María Agustina Cano arrasó en la votación que la coronó reina de Tupungato, y no es casualidad. La morocha de 21 años tiene todo para representar de la mejor manera a su departamento: además de conocer la viña y a sus trabajadores, tiene muy claro cuál es el rol de la soberana y cómo llevarlo a cabo.

Esta no es la primera vez que la joven es nombrada reina, ya que en el 2010 fue coronada como soberana provincial de los Estudiantes, título que pasó el año siguiente a Candela Berbel, quien luego se convertiría en la Reina Nacional de la Vendimia.

A pesar de su edad, ya terminó de cursar las materias de derecho y escribanía, y parece no tener dudas acerca de su futuro, en el que se inclinará por las leyes. “Como abogada me gustaría defender los derechos del niño, de la mujer y de los trabajadores”, adelanta, y agrega que “también me interesa el derecho ambiental, para proteger el agua que es tan importante”. También está adquiriendo herramientas que la ayudarían en un futuro como embajadora de la provincia, como es el inglés.

Como tantas otras niñas, María Agustina soñaba con ser reina, pero a diferencia de muchas, desde temprana edad tuvo contacto con el trabajo de la vid, y conoce el importante lugar que su departamento ocupa en el panorama vitivinícola provincial. “En Tupungato tenemos los mejores vinos de altura del mundo. Contamos con muchas bodegas de un nivel excelente”, explica.

El conocimiento de la industria viene acompañado del conocimiento del vino, y la reina tiene como favorito el varietal característico de Mendoza, el Malbec. De todas maneras, también disfruta del Cabernet Sauvignon y del Torrontés, que proviene del norte del país.

Su entorno la animó a ser candidata al cetro hace dos años, pero María Agustina decidió esperar hasta estar lista para la ocasión. Si es electa Reina Nacional, no duda de cuál será su papel: “Voy a representar y promocionar a la provincia y a sus vinos en el mundo”.

VoxPopuli

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here