Una nueva edición de ”ShowMatch”, el programa de Marcelo Tinelli dio comienzo y no pasó desapercibido. Todos los medios, tanto gráficos, como radiales y televisivos se hicieron eco del nuevo ”éxito” del popular conductor (salvo los de la competencia, que en una nueva muestra de ”subjetividad alarmante” no mencionaron nada, demostrando que no son distintos al resto de la sociedad, semejantes al sector político).

De acuerdo a los distintos informes realizados por críticos y especialistas de los medios se puede asegurar que el vigésimo ciclo comenzó con gran impacto en la sociedad, llegando a un pico máximo de 46 puntos con un promedio general de 41,5.

Con una puesta en escena que congregó a grandes figuras en un marco de música, color e imponente escenografía, logró darle un alivio al alicaído Canal 13 (Del Grupo Clarín), que viene perdiendo espacio en manos de Telefe y Canal 7.

Lo Bueno, lo Malo y lo Feo de Tinelli

Podríamos caer en la típica práctica de nuestra sociedad, que engloba por igual a la dirigencia política, empresarial, sindical, social, religiosa y de medios de comunicación, por la cual si es ”de los nuestros” defendemos hasta lo indefendible y si es de la competencia lo defenestramos totalmente. Pero lo importante en todo esto es analizar todas las características del conductor y su programa para determinar lo bueno, lo malo y lo feo del mismo.

Lo bueno: Si algo caracteriza positivamente a Marcelo Tinelli es una imagen simple, de muchacho de pueblo, entrador, simpático. Una imagen sin estructuras acartonadas ni soberbias, capaz de llegarle bien a la masa de humildes de nuestra sociedad, como a importantes capas de la clase media y alta: ”De ser político, seguro era presidente”
Acompañado de un equipo de primera que el mismo supo armar y que funciona en forma ”muy aceitada” en el momento de llevar a cabo los trabajos. Tinelli parece ser de esas personas que todo lo que toca lo convierte en oro.

Lo feo: Sin caer en ”moralina”, lo feo se acentúa en la falta de límites que caracteriza a sus ciclos, parece ser que el fin: el rating, justifica cualquier medio; así se han podido observar desfiles de todo tipo de culos y tetas (muy atractivas por cierto) de distintas jóvenes que, también se prestan a cualquier medio para alcanzar sus fines.

Así, se pudieron ver ”bailes del caño”, ”patinaje artístico” , ”concursos de baile”, etc, etc, etc,. Distintos tipos de entretenimientos ”sin limites” que se pueden disfrutar compartiendo la mesa familiar, como manera de alejarse de problemas de la vida cotidiana. En definitiva, una persona de la capacidad de Tinelli es una lastima que no la aproveche en propuestas mas elevadas, para lo cual seguramente esta capacitado, pero es mas fácil lo conocido: el camino corto.

Lo malo: Es aceptar esto como una práctica válida, aceptando que todo es valido para lograr los objetivos planteados. En su programa se puede ver juntos a La Biblia y el calefón, buenos y malos, todos rendidos bajo el imperio del rating, común denominador del éxito.

En conclusión: se puede asegurar que estamos frente a un tipo brillante, con grandes dotes de conductor e inventiva, pero verdaderamente desperdiciados. Trazando una comparación algo tremendista se puede decir que es como aquel científico brillante que se dedica a inventar las mejores y más sofisticadas armas de guerra.

Tinelli nos mide

De todas maneras, de lo que se trata es de analizar, y de la manera mas objetiva posible, entonces tenemos que decir que quizás el mayor acierto de Marcelo Tinelli es ser un representante cabal del ”Ser Argentino”, bien Light y currero, con gran creatividad y una manera muy transgresora de manejarse: de evitar la leyes se trata nuestra característica y el la manifiesta y nos representa muy bien, eso si, siempre y cuando sea un triunfador. Con una gran capacidad para reírse de todo tipo de desventuras propias y ajenas: prueba de ello es que en el programa de apertura trató con un dejo de burla la separación que esta llevando adelante estos días: Todo vale por el rating.

En conclusión: entonces podemos decir que ese 46 % de rating se logra porque el nos mide a nosotros, y no como creemos nosotros, que la sociedad mide a Tinelli?
Seguramente yo lo critico porque no puedo ser brillante como El.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here