El ”Maestro venerable” Licio Gelli, una de las figuras más controvertidas de la historia reciente de Italia, jefe de la logia masónica Propaganda 2, que estuvo vinculado a la dictadura militar argentina, murió anoche a los 96 años en Arezzo (centro de Italia), anunció la familia.

El célebre ”capo” de la temida organización masónica era un anticomunista convencido, y estuvo involucrado en los numerosos escándalos políticos y financieros que sacudieron a Italia en los años 80 y 90.

Amigo de los argentinos Juan Domingo Perón y José López Rega, estuvo vinculado con la dictadura militar argentina (1976-1983), país del que llegó a obtener la ciudadanía y representó como diplomático en Italia.

En 1981, gracias a las investigaciones de los jueces milaneses de la millonaria quiebra del banco Ambrosiano, los italianos descubrieron la lista con los 962 nombres pertenecientes a la P2, una influyente red de políticos, jueces, empresarios, periodistas, agentes de los servicios secretos y altos militares que el ”Maestro venerable” lideraba.

Entre los empresarios figuraba un desconocido milanés, Silvio Berlusconi, quien llegará a ser años más tarde el hombre más rico de la península y primer ministro.

También figuraban unos veinte argentinos, entre ellos el almirante Emilio Massera y el general Carlos Suárez Mason, componentes de la junta militar que gobernó ese país.

Gracias a la investigación de los jueces, que duró 13 años, la logia P2 fue prohibida en 1981.

El nombre de Gelli apareció en casi todos los escándalos de los últimos 30 años, desde la quiebra del mayor banco de Italia de entonces, el Banco Ambrosiano, cuyo presidente, Roberto Calvi fue encontrado ahorcado bajo un puente de Londres en 1982, pasando por Tangentópolis (sobornos de las empresas) y la existencia de una estructura paramilitar secreta de nombre Gladio con el objetivo de impedir que los comunistas italianos llegarán al poder.

El poderoso líder de la P2 fue condenado por apropiarse de secretos de Estado, calumniar a magistrados e intentar desviar las investigaciones por el atentado a la estación de Bolonia en 1980.

El ex líder de la logia más exclusiva de la masonería italiana logró fugarse de una cárcel suiza en agosto de 1983, se refugió en América del Sur, donde gozó siempre de amistades influyentes, y se entregó a la justicia en Suiza en 1987.

(Fuente: AFP)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here