La decisión que la destaca como la primera en el país en oponerse a los controvertidos fondos girados por esa minera -que tiene una causa abierta en la Justicia Federal-, luego de que el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) aprobara el ingreso a las arcas académicas primero de 50 millones de pesos y, después, de otros 36 millones 800 mil pesos.

Notas relacionadas

{loadposition user11}

El no del cuerpo colegiado de la UNRC fue para la primera remesa. Después deberá decidir respecto de los otros 965 mil de la segunda. En total, a le corresponden 2 millones 202 mil pesos.

El reparto entre las universidades nacionales de 86 millones 800 mil de pesos provenientes de La Alumbrera, cuyo vicepresidente está procesado por presunta contaminación, generó en una encendida polémica en el ámbito universitario local, luego de que el pasado 8 de setiembre ingresara al Consejo Superior el proyecto por el que se propiciaba la incorporación al presupuesto de la UNRC de este primer envío de 1.237.786 pesos.

Pasó, entonces, para su tratamiento a las comisiones de Interpretación y Reglamento, Investigación y Extensión y de Presupuesto y Obras Públicas del cuerpo colegiado, junto con un pedido del gremio docente para que se rechazaran esos fondos; y la resolución del Consejo Directivo de Ciencias Exactas por la que se propiciaba que se aceptara el dinero y se lo utilizara para investigar las consecuencias de las explotaciones.

Este martes el tema volvió al plenario con dos despachos: el de mayoría que propiciaba “incorporar al presupuesto del ejercicio 2009 la suma de 1.237.786 pesos en concepto de Distribución de Utilidades Ley Nº 14.771, con fuente de financiamiento 14 –Transferencias Internas”; y el de minoría, que por el contrario proponía: “Rechazar la incorporación al presupuesto de la UNRN la partida de dinero enviada por YMAD – Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio-”, además de mandatar al rector para que “gestione que el Consejo Interuniversitario Nacional promueva una reforma de la Ley 14.771, eliminando la posibilidad de explotaciones a cielo abierto”; “dirigirse a las comisiones de Legislación General, Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano y Minería de ambas cámaras del Congreso Nacional” y enviar copia de la resolución a los diputados y senadores nacionales de la Provincia de Córdoba.


La votación

Tras la lectura de varias resoluciones y documentos y la exposición de una quincena de consejeros, a los que se sumaron otras personas presentes en el recinto, llegó la votación, que a propuesta del consejero superior docente de Ciencias Humanas Pablo Wehbe fue nominal.

La mina es explotada por una unión transitoria de empresas integrada por YMAD (Yacimientos Mineros Agua de Dionisio) y Alumbrera Limited.

El yacimiento de oro y cobre Bajo La Alumbrera se ubica en el departamento catamarqueño de Belén y los derechos de su explotación le pertenecen a Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio (YMAD), ente compuesto por la provincia de Catamarca, el Estado Nacional y la Universidad de Tucumán –el yacimiento fue descubierto por científicos de la casa, que en 1948 lo registraron a nombre de la institución-. Para explotar la mina, Ymad conformó en 1994 una unión transitoria de empresas con Minera Alumbrera Ltd., formada por corporaciones extranjeras: Xstrata Plc, de Suiza, Goldcorp y Yamana Gold, ambas de Canadá.

Ymad percibe el 20 por ciento de las utilidades de la explotación de la mina. El 60 por ciento de ese monto se dirige a Catamarca y la mitad del otro 40 por ciento va para la Universidad de Tucumán; el resto se distribuye entre las demás casas de estudios nacionales, según dispone la ley 14.771.

Minera Alumbrera Limited opera desde 1997. Consume 4 millones de litros de agua por hora, es decir más de 65.000 litros de agua por minuto. Según el Ente Nacional de Regulación de la Electricidad , la mina consume el 25% de la energía eléctrica suministrada a la Región del NOA y el 87% del consumo total de la provincia de Catamarca.

En 1999 se detectaron drenajes ácidos mineros desde Alumbrera. No solo aumentan el contenido de sulfatos sino que solubilizan metales pesados y facilitan su dispersión aguas abajo.

