Las cosas entre la Armanda y los familiares de los tripulantes del ARA San Juan están en su punto de máxima tensión. Los primeros cimbronazos se dieron por falta de comunicación entre la información que recibían y la posteriormente comunicada a los medios.

Luego, el aviso del cambio de protocolo y la no búsqueda de sobrevivientes, mas sí del submarino. Más tarde, el dato aportado por la Marina rusa de un objeto cilíndrico con la misma forma del submarino.

LEÉR MÁS  La nena de 11 años embarazada por su padrastro no podrá abortar

Y ahora un nuevo punto de conflicto: Itatí Leguizamón, esposa de uno de los submarinistas, reveló a Café de la tarde (La Nación) que la Armada ya empieza a ponerles límites respectos de los sitios en los que se hospedan.

Algunos familiares comentaron que han llegado a recibir ofrecimientos para volverse mañana a sus casas. “Acá me quedo y de acá no me voy hasta que me traigan a mi hijo”, advirtió la madre de uno de los tripulantes.

LEÉR MÁS  Doloroso aumento del número de casos de violencia doméstica en Mendoza

Otra madre detalló a La Nación que el hotel en el que se encuentran, y que es abonado por la Armada, tiene todas sus plazas reservadas desde el 15 de diciembre para personal de la fuerza que veranean en Tierra del Fuego.

“Si es necesario dormiré en la puerta de la Base Naval”, disparó esta madre. Todas estas declaraciones se dan en medio de un pedido por parte de jefes navales de suma cautela respecto de la información que comparten con los medios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here