Solo en mayo, los 662 predios de comercio o “saladitas”, como se las conoce, emplearon a alrededor de 86.000 vendedores informales y operaron $ 6.000 millones

No es un eufemismo: la Unión Europea (UE) le dio a La Salada el título de la feria ilegal más grande del mundo, con un movimiento de más de $ 71.500 millones por año.

Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), por lo pronto, afirman que los 55 allanamientos realizados hoy en La Salada (que dejaron 21 detenidos en la causa que investiga una “asociación ilícita” que manejaba los puestos) son “un paso positivo para terminar” con el comercio ilegal.

LEÉR MÁS  Doloroso aumento del número de casos de violencia doméstica en Mendoza

Jorge Castillo, la cara visible del complejo de la feria conocida como La Salada, resistió a los tiros a la Policía hasta que terminó esposado junto a parte de su banda, que incluía tres policías, dos de la Bonaerense y una de la Federal. Es que el canon de “seguridad”, “limpieza” y el manejo de los “trapitos” en los puestos callejeros de La Salada de Budge genera un botín suculento que desató una guerra que enfrentó a tres bandas de barras y piratas del asfalto y suma cinco muertos en un año.

Según CAME, sólo en mayo último el comercio ilegal operó $ 5.958 millones, dentro de un universo nacional que integran “662 saladitas y 86.728 vendedores informales a lo largo del país”, por lo que en mayo de 2015 se presentó ante la Justicia como querellante en la causa que investiga la existencia de talleres clandestinos que proveerían de mercadería ilegal a La Salada.

LEÉR MÁS  La nena de 11 años embarazada por su padrastro no podrá abortar

Desde entonces, aportó una gran cantidad de documentos probatorios que indicaban que Castillo, detenido esta madrugada, “sería el organizador” de gran parte de este comercio ilegal y que “integraría una asociación ilícita, acusación por la que ahora está detenido”, precisó la cámara de la Mediana Empresa.

Sólo en mayo de 2017, las “saladitas” habían sumado seis localidades más que en agosto del año pasado, aunque el relevamiento de la CAME había determinado que la cantidad de vendedores informales había disminuido: de 20.920 vendedores en agosto de 2016 se pasó a 13.576 en mayo 2017, es decir, 7.344 menos. El 22 % de esa baja ocurrió en Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), especialmente en Once y en la Avenida Avellaneda.

LEÉR MÁS  El padre del software libre en mendoza

En cambio, en las localidades sin saladitas, el número de manteros creció de 6.150 en agosto 2016 a 10.840 en mayo pasado. En total, en las 465 ciudades relevadas por la CAME se encontraron 24.416 de estos comerciantes ilegítimos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here