La mina ha exportado su contaminación a Tucumán, donde llega el mineraloducto de 316 kilómetros de largo. Allí el concentrado de mineral es secado, y los líquidos residuales se vuelcan al canal DP2 que descarga sus aguas en el río Salí y por lo tanto en el Dique Frontal de Río Hondo en Santiago del Estero.

Los otros no al dinero de la minera que contamina el ambiente de tres provincias argentinas

En la Universidad Nacional de Córdoba, hay cuatro facultades que se niegan a recibir los fondos de la Alumbrera, la última en pronunciarse fue la de Matemática, Astronomía y Física, mientras que la primera había sido la de Psicología, le siguieron las de Filosofía y Humanidades y de Derecho y Ciencias Sociales. La Escuela de Biología de la Facultad de Ingeniería y la Escuela de Ciencias de la Información de esa Universidad también solicitaron que no se acepten.

Hasta ahora son 16 facultades y tres unidades académicas las que rechazaron el dinero de YMAD. Entre ellas: Trabajo Social; Ingeniería; Ciencias de la Educación y Bromatología de la Universidad de Entre Ríos; Psicología y Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la Universidad de Rosario; Humanidades de UNSA; Humanidades de UNCOMA; Ciencias Humanas de la UNRC; Educación de la UNLu; Ciencias Sociales de la UBA; Arte de UNICEN y la Sede Esquel de UNPATA.

La postura que cosechó la mayoría de los votos en el Consejo Superior de la UNRC

El despacho que ganó la votación indica: “La Educación es un bien público social y no puede ser puesta desde el mismo sistema universitario a merced de la mercantilización y una virtual privatización, toda vez que se está asumiendo una lógica creciente de desfinanciamiento estatal”.

“De ninguna manera de callarse el reclamo de exigir al Estado que sostenga y mejores el financiamiento de la educación pública… frente al argumento que plantea la inexistencia de alternativas por estar frente al cumplimiento de una ley nacional con vigencia y validez, debe responderse que el artículo 18, inciso “C” de la Ley 14.771 establece con meridiana claridad que ‘una vez cumplidos los propósitos señalados de ese porcentaje del 40%, se destinará el 50% a la Universidad Nacional de Tucumán y el 50% restante a la formación de un fondo nacional que será distribuido entre las demás universidades del Estado; nada de eso sucede en el presente expediente, donde precisamente el mismo se inicia con una nota entrada a esta Universidad Nacional por la que se comunica que ‘está a su disposición un cheque’, pero sin mencionar la existencia de fondo nacional alguno”.

LEÉR MÁS  Escándalo político: Rial explotó contra Aguad y el Gobierno por el submarino

“Corresponde al Estado constituir ese fondo nacional y controlar que quienes deben aportar lo hagan según bases financieras reales, de acuerdo con las leyes vigentes y, fundamentalmente, en base a una explotación sustentable y respetuosa del medio ambiente”.

“… no puede darnos lo mismo, ni ser igual recibir una partida presupuestaria por las vías normales y habituales, que la presente situación, que fue planteada como grave e irregular nada menos que por un Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel”.

Posiciones

La votación produjo tras la lectura de la resolución del Consejo Directivo de Ciencias Humanas, el único de entre las cinco facultades de la UNRC en oponerse a la obtención de ese dinero; de la resolución del Consejo Deliberante local, por la que expresó su “disconformidad con el origen de los fondos destinados a la UNRC, provenientes de la minera La Alumbrera, y de la resolución del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) por la que se impulsa la propuesta de una nueva ley de minería.

Decana Gladys Mori: “La legislación está vigente y el rechazo es una violación a la Ley”

Se sumó una exposición por escrito de la decana de la Facultad de Ciencias Exactas, Gladys Mori, en la que sostuvo: “La legislación está vigente y el rechazo es una violación a la Ley”. La directiva señaló: “La explotación minera tiene una enorme implicancia sobre el ambiente y las economías global y regionales. De ahí que este problema tiene una magnitud nacional… nuestra Universidad debe tener un rol activo en el problema, dado que nuestra autonomía significa un compromiso ineludible. Compartimos los fundamentos éticos del doctor Pérez Esquivel y de otros pronunciamientos sobre el tema, como el del doctor –Raúl- Montenegro de la UNRC, en cuanto a los efectos nocivos que produce la minera La Alumbrera desde el punto de vista ambiental y social. Sin embargo, creemos que la cuestión ha sido planteada de forma incorrecta, toda vez que el artículo 18 de la Ley 14771 es claro y preciso y ninguna Universidad tiene facultad para rechazar las alícuotas fijadas por una Ley Nacional. Esto no significa que estemos de acuerdo con la Ley vigente. Pero, no podemos decir no a una ley dictada por el Congreso de la Nación, por mucho que estemos en desacuerdo con ella”.

