Aurelio Montes es el enólogo más importante de Chile y el principal responsable de que algunas de las etiquetas trasandinas se ubiquen entre las mejores del mundo. Con Kaiken, su bodega mendocina fundada en el 2001, se propone lograr el mismo reconocimiento, con vinos elaborados de éste lado de la cordillera. Un artículo del portal Glamout lo coloca en primer plano: con un pie en cada lado de la cordillera, los vinos de Kaikén

Al proyecto lo concibió el incansable Aurelio Montes, quien siendo el winemaker senior más reconocido de Chile, tanto en su país como en el exterior, supo instalar en lo más alto algunas etiquetas claves para la vitivinicultura de su patria: primero el Alpha ?M?, luego el Montes Folly y más acá en el tiempo, el primer Carmenère premium chileno, el Purple Angel.

LEÉR MÁS  Horas críticas para la tripulación del ARA San Juan, se estaría agotando el oxígeno

En el año 2000 se enamoró de unas tierras mendocinas con enorme potencial para hacer grandes vinos, y el proyecto no tardó en concretarse: al año siguiente ya estaba plantando sus primeras viñas y comenzando un camino que su hijoAurelio Montes (jr), también enólogo, tomaría unos años más tarde, en 2011, al instalarse en Mendoza para comandar el fuerte crecimiento que buscan darle en su segunda década de vida.

Desde su llegada, Aurelio Jr comenzó a experimentar en nuevos terroirs y en prácticas biodinámicas, razón por la cuál pueden verse gansos, ovejas y otros animales de granja recorriendo libremente los viñedos, formando una simpática postal para los visitantes. La bodega está en Vistalba pero obtiene sus uvas mayormente de fincas propias, ubicadas en las mejores zonas vitivinícolas de Mendoza y Saltatales como Agrelo, Vista Flores y la propia Vistalba, en Mendoza, y en Cafayate, Salta.

LEÉR MÁS  Hermana de un tripulante: “No los dejen morir”

La influencia local

Hoy la bodega produce sus vinos bajo tres líneas: Kaiken Reserva, Kaiken Terroir Series y Kaiken Ultra, en orden creciente de precio y complejidad. Además cuentan con un espumante Brut y un vino ícono, el Kaiken Mai. Todos se caracterizan por tener a la frescura como columna vertebral, un perfil estilístico que ha venido a reforzar la incorporación de Rogelio Rabino, un talentoso Ingeniero Agrónomo que estuvo al frente de los vinos de Finca Sophenia durante 7 años, aprendiendo del reconocido Matías Michelini, experto en lograr vinos de intensa frescura y acidez.

LEÉR MÁS  "La misma iglesia que mantiene el Estado argentino es la que no ayuda"

La llegada de Rabino forma parte de la búsqueda por darle una mayor identidad argentina a los vinos de la bodega, así como amplificar la expresión del terroir en cada botella. Es así como se empezó a cosechar de forma más temprana a las uvas, buscando capturar una mayor frescura, al mismo tiempo que reducir el uso de la madera para que la fruta quede más en el frente y sumar innovación en la forma de elaborar algunos vinos. Esto se tradujo en mayor expresión a fruta fresca, tanto en nariz como en boca, una característica que Rabino supo desarrollar muy bien en sus paso por Sophenia, sobre todo con los vinos blancos como el Sauvignon Blanc y el Chardonnay de altura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here