La ola de calor, sumada a las lluvias pronosticadas para este fin de semana, amenaza en convertir a Mendoza en una olla a presión. De acuerdo al Servicio Meteorológico Nacional, las temperaturas se mantendrán en la línea de los 40 grados, aunque la sensación térmica se ubicará muy por encima. Ayer, la temperatura máxima llegó a 41.5 grados en San Rafael y superó los 40 en el Gran Mendoza.

El verano no cede y el clima agobiante sentido durante esta semana no tiene perspectivas de mejorar en el corto plazo. Según las estimaciones hechas por las agencias climatológicas, en el horario comprendido entre el mediodía y la tarde, el termómetro se ubicará entre los 36 y los 40 grados o incluso más.

LEÉR MÁS  Vuelve un fin de semana de calor intenso en Mendoza

Sin embargo, lo más preocupante es que las mínimas no llegarán hasta la madrugada del día siguiente, por lo que hasta la medianoche persistirán temperaturas no menores a los 36 grados.

La presencia de humedad será otro condicionante más. De acuerdo al servicio de Contingencias Climáticas de la Dirección de Agricultura, hoy, mañana y el domingo se esperan precipitaciones aisladas durante el día y posibilidad de tormentas en horas de la noche.

Como lo fue durante la semana, el viento seguirá proviniendo leve del noreste y recién el lunes entrará un cambio del sur, aunque no lo suficientemente notable como para modificar el clima.

LEÉR MÁS  Franciso defendió al obispo acusado de encubrir abusos

Con este pronóstico se refuerzan las recomendaciones para evitar el aumento de la temperatura del cuerpo, también conocido como “golpe de calor”. Esto suele producirse por una exposición prolongada al sol, realizar actividades físicas en ambientes calurosos o con poca ventilación, o después de varios días de alta temperatura.

Para prevenirlo, es muy importante reconocer los siguientes síntomas: sed intensa y sequedad en la boca, temperatura mayor a 39º C (medida en la axila), sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, piel seca, agotamiento, cansancio o debilidad, mareos o desmayo, vértigo, calambres musculares, agitación, dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos, dolores de cabeza (sensación de latido u opresión), estado de confusión, desorientación, delirio o incluso coma o convulsiones. Para evitarlo es importante evitar: bebidas con cafeína o con azúcar en exceso; bebidas muy frías o muy calientes; y las comidas pesadas.

LEÉR MÁS  En pleno vuelo a Iquique: el Papa casó a dos miembros de la tripulación del avión

En caso de presentar estos síntomas es importante actuar rápidamente. En primer lugar se debe intentar bajar la temperatura del cuerpo, con hielo o con un baño en agua helada. Además, se debe ofrecer agua fresca (o incluso agua con una cucharadita de sal), trasladar a la persona a un lugar fresco y ventilado, no administrar medicamentos antifebriles ni friccionar la piel con alcohol.

VoxPopuli

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here