Mori dijo que la discusión de la aceptación o rechazo de los fondos “es una falsa disyuntiva que desvía la atención del problema de fondo que es la discusión de la política minera” y que el pago por parte de la empresa “no implica ni la compra, ni el quiebre de voluntades de las universidades”.

Decano Enrique Grote: “Es un fenómeno auspicioso, el de la fusión de las conciencias frente a una cuestión tan sensible”

Otra alocución fue la del decano de Ciencias Humanas, Enrique Grote, quien calificó como “un fenómeno auspicioso, el de la fusión de las conciencias frente a una cuestión tan sensible, como es la defensa de nuestra casa, de nuestro mundo natural y social, no solamente en lo que a recursos naturales de la minería se refiere, sino a todo aquello que atente contra la degradación de nuestro planeta” y remarcó que “El lobby minero le ganó al Congreso, al ser vetada la ley de protección de los glaciares, votada por casi la unanimidad del Congreso… y después al intentar ratificarla, no lograron reunir el 75% de los votos; y un documento del claustro estudiantil consensuado por distintas agrupaciones, el pasado viernes, en el congreso anual de la FURC, titulado “La Universidad y el país que queremos”.

El Concejo Deliberante

A través de una resolución, el Concejo Deliberante local, expresó su “disconformidad con el origen de los fondos destinados a la UNRC, provenientes de la minera La Alumbrera, por cuanto está claro que se trata de una empresa que daña el ambiente y amenaza la salud de personas en por lo menos tres provincias argentinas, que viola en forma flagrante normativas vigentes, y cuya administración está en manos de corporaciones internacionalmente denunciadas por violación a los derechos humanos, a los derechos laborales, y agresiones al ambiente”.

El CIN

Por su parte, el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), el 14 de setiembre dispuso: “Vistas las diversas manifestaciones públicas a los fondos distribuidos en virtud de lo dispuesto por la Ley 14771; solicitar a la Unidad de Gestión Ambiental de la Provincia de Catamarca y a la Secretaría de Ambiente de la Nación que remitan un informe sobre el cumplimiento de la normativa ambiental vigente por parte de la explotación minera “Bajo la Alumbrera”; recomendar a las universidades nacionales que envíen para su estudio, valoración y respuesta, las consultas que sobre la temática se les formulen; disponer la recepción de los documentos que elaboren los Consejos Superiores y acompañe las gestiones los organismos administrativos y judiciales que pudieran corresponder; puntualizar en el eje ‘Medio ambiente y cambio climático’ del programa estratégico de investigación y desarrollo la temática ‘Desarrollo minero sustentable’, promoviendo e implementando líneas de investigación asociativas vinculadas con la minería sustentable, el cuidado y la conservación del ambiente y la producción limpia; impulsar un acuerdo con el servicio de Justicia y Paz, a los fines del establecimiento de una agenda común de trabajo, que incluya, entre otros aspectos, la propuesta de una nueva ley de minería; y convocar a las universidades para que envíen representantes a los efectos de integrar una comisión especial para trabajar en las acciones correspondientes”.

Ciencias Humanas

El Consejo Directivo de Ciencias Humanas sostuvo que el tema “amerita consideraciones éticas, políticas, sociales y legales” y que “corresponde al Estado Nacional sostener la educación pública, que constituye un derecho”.

“El deber del Estado incluye destinar los recursos presupuestarios para la educación, generar los fondos necesarios y controlar el origen de los mismos. No es cuestión menor que se traslade a la Universidad –apremiada ya con ajustes presupuestarios- la responsabilidad/necesidad de recibir fondos de empresas, cuando no tiene potestad para ejercer ningún tipo de control sobre la manera en que se obtuvieron esos fondos, ni sobre la legalidad de los mismos”.

