Salvador es oriundo de la provincia de Tucumán y llegó al Valle de Uco hace más de 20 años junto a una cuadrilla de trabajadores golondrinas, quienes lo abandonaron cruelmente en San Carlos donde debió pasar la noche bajo un puente. “Te vamos a dejar en la calle como un chancho, me dijeron” relata el hombre que fue hallado posteriormente por un policía que le dio de comer y lo llevó hasta Tupungato.

En ese departamento, Salvador conoció a Mafalda ya que se había alojado en la casa de una pareja de ancianos vecina de la mujer, donde permaneció poco tiempo porque la señora de la casa enfermó. En aquel momento un primo de Mafalda que vivía cerca de su casa, en La Arboleda, le dio albergo pero este hombre falleció y Salvador quedó nuevamente solo.

LEÉR MÁS  Horas críticas para la tripulación del ARA San Juan, se estaría agotando el oxígeno

Fue entonces que la mujer no dudó en llevarlo hasta su casa y acompañarlo para que gestione una pensión para él. Sin embargo, algunos familiares de la mujer temieron que el hombre fuera peligroso para sus tres hijos que aún eran pequeños y la denunciaron en el Juzgado debiendo Salvador quedar nuevamente en situación de calle.

LEÉR MÁS  Rescatistas estadounidenses llegan al país para buscar el ARA San Juan

El eterno peregrinar continuó por más de 15 años. “Yo dormía en la calle, estaba barbudo, los pantalones rotos y no tenía zapatillas”, recuerda Salvador y cuenta sobre su vida en Tucumán: “Mi mamá falleció y me quedé con mi tía y mis hermanos, pero mi tía me pegaba mucho y me tuve que ir, mis vecinos me daban pan a veces”.

Mafalda y Salvador se volvieron a encontrar hace cuatro años. “Me partió el alma verlo así”, expresa ella y cuenta que Salvador entonces había dejado de cobrar hasta la pensión, por lo que averiguó cuál era la forma de ayudarlo. Una de las opciones era ser su tutora y así lo hizo: se dirigió hasta el Juzgado y concretó la adopción.

LEÉR MÁS  Los obispos ‘villeros’ del Papa Francisco

“Salvador me preguntó: ¿te puedo decir mamá? y le dije que sí”, relata Mafalda y reflexiona: “Acá en Tupungato necesitamos una casa que contenga personas como Salvador, hay muchísimos casos como el de él y no hay quien se haga cargo cuando ellos se quedan solos”.

Fuente: El Cuco Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here