Uno de los libros más controversiales de la política constitucional de la Argentina sale nuevamente a la luz en su segunda edición para replantear uno de los temas tabú en muchas esferas políticas, sociales y legislativas del país.

A siete años de su primer lanzamiento esta obra jurídica y de incalculable valor histórico – su autor Luis Alberto Terroba – penetra en lo prohíbido, abriendo páginas para un nuevo debate, una discusión que apela a la soberanía política, el nacionalismo económico y la justicia social de toda la Argentina.

LEÉR MÁS  No hay rasgos de violencia en el cuerpo de Karen Violi según la necropsia

“La Constitución de 1949: Una causa nacional” es sin duda la piedra angular para despertar la conciencia de la república y de todos los ciudadanos, rescatando la forma de volver a ser una nación libre y soberana.

La Constitución de 1949 realizó importantes reformas en materia política, económica, social y cultural, contribuyendo a la admisión del rol natural de las agrupaciones intermedias entre el Estado y el ciudadano, desde la familia y sindicatos hasta los municipios y regiones. Logró guardar celosamente la soberanía nacional y la protección de los recursos naturales y las del trabajador argentino.

LEÉR MÁS  Intentaron matar al femicida Farré en la cárcel y lo salvó el tío de Wanda Nara

Esta segunda edición del libro “La Constitución de 1949: Una causa nacional” – bajo la tutela de la Editorial Fundación Ross – no sólo es un viaje al pasado, sino que es una guía para desarrollar y trabajar en el presente con miras hacia un futuro de solvencia para el pueblo argentino.

LEÉR MÁS  Misterio por la muerte de una joven en su departamento céntrico

 

Palabras de Alberto González Arzac, en su prólogo a la primera edición del libro “La Constitución 1949: Una causa nacional”:

“Estoy persuadido de los beneficios que al lector común y al estudioso puede acarrear la comprensión del libro. Aprenderán que alguna vez los argentinos no estuvimos de rodillas. Aprenderán que alguna vez el país no estuvo postrado. Aprenderán que no es utópica una revolución política, cultural, económica, social…”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here