LEÉR MÁS  La búsqueda de #Los44, tendencia en Twitter

“Como miembros de una comunidad dedicada al estudio de las Ciencias Sociales y Humanas, debemos alertar sobre el manejo de discursos que permiten recortar la realidad, cooptar voluntades y hacer que el discurso de la ‘responsabilidad empresarial’ encubra prácticas no aceptables. Así, el leguaje empresarial se apropia de conceptos de las ciencias humanas –cuando no, de los derechos humanos- desfigurando sus profundos significados para legitimar su accionar. En ese sentido, es deber de esas mismas ciencias desenmascarar ese discurso y encauzar acciones de educación crítica como forma de superación de un análisis ingenuo y cortoplacista, originado por discursos aviesos”.

Los estudiantes

En su documento elaborado en el Congreso General Ordinario, la FURC ancló el tema en el modelo económico y social de los ’90 “de exfoliación de los recursos naturales y estratégicos, basada en la degradación de la naturaleza y la seguridad social”. Y llamaron a “un compromiso moral, político y militante”.

“La sola mención de ese paradigma neoliberal de saqueo de los recursos naturales basta para negarnos al ingreso del dinero sucio ya la YMAD nos ofrece en concepto de distribución de utilidades, que sin dudas constituye una prebenda a las cuantiosas y desconocidas ganancias que se fugan del país y del Estado, que podrían ser volcados a salud, educación, vivienda, ingresos universales por familia”, afirmaron.

Y remarcaron: “La visión de la educación como un servicio y no como un derecho, la venta indiscriminada de servicios a bajo costo para oferentes privados, muchos de ellos transnacionales; la subcontratación de grupos de investigación universitarios, las investigaciones sin ningún fin social, los desprecios al grado, la transferencia de saberes estratégicos a las carreras de posgrado, el arancelamiento de estos, la cuatrimestralización de las materias y saberes, las acreditaciones y evaluaciones externas a las universidades con criterios dudosos, los magros sueldos docentes y no docentes, la desatención en las políticas de bienestar estudiantil, son hechos de nuestro cotidiano modelo de universidad”. “Este debate debe permitirnos reflexionar sobre qué universidad queremos y para qué tipo de sociedad”.

Las resoluciones del CIN

El 27 de mayo de 2008, el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) acordó: “Proponer la distribución de las utilidades líquidas y realizadas de los Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio correspondientes al año 2007, en el marco de la Ley 14.771”.

En este acuerdo plenario Nº 672, se detalla: que se asignarán 500 mil pesos al CIN “que se integrará con lo que le corresponde a la universidad que ocupa la presidencia del CIN, con cargo de transferencia” y que los restantes 49.500.000 pesos se distribuyen en un 75 por ciento en partes iguales entre las universidades, mientras que el restante 25 por ciento de acuerdo con el modelo de pautas objetivas de distribución presupuestaria, excluida la Universidad de Tucumán.

Y el 18 de mayo de este año, sobre los siguientes 36.800.000 pesos, acordó: “Proponer la distribución de las utilidades líquidas y realizadas de los Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio disponibles a la fecha del presente, aplicando igual criterio al establecido por el Ac. PI. Nº 672/08” y “sugerir a las instituciones universitarias favorecidas que asignen estos fondos a proyectos institucionales”.

Exactas proponía destinar los fondos de la minera para investigar las consecuencias de las explotaciones

La Facultad de Ciencias Exactas envió al Consejo Superior su propuesta de utilizar los fondos provenientes del emprendimiento minero Bajo La Alumbrera UTE YMAD para la creación y funcionamiento de una comisión destinada a estudiar la actuación de la UTE YMAD y de otras explotaciones de la región.

Planteaba generar una comisión para estudiar multidisciplinariamente la actuación de la UTE YMAD y de otras explotaciones de la región, con el propósito de elaborar y proponer las acciones tecnológicas, legales y políticas que eviten los efectos dañinos -en caso de que los hubiese- de dicha actividad.

