Las Heras: Arrancan flora autóctona para construir, vecinos la rescatan

 

El crecimiento inmobiliario experimentado en la localidad de El Challao, en Las Heras, ha comenzado a preocupar a los vecinos, que ven cómo lentamente se transforma el paisaje natural del piedemonte en detrimento de la flora autóctona. La Fundación Pedemonte, en coordinación con la asociación vecinal, llevan adelante una campaña de concientización para rescatar las especies de flora que son arrancadas con topadoras. En principio comenzarán con 200 cactus rescatados. Para ello juntaron botellas para convertirlas en macetas.

“Juntar 200 botellas plásticas en pocos días ha sido más sencillo que crear conciencia sobre la importancia de preservar el paisaje natural”, explica la presidenta de la fundación, Brenda Junín. La campaña, viralizada a través de su perfil de Facebook, estuvo orientada a la recepción de 200 botellas de PET que serán utilizadas como macetas para los cactus extraídos por una topadora que arrasó en un terreno privado, donde se ubicará un nuevo emprendimiento inmobiliario.

LEÉR MÁS  ¿Cuánto costará vacacionar en Chile este verano?

La mujer ecologista comenta que los ejemplares rescatados pertenecen a más de una decena de especies autóctonas que florecen en el piedemonte lasherino, y serán los “actores principales” de una campaña que se realizan en conjunto con la Asociación Vecinal Villa El Challao para crear conciencia sobre la importancia y puesta en valor de la flora nativa.

Una parte de los cactus, colocados en las macetas improvisadas, serán entregados puerta por puerta a los vecinos de la zona con leyendas que hablen sobre sus características identificadoras y lo importante que son para el medio ambiente. En la segunda etapa, los ejemplares restantes serán reimplantados en una plaza temática, que pueda ser apreciada tanto por vecinos como por visitantes.

LEÉR MÁS  Inadi falló a favor de una musulmana obligada a usar bikini en un balneario de Cacheuta

Junín dijo que durante décadas El Challao ofrecía la oportunidad de instalar un hogar familiar en medio de la naturaleza típica mendocina. Sin embargo, el crecimiento inmobiliario ha provocado una transformación paulatina donde el hormigón y el césped han reemplazado al paisaje natural. Los vecinos aseguran que “no existen normas de construcción que protejan a la flora y el paisaje, y arrasan los terrenos para poner césped y jardines”.

Si bien existe una amplia aceptación a la idea de conservación de paisaje natural, también es notoria la demanda de servicios y urbanización por parte de la comunidad.

Fuente: Horacio Yacante para Vox Populi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here