”La cárcel está deteriorando la salud de Romano”

 

Por otro lado, prestaron declaración el director General del Servicio Penitenciario de Mendoza, Eduardo Orellana y el procurador en Defensa de los Derechos de las Personas Privadas de la Libertad, Fabricio Oscar Imparado.

Casavilla rectificó lo informado el pasado 14 de agosto, centrándose en dos premisas: las condiciones de detención y el incumplimiento de controles médicos regulares para el exjuez Otilio Romano detenido en el Módulo VI A del Complejo Penitenciario San Felipe.

Si bien sus valoraciones no fueron volcadas al informe pericial, Casavilla justificó este hecho a la incurrencia de “una redundancia al informe médico anterior”. De esta manera, “infirió que no se había dado respuestas a las recomendaciones realizadas anteriormente.

Ante esto, abogados de la Querella aportaron detalles sobre otro informe médico realizado el pasado 7 de julio y que no había sido incorporado a la historia clínica sobre la cual basó el peritaje.

El médico forense insistió en considerar que “San Felipe está muy lejos de lo que podemos pretender como centro de detención en nuestro país” y en comparativa se refirió a los Complejos Penitenciarios de Ezeiza y Marcos Paz a los cuales calificó como “centros de detención dignos”, pero se contuvo al aclarar que para Romano debiera garantizarse el control médico especializado para cada una de sus patologías y traslado a centros de alta complejidad si así lo requiera.

Sobre este punto, Eduardo Orellana, afirmó “En el Complejo San Felipe se está dando cumplimiento a un pedido realizado por el Tribunal Oral Federal Nº1 en mayo de este año, en donde se solicitaba garantizar la asistencia médica a Romano de acuerdo a las patologías diagnosticadas por el cuerpo médico forense. Esto es, el abordaje de cinco especialidades (cardiología, diabetología, neurología, hemotología y oftalmología) para lo cual se cuenta con un equipo inter hospitalario con asistencia las 24 horas del día, que garantiza el suministro de medicaciones especiales, equipos de rayos X y ambulancias para traslados al Hospital Central”.

Orellana se refirió además sobre la internación de Romano el sábado pasado y su hospitalización a raíz de una suba de presión. Según el funcionario el operativo para el traslado del acusado “funcionó correctamente”.

Orellana calificó las condiciones de detención “de regular a bueno, entendiendo que en general ése es el tope en el sistema penitenciario provincial”. Por su parte, Imparado documentó su declaración con un informe efectuado tras una inspección realizada el pasado 20 de febrero, junto a delegados regionales de la Procuraduría Penitenciaria Nacional. En este caso, la inspección abordó líneas de trabajo elaboradas por la ONG Diálogo, Justicia y Futuro que propone un tratamiento diferenciado para detenidos mayores de 60 años.

Observó que “a grandes rasgos es un lugar que está bastante bien mantenido, con buenas condiciones de higiene y algunas comodidades producto de la buena convivencia que hay entre los detenidos”.

De esta forma complementó lo expuesto por Orellana, describiendo las celdas que cuentan con camastros de cemento, colchones y baños, además de tener acceso a cocinas, heladeras, teléfono público, televisión y bibliotecas. A esto se le agrega, el servicio de visitas semanales y recreación.

El Tribunal se expedirá sobre el pedido de prisión domiciliaria una vez constituido en su totalidad, dado que Juan Antonio González Macías no se encuentra en la provincia. Mientras tanto las audiencias debates retornarán con los testimoniales el próximo lunes 15 y martes 16 de setiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here