Según esta unidad académica, tal comisión debía estar integrada por juristas, ecólogos y geólogos locales y ambientalistas de reconocida trayectoria nacional, para realizar un diagnóstico exhaustivo, desde las consecuencias en el ambiente biótico y abiótico, sanitarias, económico financieras, como laborales y sociales, y proponer las acciones correctivas necesarias.

“Si bien existen serios cuestionamientos al modo de operar de la minera citada, el cual produciría irreparables daños ambientales, lesionando el patrimonio nacional y pondría en riesgo la salud de sus habitantes, las citadas transferencias monetarias son absolutamente legítimas ya que son legalmente obligatorias y son realizadas por YMAD que es una empresa del Estado”, se indicó.

Consideró que es necesario realizar los estudios e investigaciones que clarifiquen la situación y en base a ello elaborar y proponer las acciones tecnológicas, legales y políticas que eviten los efectos dañinos que se encontraren en la explotación realizada por la UTE citada.

Rechazo a los fondos de La Alumbrera.

Para el rector Spada lo correcto es devolver el dinero a quien emitió el cheque

Tras la votación dividida por la que el Consejo Superior decidió rechazar la primera remesa de los fondos provenientes de La Alumbrera, el rector Oscar Spada dialogó con la prensa.

¿Qué evaluación hace de la votación?

Yo creo que más que la votación, hay que analizar la reunión del Consejo Superior. Creo que ha sido una muy buena reunión, independientemente de que a veces el resultado no es el que uno pretende. Pero, hay que reconocer que hemos logrado, de alguna manera, en forma conjunta el reconocimiento de la necesidad de trabajar la Universidad nuestra y las universidades nacionales en pos de lo que es un mejoramiento de lo que es el ambiente, que sea sustentable. Y, fundamentalmente, la minería, que es lo que vamos a presentar como proyecto de incorporación. Me parece que ha sido un paso muy bueno, porque el Consejo Superior hizo una discusión muy sólida, en la cual hubo un gran respeto por cada uno de los oradores. Y esto marca una demostración de que en la Universidad tenemos que todos los días debatir, con un Consejo lleno, con la participación de estudiantes, docentes y no docentes. Y abre una expectativa muy buena en adelante, sobre todo en lo atinente a los temas que quedan pendientes para discutir, estatuto, carrera docente, incompatibilidad horaria.

¿Qué va a pasar con los fondos? ¿A dónde van?

LEÉR MÁS  Cuatro años de prisión para Fariña por la compra de un campo en Mendoza

El mecanismo correcto, me parece, que es devolverlo a quien emitió el cheque, la mina la Alumbrera.

¿No van al sistema universitario?

Yo no lo puedo devolver al sistema. Lo que tengo que devolver a quien emitió el valor. Esta es una distribución que se hizo en el CIN.

¿Usted va a trasladar la postura de la UNRC al CIN para plantear nuevamente una discusión, porque no queda aislada la UNRC en el marco de este análisis sobre si aceptar o no los fondos de La Alumbrera?

No, no, porque hay puntos en común entre los despachos, como pedirle a Catamarca, como responsable, como provincia, cuáles son los hechos que se han dado, cómo es la explotación de esa minera. Hay muchas cosas en común, que se dieron el CIN, así que van a portar. La discusión de la incorporación o no es un tema que quedó en un segundo lugar. Y lo importante es sacar una conclusión como la que vamos a presentar.

¿Qué consecuencias puede tener que la decisión del Consejo Superior no se ajuste a la Ley?

Para nosotros está terminado como Consejo Superior, queda la Justicia o quién quiera ejercer el derecho, porque está para aquel que está de acuerdo o no. Pero, para nosotros ese es un tema que ya terminó. La última decisión administrativa fue esta y, a partir de ahí, lo que pueda pasar ya no es responsabilidad de la Universidad.

¿Lo va a comunicar a la Justicia?

No, no corresponde, ya fue una decisión. Sobre todo por los términos en los que se trabajó. Es una voluntad, un respeto. No corresponde hacerlo.

¿Esta decisión es válida para los restantes fondos provenientes de la minera?

