Según testigos, el joven mantuvo una discusión en la puerta con su novia, identificada como Julieta Silva (29), quien luego se retiró y se subió a su auto Fiat Idea. En ese momento Fortunato se acercó y se puso delante del vehículo de Silva, quien aceleró, lo arrolló y lo mató.

En tanto, de acuerdo a declaraciones oficiales de testigos presenciales comentaron a El Ciudadano, todo “estalló” cuando Silva encontró un mensaje confirmando que el chico fallecido habría embarazado a otra mujer.

LEÉR MÁS  El papa Francisco brindó su primer discurso en Perú e instó a defender la "Amazonía"

Sin embargo, sobre la veracidad de lo que decía ese mensaje, todavía no hay precisiones oficiales y la verdad es que a esta altura, no es tan importante.

Pero lo que si vale la pena descubrir, es el origen de tanto odio que enloqueció a la mujer, lo que luego determinó el peor de los desenlaces.

La hipótesis del mensaje que desencadenó la furia de Silva, también se pudo ver en Facebook, y fue replicado por varios usuarios que aseguraron estar en el boliche ese día.

LEÉR MÁS  Familiares de víctimas de la AMIA piden que se juzgue a Cristina Kirchner

De todas maneras, vale aclarar que, no hay pruebas de ello y solo se trata de una pista que investiga la policía, aún no confirmada oficialmente.

Alevoso
Algunas versiones indicaron que cuando el rugbier ya se encontraba inconsciente sobre el asfalto, la joven volvió a atropellarlo por segunda vez, pero para confirmar ese dato será clave la declaración de los testigos.

LEÉR MÁS  Senadores pampeanos rechazan el laudo presidencial de Mauricio Macri

Un llamado a la línea de emergencia alertó a la Policía sobre lo sucedido y varios efectivos concurrieron al lugar, realizaron las primeras pericias y entrevistaron a los testigos, quienes contaron lo sucedido entre ambos jóvenes.

Por su parte, la conductora del Fiat fue trasladada detenida y quedó internada bajo custodia policial en el Hospital Schestakow, de San Rafael.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here