Las infecciones por el estreptococo pyogene en el 90% son benignas

Sólo en el 10% de los casos hay cuadros graves como septicemia y shock séptico, tal como ocurrió con los 4 niños fallecidos en el país.

La bacteria Streptococcus pyogenes o beta hemolítico ha generado preocupación entre los padres luego de que 4 niños murieran los últimos días en distintas provincias del país.

Sin embargo, los especialistas le bajan el tono al asunto y advierten que el germen circula habitualmente y está presente en 30% de las personas aunque no necesariamente produce enfermedad. De quienes resultan afectados entre 8 y 10% puede desarrollar un caso severo, aquellos en los que la bacteria pasa a la sangre y que ha sido el caso de los niños fallecidos.

Médicos locales aseguraron que esos casos severos se dan todos los años, aunque no hay datos provinciales oficiales porque no se trata de patologías de notificación obligatoria. En el hospital Humberto Notti, el mayor efector de atención pediátrica de la región, se presentan entre 10 y 14 casos severos o tipo invasivo por año.

Rubén Cerchiai, director de Epidemiología de la provincia aseguró que si bien estos casos graves son poco frecuentes suceden todos los años. En ese marco sostuvo que el impacto que ha tenido esta situación obedece a que trascendió a la prensa.

El cuadro de gravedad se produce cuando se presenta la forma invasiva, que es cuando la bacteria ingresa al torrente sanguíneo y libera una toxina.

Esto puede producir shock séptico con fallo multiorgánico o fascitis necrotizante, cuando destruye músculos y tejido subcutáneo y puede llevar a una amputación e incluso la muerte. Por eso se ha ganado el mote de “bacteria asesina”. Desde la secretaría de Salud (ex ministerio) no se ha emitido un alerta epidemiológico aunque su autoridad, Daniel Gollán, sí lo llamó así en una publicación en Twitter.

Factores de riesgo
Los médicos advierten que puede complicarse cuando el paciente presenta una enfermedad de base que afecte su sistema inmune y lo vuelva vulnerable. Esto favorece el ingreso de la bacteria al torrente sanguíneo o a los pulmones.

LEÉR MÁS  "El agua es un bien escaso y se usa mal"

Para Cerchiai “no hay que hablar de una enfermedad sino de un enfermo, lo que a uno le da una simple faringitis a otro paciente con una enfermedad de base se le puede complicar”.

Pablo Melonari, jefe del servicio de Infectología del Notti, mencionó que la mayoría de las veces produce anginas rojas o pultáceas, que es el único tipo que requiere antibiótico y generalmente no llega a ser invasiva. “Hay que transmitir tranquilidad porque no es que tengamos un brote” subrayó. Agregó que “cuando es invasiva en la mayoría de los casos requieren cuidados intensivos pero la mayoría de los chicos no muere, se tratan aunque depende de qué enfermedad de base tengan”.

Inciden negativamente la diabetes, gripe, tos convulsa, varicela, enfermedades renales y defensas comprometidas (pacientes oncológicos, VIH u otra causa).

Pero como el germen también se encuentra en la piel, una herida o quemadura puede ser la vía de entrada en caso de infección. De todas formas aclaró que el tipo invasivo también puede darse en personas sanas.

El segmento con mayor riesgo es el de los niños de entre 3 y 10 años.

En tanto, Cerchiai señaló que puede no responder al tratamiento y que también puede suceder que se llegue tarde a la internación por demorar las consultas.

Viejos conocidos

Esta bacteria ocasiona patologías frecuentes y conocidas para todos como la faringitis. Melonari comentó que “en 90% de los casos sólo da escarlatina o angina”.

“No hay que ser alarmista porque es una bacteria que la lleva gran parte de la gente en su garganta y no le produce un síntomas, cuando no produce enfermedad se dice que están colonizados”, explicó.

LEÉR MÁS  Cobos presentó un proyecto para que personas con síndrome de down se jubilen a los 50

Pero el especialista destacó que si bien son cuadros que se tratan fácilmente con antibióticos, esto es fundamental ya que pueden no ser tan graves las complicaciones inmediatas como las de mediano plazo. Es que mal tratada, puede producir inflamaciones de riñón y fiebre reumática.

Andrea Falaschi, presidenta de la Sociedad Argentina de Pediatría sede Mendoza explicó: “se dan generalmente a la salida del invierno y comienzo de la primavera es decir que estamos en época”. Agregó que cuando los pediatras sospechan de este tipo de infecciones se trata diez días con penicilina y se evita la fiebre reumática y complicaciones posteriores.

Los casos

Han trascendido a los medios 4 casos de niños fallecidos por cuadros severos de infecciones con Streptococcus pyogenes.

Las dos primeras víctimas conocidas fueron dos niños de 3 y 7 años en el Hospital de Niños Pedro de Elizalde de Buenos Aires. Uno residía en Capital Federal y el otro en la localidad de Avellaneda.

Una pequeña santafesina de 6 años falleció el viernes pasado por una septicemia generalizada.

Un cuarto caso es el de otra niña de Posadas de la misma edad que perdió la vida el sábado luego de permanecer internada en el sanatorio Caminos.

Su cuadro se complicó con neumonía y posterior shock séptico.

Recomendaciones

Los cuidados higiénicos propios de las enfermedades respiratorias pueden ser útiles dado que la principal vía de contagio es la oral (gotitas de saliva) y secreciones de personas enfermas.

Los médicos recomiendan:

– Consultar al profesional ante cuadros de dolor de garganta (amígdalas eritematosas y ganglios dolorosos) y fiebre alta. También puede presentar infección cutánea que progresa rápidamente y la piel se pone morada.

– Frecuente lavado de manos y ventilar ambientes

– Evitar contacto con personas enfermas

– Los afectados no deben concurrir al colegio o al trabajo. Deja de ser contagiosa 24 horas después de iniciado el tratamiento con antibióticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here