No, porque específicamente estamos hablando de una incorporación al presupuesto de un millón 200 mil pesos, que es la primera distribución. Esta discusión la vamos a tener hasta tanto se cambie la ley. Vamos a tener que tener mucha más información ambas posturas, porque si se cumple que los responsables de Minería de la Provincia de Catamarca nos informan el estado de situación, son otros elementos que se van a ir agregando en la discusión.

Desde la FURC señalan que es necesario replantearse también otros fondos, que llegan de otras empresas que pueden estar cuestionadas por su impacto ambiental o social. Indican que la discusión no se debe terminar en el tema de la Alumbrera. ¿Estarían dispuestos desde el Rectorado a abrir ese debate?

Al contrario. Creo que hay que abrirlo no sólo en las universidades, hay que abrirlo a la comunidad, porque este es un compromiso que hemos asumido no con la Universidad, con la comunidad de este país. Pero, nos interesa que también lo asumamos con la comunidad de nuestra región. Hay actividades en nuestra región que generan impactos ambientales importantes. Y creo que tenemos que discutir todo. Ese es el desafío que tiene la Universidad.

¿Le preocupa la contaminación que hay en la zona donde está esta minera La Alumbrera?

Por supuesto. Inclusive, yo agradezco que lo haya planteado el consejero –Pablo- Whebe, que no se trata de una discusión de quiénes son éticos y quiénes no son éticos. Sino, que en el fondo hay discusión, en términos generales, que es muy común, hay un gran punto de encuentro. Lo que estamos discutiendo es simplemente una parte presupuestaria. El presupuesto se decidió que no se incorpora, pero hay una necesidad de reconocer que lo más importante comienza ahora, porque no terminó con una decisión del Consejo Superior, ahora viene el hecho y espero que se sume mucha más gente de la que vino hoy acá.

¿Hay universidades que han tomado la decisión de incorporar los fondos sin dar el debate?

Hemos tomado como tradición de muy muchos años que la distribución del presupuesto pase por el Consejo Superior. Eso también muestra los fondos que ingresan. Se va discutiendo todo. Ahora sí se abre una puerta para analizar también qué se hace con los recursos propios y cuál va a ser la incorporación de los recursos propios dentro de la Universidad.

¿Qué apreciación le merece la participación del Concejo Deliberante en un tema como el tratado hoy?

Creo que abre una buena puerta a la discusión. Esto amerita que de acá para adelante también la Universidad esté en condiciones de opinar algunas actividades que se realizan en nuestra región, en nuestra ciudad o en el Concejo Deliberante. Uno ha sido muy respetuoso, lo hemos incorporado al expediente, pero marca una vinculación y un punto de comenzar a discutir muchas cosas que se hacen en otros órganos de gobierno.

¿Cree que es una intromisión del Concejo?

Eso lo tendrá que analizar el Concejo. Siempre hemos sido respetuosos y bienvenidos sean. Lo que nos parece es que al camino de vuelta hay que abrirlo también.

¿El fondo sojero se tiene que discutir igual en el Consejo?

Es un tema que lo tendrán que tener en cuenta, si mantienen una coherencia en el pensamiento.

Usted ha perdido una nueva votación en el Consejo Superior ¿Esto implica una debilidad política?

No. Yo creo que voy a perder muchas más. Me parece que sí. Lo importante es que uno se siente tranquilo cuando mete en la discusión temas que a veces no se animan a hacerlo. Y cuando uno se mete en estas cosas, corre el riesgo de ganar o perder. Lo importante es que la gente visualice que la única forma en la que vamos a crecer es animándonos a discutir todos los temas. La importancia de si se gana o se pierde es un tema relativo.

¿Lo frustró la votación?

No. No es un tema Presupuestario. Lo importante es sentarse a discutir. Esto implica que cuando un toma estas decisiones y se mete a discutir estos temas, está habilitado para discutir otros. Cuando uno discute otros temas espera que la otra parte no dispare, sino que se siente a discutirlo. Tenemos que discutir el estatuto, la carrera docente y no hay elementos para decir que no se puede hacer. No se puede esperar para cuando sean mejores tiempos. Hay que discutirlo ahora. A veces de las pérdidas también se recogen buenos frutos.

Por: CARLOS BENEDETTO

Ex-director periodístico

SIN CENSURAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here