Intento de censura en Brasil multiplica lo que querían ocultar

Uno de los diarios más vendidos de Brasil, Folha de Sao Paulo, respondió a la homofobia del intendente de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, con una tapa en homenaje al cómic del beso entre dos hombres que el político evangélico había censurado en la Bienal Internacional. El exobispo evangélico ordenó el jueves que se retiraran de los estantes de la exposición el cómic de Marvel «Vengadores, la cruzada de los niños» por considerarlo «inapropiado» para menores.

Pero su decisión, que fue calificada por diversas instituciones como un acto de censura, generó el efecto contrario: rápidamente los números de la historieta se agotaron y los internautas inundaron las redes con el hashtag #LeaConOrgullo, en apoyo a la causa de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero).

LEÉR MÁS  Lacunza presentó el proyecto de Ley de Presupuesto para el primer año del próximo gobierno

«Crivella intenta censurar un beso gay, pero la justicia lo prohíbe», tituló el Folha con la imagen completa del hechicero Wiccano y el guerrero Hulkling, los personajes del cómic que en la trama mantienen una relación amorosa.

La Justicia ya condenó el acto de homofobia del intendente y aclaró que las autoridades deben «abstenerse de confiscar obras en función de su contenido, especialmente aquellas que tratan sobre homotransexualidad», y tampoco pueden «suspender la licencia de la Bienal», de acuerdo al fallo del magistrado Heleno Nunes, quien concedió una medida cautelar al constatar una «aparente afronta a los principios constitucionales pertinentes a la libertad de expresión».

LEÉR MÁS  Cuatro mujeres asesinadas violentamente ponen al descubierto la falta de políticas en ese sentido

«Hay una cierta controversia en los medios por la decisión de la Alcaldía de mandar recoger los libros que tenían contenido de homosexualidad, afectando a un público infantil, juvenil», afirmó Crivella este viernes en un video publicado en su cuenta de la red Twitter. «Lo que hicimos es para defender a la familia. Ese asunto debe ser tratado en la familia, no puede ser inducido, sea en la escuela, en la edición de libros, sea donde sea», justificó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here