La facultad de Odontología compró una partida de 20 simuladores para la enseñanza de materias preclínicas. Se invirtieron 150 mil pesos en esta tecnología de simulación que prepara al estudiante para la atención de un paciente real.

Para mejorar la calidad del aprendizaje en Clínicas de sus estudiantes la facultad de Odontología de la UNCuyo adquirió 20 equipos de simuladores y 25 oclusores.

La Facultad invirtió 150 mil pesos en este instrumental que usarán para sus prácticas los alumnos de primero a cuarto año de la carrera de Odontología. Se prevé para este año la compra de una partida semejante que equipe el piso completo de las Clínicas de Grado.

LEÉR MÁS  El Pasaporte aumenta más del 70% a partir de este martes

Esta tecnología de simulación mejorará el proceso de enseñanza-aprendizaje, porque el alumno podrá adquirir las competencias necesarias para después realizar un tratamiento en la persona.

El simulador es una estructura móvil compuesta por una cabeza y un torso superior. Es de material de fibra de vidrio y cuenta con siliconas que simulan las mejillas. En su interior se colocan dos arcadas dentarias de acrílico con dientes artificiales intercambiables. La estructura –de fabricación nacional- se monta sobre el sillón odontológico y simula ser un paciente sentado, optimizando la posición de trabajo paciente/operador.

LEÉR MÁS  Vió un video de su novio con otra y se mató

Durante primer año el estudiante manipula oclusores y piezas dentarias y la atención en pacientes se reduce al diagnóstico. En segundo año comienza con la práctica en clínica mediante simulación. Por eso la nueva tecnología permitirá una enseñanza más real y cercana a esa situación de atención.

“Esta compra representa un salto cualitativo en docencia e investigación y nos pone a la vanguardia, porque actualmente todas las enseñanzas pasan por una simulación” explicó Verónica Ventrera, titular de la cátedra de Preclínica de Operatoria Dental de la Facultad.

LEÉR MÁS  ¿Vas a Chile? Cuáles son los requisitos para viajar sin problemas

Antes de adquirir este instrumental los estudiantes trabajaban en mesones, en una posición que no era la óptima. “Los alumnos pasan de una situación muy precaria, porque los oclusores no imitaban la situación de la boca, a una de mucha semejanza, donde ya tenés carrillos y una apertura bucal que los prepara muy bien para la situación de clínica que van a tener que enfrentar” aseguró Ventrera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here