Paolo Audino es periodista y administrador de la revista TTG Italia, TTG Incontri la feria business to business más importante de Europa y de TTG Workshop, que se encarga de la promoción del producto turístico italiano al exterior.

Se trata también de un referente obligado de opinión a nivel mundial en el ámbito del turismo, que llegó a la Argentina invitado por INPROTUR (Instituto Nacional de Promoción Turística), para visitar Mendoza y distinguir los productos turísticos que pueden ser experiencias atractivas para el turista italiano.

En ese sentido, semanas atrás INPROTUR organizó junto a TTG Italia un “roadshow” (recorrido de promoción del destino) por las principales ciudades de Italia, donde se realizaron rondas de negocios para más de 400 miembros del trade (operadores y agencias de viaje).

El objetivo de las actividades fue incrementar el número de turistas italianos que visitan la Argentina para favorecer la desestacionalización de los viajes y dar a conocer al trade nuevos circuitos e infraestructuras; además, se detallaron sus principales atractivos turísticos y dio a conocer el incremento de la conectividad aérea interna.

“Que la Argentina forme parte de este roadshow en el mercado italiano, promocionando sus productos turísticos es muy importante, sabiendo que se vincula con los principales agentes de viaje de la península, ya que el italiano viaja primero por la motivación y luego busca el destino que tenga las experiencias que más le seducen”, sostiene Audino al respecto.

LEÉR MÁS  Ofrecen sueldos de $77 mil por falta de médicos

¿Qué busca el turista italiano cuando viaja a un país?

El italiano es un “viajero” por naturaleza, que ama y busca cada vez que realiza viajes de larga distancia principalmente dos cosas: la enogastronomía y la naturaleza y concretamente, necesita encontrarse con particularidades que no vea en su cotidianeidad.

La Argentina tiene para ofrecer al visitante italiano paisajes únicos como la Cordillera de los Andes, las Cataras del Iguazú, los bosques de la Patagonia y el italiano está predispuesto a degustar platos que lo saquen de su cocina tradicional como, por ejemplo: el chivo y lógicamente, un buen vino, que es, en definitiva, una de las experiencias que más seduce.

El italiano es un sibarita por naturaleza; una persona que valora mucho todos los elementos que se dan en un contexto de placer, como comer un buen plato argentino, con un buen vino y con fondo de la Cordillera de los Andes, son aspectos que lo seducirían y en concreto, lo motivarían a elegir un destino en particular.

¿Cómo ve usted a Latinoamérica en el escenario mundial?

Mucho se dice de esta parte del mundo, pero todos coinciden en que es un gigante dormido, aunque en el ámbito del turismo es notorio el crecimiento por parte de los gobiernos de poner en valor lo mejor de ustedes, virtudes naturales que la hacen una región con mercado receptivo fabuloso.

LEÉR MÁS  Conflicto del Atuel: Mendoza celebró la resolución de la Corte Suprema

Con respecto a la Argentina, hoy el tema a fortalecer es el que tiene que ver con los paquetes aéreos, porque hay pocos vuelos entre Argentina e Italia, de ahí lo estratégico del INPROTUR que genera vínculos con agencias de viajes y operadores turísticos para poder lograr una oferta turística aérea más fluida y accesible.

Mendoza es sinónimo de turismo del vino en la Argentina, ¿es también una opción ideal para el italiano?

De hecho sería el principal producto de atracción para el sibarita viajero italiano. El hecho de que Mendoza forme parte de la Great Wine Capitals Network (o Red Mundial de las Grandes Capitales del Vino), es un puntapié para que la red de promoción en torno a un destino se fortalezca y sobre todo, se dé a conocer. Es más -y les doy un dato importante-, Firenze, otra de las capitales del vino a nivel mundial, no tiene tan desarrollado el enoturismo, como sí lo tienen ustedes.

Con respecto al resto de las capitales del vino, ¿cuál es su parecer acerca de Mendoza?

En las otras capitales del vino, las actividades más significativas son las relacionadas con la oferta gastronómica y de ristorante, además de la promesa de vivir una experiencia auténtica. La venta de vino a los turistas representa el 50% de los beneficios derivados del enoturismo. En ese sentido, Mendoza tiene argumentos suficientes para instalarse como destino argentino en el mercado italiano.

LEÉR MÁS  Nació sin brazos y le niegan la pensión por discapacidad

Otra cosa que noté es que tanto Mendoza como Ciudad del Cabo y Florencia atraen a un público más joven, con respecto a otras regiones; también los ingresos generados por productos turísticos difieren: Mendoza trabaja mucho el marketing y comercialización de sus productos; Mainz y Florencia tienen desarrollo en lo referido a alojamientos y la infraestructura hotelera; mientras que Christchurch y Ciudad del Cabo están especializados en la hospitalidad.

Como conclusión, sí podemos decir que la Argentina es un destino para el viajero italiano

Sin lugar a dudas. La Argentina es un destino potencialmente atractivo para el mercado italiano y por eso lo importante de esta campaña de comunicación de la Marca País que se realiza a través del INPROTUR, ya que, al dar a conocer aquellas experiencias distinguidas que posee este país y que son motivo de viaje para el italiano.

Además, hay un componente que le da a la Argentina una ventaja competitiva y es la del idioma, ya que el italiano no es un persona poliglota, entonces encontrarse con un país lejano, en donde la lengua es similar a la latina le da un valor diferencial. Asimismo, el italiano es un “buen comprador”, al que le gusta consumir todo tipo de productos turísticos cuando llega a un país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here