Jáchal también lucha contra el lobby y los voceros de Barrick

Esta semana tanto el gobierno sanjuanino como Barrick comenzaron silenciosamente a desplegar sus aparatos. Los voceros de la mina y el giojismo ya están actuando y de manera notoria.

El Párroco del departamento sanjuanino Rómulo Cámpora está oficiando de manera muy pobre de mediador entre el gobierno y el pueblo jachallero que sigue cada vez más enojado y organizado contra la contaminación de Barrick. El cura se mostró en una reunión con el gobernador José Luis Gioja la semana pasada para dialogar sobre la situación en Jáchal. “Con el gobernador me ha ido bien” le dijo el sacerdote a Cadena 3 en una entrevista telefónica.

Foto: Rómulo Cámpora caminando por la plaza de Jáchal

Cámpora es conocido por su postura en defensa del progreso minero. Sin ir más lejos, hace unos meses, en diciembre del 2014, el sacerdote llegó a Mendoza para participar de una charla en la Universidad Tecnológica Nacional sobre “Minería y Sociedad”. Esa charla estaba organizada por la Asociación Obrera Minera Argentina. Esa organización es un reconocido grupo lobista de la explotación minera metalífera. Con ellos se codeó Cámpora. Hasta hoy, el pueblo jachallero sigue esperando la visita de Gioja. Mientras tanto el cura hace una pantomima de estar del lado del pueblo.

Otro vocero que tiene Barrick es el Ingeniero sanjuanino Mario Capello, secretario del Colegio Argentino de Ingenieros en Minas del país. “San Juan necesita poner urgente tres o cuatro emprendimientos mineros más en marcha. Porque las minas se agotan. Le hemos dicho a la gente en un comunicado que no hubo ninguna consecuencia. Ninguna. Ni para los trabajadores (de las minas) ni para el medio ambiente” comentó Capello.

https://www.youtube.com/watch?v=s7JiWRBKlm0

También, mientras el juez Civil y Penal de Jáchal Pablo Oritja, ordenaba a Barrick a entregar agua mineral a pobladores norteños tras la declaración de emergencia hídrica, Capello decía que “andar repartiendo agua en Jáchal e Iglesia es una tontera.”

Contra estas declaraciones los vecinos jachalleros deben lidiar día a día. Mientras tanto se organizan cada vez más en asambleas permanentes y enfrentan los embates mediáticos apañados por varios medios.

Que hoy martes la justicia haya prorrogado por tiempo indeterminado el trabajo de lixiviación en Veladero es muy significativo. Pero también enciende algunas interrogantes. En la misma decisión el magistrado Oritja no solo suspendió parte del trabajo de Barrick sino que ordenó a que no se distribuya más agua a Jáchal. En declaraciones a la agencia Télam el letrado dijo que “dieron negativos los muestreos de agua de la comunidades que pudieron verse afectadas”.

Esta decisión de la justicia sanjuanina deja entrever como de cierta manera el lobby minero comenzó a ejercer presión y efecto. En la misma orden se suspende momentáneamente el trabajo de lixiviación y a la vez se deja de repartir agua. A simple vista la decisión puede caer en lo inmediato muy bien en los pobladores de Jáchal, pero no es así. Los datos e informes oficiales dicen que el agua del río Jáchal dónde se derramó cianuro está limpia y apta. Pero solo son datos de organismos afines a las minas y que responden al gobierno.

En tanto desde la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) con la asistencia técnica del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) harán un estudio más complejo de la situación ambiental y luego elevaran el informe al gobierno de San Juan. El trabajo de los estudios de la ONU va más allá del agua, sino que se enfocarán en el impacto ambiental general de lo que puede haber producido el derrame de 224.000 lts de solución cianurada.

Hay mucha información y datos tirados sobre la mesa. Y hasta a veces la desinformación prevalece. Lo cierto es que el pueblo de Jáchal e Iglesia está firme cuando dice que “Jáchal no se toca nuca más”.

Al pasar los días aparecen más personas defendiendo entre líneas a Barrick Gold. Eso es una de las luchas más grande que también están librando los asambleístas sanjuaninos. El aparato de la multinacional canadiense comenzó a trabajar en vías de instalar que un “error humano” fue el causante del grave accidente ambiental.

En tanto que la Comisión de Ambiente del senado de la Nación llegue a San Juan a tratar el tema también pone nervioso e incómodo al giojismo y a Barrick.

Están preocupados porque un sector cada vez más grande de la provincia está enojado y protestando por el cierre de la minera. Mientras tanto también se lucha contra algunas intenciones que parecen darle la mano a los asambleístas y defensores del medio ambiente sanjuanino, pero que, en realidad pueden ser estrategias para tranquilizar al pueblo jachallero e iglesiano. Dos departamentos que no están para nada desanimados. Sino a un pie de las rutas.

Escribe: Marcelo Castro Fonzalida

{jathumbnail off}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here