El humilde barrio de Campo Papa, de Godoy Cruz, quedó conmocionado en los últimos días: el padre Michael Belmont, quien revolucionó el lugar con su ayuda y su trabajo con los más necesitados, abandonó los hábitos, se enamoró de una mujer y se mudó a otra provincia.

El padre Michael Belmont se había consagrado en los últimos cinco años como uno de los grandes referentes del trabajo social por su ayuda a gente en condiciones de vulnerabilidad por el narcotráfico y la inseguridad. Su trabajo en su parroquia de Godoy Cruz le había permitido mantener una reunión con el mismísimo presidente Mauricio Macri en la Quinta de Olivos

Según informaron los medios locales, desde la propia capilla Nuestra Señora de Guadalupe y San Juan Diego se confirmó que el joven religioso ya no estaba allí. Así, el panorama se tornó desolador para muchos habitantes de la zona, que se encontraban contenidos y en plena recuperación de sus adicciones a las drogas o de actos delictivos.

LEÉR MÁS  El dramático relato de un sobreviviente del submarino Pacocha: "Nos faltaba el oxígeno, era el infierno debajo del mar"

Belmont, que nació en Estados Unidos, pero fue criado en Mendoza, llevaba trabajando desde hace cinco años en el humilde barrio. Construyó el edificio de la parroquia, con un enorme aporte de dinero desde su bolsillo, y cambió la vida de decenas de personas. Campo Papa es una de las zonas más afectadas por el narcotráfico en la provincia.

El ex párroco no tenía problemas en identificarse a sí mismo como un cura villero y tomaba como ejemplo el trabajo realizado por el padre Mugica y por Jorge Bergoglio antes de convertirse en el Papa Francisco. Incluso, muchos llegaron a comparar al padre Michael con el padre Jorge Contreras, un fallecido cura que hizo historia en Mendoza gracias a su trabajo en el barrio La Gloria.

LEÉR MÁS  "La misma iglesia que mantiene el Estado argentino es la que no ayuda"

No se conocen demasiados detalles sobre la decisión de Belmont. De acuerdo se informó desde la municipalidad de Godoy Cruz, el religioso comunicó la decisión de abandonar los hábitos ya que se había enamorado de una mujer. Así, no sólo abandonó la capilla sino que directamente se fue de la provincia.

Con el correr del tiempo y con la evidencia del avance en la recuperación de los integrantes del barrio, Michael Belmont se empezó a convertir en un referente del trabajo social en Mendoza.

Su labor quedó inmortalizada en un documental de poco menos de media hora llamado “Sólo por hoy”. Allí se reflejó el trabajo realizado día a día dentro de la capilla.

Pero, como si fuera poco, Belmont llegó incluso a mantener una reunión con el mismo presidente de la Nación, Mauricio Macri.

LEÉR MÁS  “Lo más grave es enviar a un submarino en esas condiciones a una misión secreta”

El encuentro se dio en marzo de 2016 y tuvo como intermediaria a la ministra de Desarrollo de la Nación, Carolina Stanley. El entonces sacerdote fue acompañado por un joven que logró recuperarse de las drogas y logró comunicarle al mandatario el trabajo realizado en el asentamiento donde viven unas 600 familias y casi 5 mil personas.

“Hemos venido a hablar con el presidente para contarle el proyecto y a pedirle apoyo al Estado para tener recursos necesario y poder salir adelante con estos chicos. Hemos tenido una muy buena reunión y nos vamos felices de poder trabajar en conjunto con el Estado”, dijo en su momento Belmont, después de su cita con el presidente.

Stanley mantenía una buena relación con Belmont, a quien visitó en Godoy Cruz en varias oportunidades durante los últimos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here