 100% con sus vecinos y socios, la cotización ha
aterrizado en un nivel de +27%.

Un factor adicional de
tranquilidad resulta del hecho de que varias plantas de exportación
planean cerrar un par de semanas durante las Fiestas, a causa de la
acumulación de feriados.

Consultadas empresas exportadoras de
mayor tamaño, a pesar del fuerte mejoramiento en los márgenes, no están
pensando en ampliar sus programas de faena a partir de enero porque
evalúan que no habrá, en el corto plazo, novillos suficientes para
atender una demanda adicional.

Por el lado del análisis cotidiano,
desde ahora será mucho más simple comparar el precio argentino con los
demás ya que habrá un solo precio en dólares para esta mercadería. Esto
despeja las dificultades que siempre han tenido los analistas para
establecer dicho valor, a causa de las múltiples cotizaciones del dólar
que había y del régimen de derechos de exportación.

En el gráfico que agregamos más abajo, se puede ver cómo se unifican las dos cotizaciones que prevalecían hasta hace unos días.

Los
operadores creen que esta corriente de mayor oferta se mantendrá en el
curso de los próximos 30/45 días, al menos, lo que permite suponer que
las cotizaciones se mantendrán estables en los actuales niveles e,
inclusive, con alguna baja adicional.

El resto del Mercosur

En Brasil,
el precio del novillo en moneda local bajó 0,6% en diez días, lo que
sumado a la devaluación del real de casi 3% (3,78 a 3,89 por dólar),
produjo un nuevo retroceso de 3,4%. De este modo, el valor del novillo
se situó en U$S 2,50 por kilo carcasa, volviendo a ser la cotización más
baja de la región.

En Uruguay el precio se
mantuvo en U$S 3,30, con una baja oferta de haciendas bien terminadas.
La faena en la semana terminada el 11 de diciembre fue de 49.200
cabezas, 2% más que en la anterior y 14% más que el promedio de las
últimas diez. Éste se mantuvo igual en forma interanual.

En Paraguay
el precio del novillo gordo apto para UE subió 5 centavos para U$S
2,55, en el marco de un mercado estable, con algunas plantas que
paralizarán sus actividades durante las Fiestas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here