”Rebalanceo” es la palabra que elige el presidente de la Cámara Argentina de Productores Avícolas (Capia), Javier Prida, para definir la situación actual de la producción y la industria del huevo. Con motivo de celebrarse hoy el Día de la Avicultura, Prida explicó que ese ”rebalanceo” consiste en que por un lado la actividad enfrenta un alza en los costos de producción, por la baja de los derechos de exportación a los granos y el aumento de las tarifas de energía, pero, por otro, se les presentan óptimas condiciones para aumentar su presencia en el mercado interno y en los mercados internacionales.

”Los costos para la producción de huevos aumentaron dramáticamente, y en algunos casos superan el 50 por ciento”, dijo Prida. ”Si a esto le sumamos el incremento de las tarifas de servicios, nuestros números como industria son preocupantes y poco sustentantes ya que el incremento total orilla el 80 por ciento”, añadió. Eso, describió, ”ha empezado a impactar negativamente en el aparato productivo”.

En ese contexto, el presidente de Capia, consideró necesario que la cadena avícola, por el crecimiento que tuvo en los últimos años, tenga en el ámbito del Ministerio de Agroindustria un nivel de interlocución mayor al que cuenta en la actualidad.

Recordó que los temas de avicultura, dentro del organigrama de Agroindustria, se tratan en una dirección nacional que incluye a las chinchillas, al yacaré, al jabalí, la liebre y las especies autóctonas. ”Hoy el 47% de la proteína animal que consume la mesa de los argentinos no tiene en el Estado nacional el lugar que nos corresponde”, dijo Prida.

Respecto de las perspectivas para el año, estimó que el anhelo de la cadena es mantener losniveles de producción y consumo que tuvo en los últimos años.

En 2015 la producción de huevos se incrementó 3% respecto de 2014. En las granjas, se produjeron 12,1 millones de unidades el año pasado, contra los 11,7 registradas en 2014. El consumo, en el mercado interno pasó de 256,7 huevos per cápita en 2014 a 265,1 huevos per cápita en 2015. A su vez, la población de aves creció en la misma proporción: se pasó de 41,2 millones a 42,5 millones, lo que representa un incremento del 3% en la capacidad productiva de las granjas. Esto sucedió ”pese al incremento en los costos laborales y al impacto de la duplicidad de tributos municipales, provinciales y nacionales”, dijo Prida.

EN EL EXTERIOR

Para poder crecer en los mercados internacionales, así como para poder sostener el ritmo deproducción y consumo en el mercado interno, la actividad necesita el respaldo de lasautoridades, según Prida. Además, ”la facilitación de herramientas financieras blandas para la actividad, por ejemplo un fideicomiso oficial para promover las exportaciones .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here