Mark Boyle es uno de ellos. Este hombre irlandés era administrador de una enorme compañía. Eso le dejaba mucho dinero, e incluso llegó a tener un yate. Pero eso no era suficiente para él. Mark quiso hacer una opción completa y animarse a elegir un estilo de vida diferente.

Bajo la premisa de que vivir de forma sencilla te vuelve feliz y más libre, se desprendió de sus bienes, y comenzó a vivir consumiendo lo mínimo.

LEÉR MÁS  Explotó una camioneta en cercanías del Congreso de la Nación

Vivió en una caravana que consiguió ingresando como voluntario en una granja orgánica, que hizo autosuficiente para no necesitar fuentes externas de energía. Se bañó en el río, utilizó papel de periódico para ir al baño, se desplazó en bicicleta, se alumbró con velas hechas de cera de abeja y recolectó leña para calefaccionarse con una estufa que construyó él mismo. También, recogió alimentos, y cuando necesitó otros, los compró con sus ahorros. Realmente comprendió que el dinero que antes utilizaba en un año, tal vez era suficiente para vivir toda la vida.

LEÉR MÁS  Recomendaciones en caso de lluvias y tormentas fuertes

Luego de vivir un año de esta manera, decidió compartir su experiencia con el resto de la humanidad, y su historia se hizo muy conocida en el mundo.

Hoy en día sigue viviendo de un modo sencillo y despojado, y llevando un mensaje claro: ningún objeto es necesario para ser feliz.

La Bioguia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here