Con la boina calada a la izquierda, el ”Che” aparece lleno de esperanzas, como mirando al horizonte de la naciente revolución cubana. Aquel 5 de marzo de 1960, Guevara asistía con otros líderes revolucionarios al funeral de casi cien víctimas del atentado que había sufrido el día anterior el barco francés ”La Coubre”, cargado de armas, en el puerto de La Habana.

 

La prensa cubana recordó ayer que era un día gris e invernal (la temperatura caribeña no sería de más de 20 grados) y que Korda no dimensionó al principio la importancia de la imagen captada con su cámara Leika, la que con el tiempo recorrería el mundo en portadas de libros, afiches políticos, fachadas de edificios y camisetas de moda.

 

El ahora ex presidente Fidel Castro lanzó aquel día por primera vez su no menos famosa consigna de ”Patria o muerte”, encaramado en una tarima en la que dirigió un encendido discurso a miles de asistentes al funeral-manifestación, con el ”Che” en segundo plano.

LEÉR MÁS  Submarino ARA San Juan: cómo se detectó la explosión y qué podría significar

 

Cerca del argentino estaban los intelectuales franceses Jean Paul Sartre y Simone de Beauboir, a quienes en realidad perseguía el fotógrafo Korda, que trabajaba para el periódico ”Revolución”, con el rollo de película a punto de acabarse y un lente de 90 milímetros.

 

Según contaría años más tarde el propio Korda, Guevara tenía una mirada tan intensa que lo turbó por un momento, pero no tanto como para evitar que tomara enseguida dos instantáneas, vertical una, horizontal la otra, antes de que el ”Che” desapareciera de nuevo tras los personajes de la primera fila.

 

La foto ”no fue concebida, fue intuida”, recordó también Korda, citado ayer por la prensa cubana, y explicó que luego redondeó en el laboratorio el trabajo para resaltar la mirada, recortando del lado izquierdo de la toma horizontal el perfil de otra persona y del derecho la inevitable palmera tropical.

LEÉR MÁS  Submarino ARA San Juan: el organismo que detectó la señal insistió en que "no se sabe si fue una explosión"

 

Así le dio forma al retrato, al que tiempo después Korda bautizaría ”Guerrillero herioco”, y fue reproducido en mil variantes en honor del ”Che”, que combatió en varios países de América Latina y África antes de morir en un paraje casi deshabitado de Bolivia, apenas siete años más tarde

 

La foto no fue apreciada inicialmente y ni siquiera acompañó al reportaje que publicó el periódico al día siguiente sobre el sabotaje al ”La Coubre” y el funeral multitudinario. Korda la amplió y la colgó en su estudio, junto con un retrato del poeta chileno Pablo Neruda y varias imágenes familiares.

 

En su periódico la publicaron por primera vez cinco meses después, para ilustrar una noticia sobre la presencia de Guevara en un acto gubernamental, pero ahí también la foto también pasó desapercibida.

LEÉR MÁS  Las últimas fotos del ARA San Juan

 

Solo empezó a conocerse y difundirse exponencialmente después de la muerte del ”Che” en la selva boliviana, cuando el propio Fidel Castro buscó una imagen suya para un cartel de un metro por 70 centímetros que se presentó en 1967 en Italia.

 

Korda no cobró ni un centavo por su más difundido retrato, aunque el empresario italiano que reprodujo aquel primer cartel vendió en pocos meses un millón de ejemplares sin citar al fotógrafo pero sí el ”copyright” de su editorial.

 

El colmo de la comercialización de la foto del ”Che” llevó a su autor a demandar hace una década a la productora de vodka Smirnoff, que la utilizó para una campaña publicitaria. Korda, que tenía entonces 72 años y murió un año después, le ganó el juicio a Smirnoff y poco más de 60.000 dólares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here