”No puedo creer lo que mis ojos están viendo. Este es el sueño más hermoso de paz y de amor que he podido experimentar después de mis hijos. Este es el amor verdadero y celebro profundamente poder estar aquí con ustedes”, afirmó Juanes desde el escenario, según reportó DPA.

 

Juanes, uno de los últimos artistas en actuar en un recital que duró casi cinco horas, salió a escena poco antes de las 17 y durante más de 30 minutos ofreció algunos de sus éxitos, como ”A Dios le pido”, ”Sueños” o ”La camisa negra”, e interpretó también varias piezas junto al español Miguel Bosé.

 

”Están diciendo desde fuera que estamos batiendo récords. En este momento hay ya 1.150.000 personas asistiendo a este concierto”, afirmó Bosé, otro de los principales impulsores del concierto.

 

”¡Un millón ciento cincuenta mil personas en este momento en la Plaza de la Revolución, La Habana, Cuba! ¡Es una maravilla, es una maravilla, es una maravilla!”, exclamó el colombiano, enfatizando la concurrencia que los organizadores habían previsto antes del show en sólo medio millón de espectadores.

 

”Juntos estamos haciendo historia aquí en la Plaza de la Revolución de La Habana, en el mismo lugar donde el papa Juan Pablo II hizo su misa. Hoy en esta misma plaza celebramos el día de la paz”, gritó la cantante puertorriqueña Olga Tañón, al abrir el evento ante una multitud eufórica.

 

Pese a las altas temperaturas que superaban los 30ºC y el intenso sol, el público abarrotaba toda la plaza, muchos de ellos vistiendo de blanco, como habían pedido los organizadores.

 

Entre los artistas extranjeros se encontraban el también puertorriqueño Danny Rivera, los españoles Miguel Bosé, Luis Eduardo Aute y Víctor Manuel, el italiano Jovanotti y el ecuatoriano Juan Fernando Velasco.

 

En tanto, la representación cubana estuvo integrada por Amaury Pérez, Los Van Van, Silvio Rodríguez, Orishas, Carlos Varela, X Alfonso, y el conjunto cubano-venezolano Cucú Diamante y Yerbabuena.

 

El concierto estuvo precedido de semanas de duras críticas por parte de sectores del exilio cubano en Miami, que acusaban a los artistas participantes de apoyar con el concierto al gobierno comunista presidido por Raúl Castro.

 

No obstante, Juanes consideró que su concierto es ”una manera de empezar a tejer lazos de unión”, también entre los cubanos de Cuba y los del exilio en Miami.

 

”Lo que ha sucedido es necesario. Es parte de todo el proceso. En mi opinión esas cosas deben cambiar en el futuro y este concierto quiere decir precisamente eso, que somos hermanos, aunque pensemos distinto”, declaró.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here