Inadi falló a favor de una musulmana obligada a usar bikini en un balneario de Cacheuta

La joven, que profesa el Islam, quiso bañarse con una burkini pero no la dejaron. El caso recuerda al de la chica que no pudo vestir short.

El Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo (Inadi) falló a favor de una joven musulmana a la que la obligaron a bañarse en bikini -algo que va en contra de su cultura- en un balneario termal de Cacheuta. El dictamen se da a conocer días después de otro polémico caso en el mismo lugar: una chica porteña a la que no le dejaron usar short como habitúan los varones.

La información fue confirmada por el delegado local del Inadi, Daniel Di Giuseppe. “Se emitió un dictamen de opinión. El fallo salió favorable para la parte denunciante. Para el Inadi se cometió un acto discriminatorio y se violó la ley 23.592 (penaliza los actos discriminatorios). Como fue un tema en contexto de consumo, luego regirán otras responsabilidades”, explicó el funcionario.

Desde el Inadi no se emiten sanciones a la empresa (Termas de Cacheuta), por lo que la víctima deberá accionar judicialmente con el dictamen a favor bajo el brazo, si así lo desea. “Podrá pedir que se modifique el reglamento de vestimenta, pedir un resarcimiento, pero eso en el plano de la Justicia”, señaló Di Giuseppe.

“El Inadi es un organismo técnico y consultivo. No sanciona. Sí dictamina que tal conducta representa un acto discriminatorio”, reiteró el delegado del Inadi en Mendoza.

El caso, que generó un “choque” entre entre el derecho de admisión del balneario y el derecho a la libertad religiosa, sucedió en diciembre del año pasado. La joven, que profesa la religión islámica, fue impedida de hacer usos de las piletas por no llevar bikini y, en su lugar, vestir una burkini -una malla de cuerpo completo-.

En aquel entonces, las autoridades se aferraron a las reglas que rigen en el lugar y no la dejaron bañarse. Casi un año después, el Inadi determinó que se cometió un acto discriminatorio, lo que sienta un precedente.

En ese sentido es inevitable referirse al episodio que padeció Solange Acosta, una joven porteña que en septiembre pasado quiso bañarse en short -como hacen los varones- y no la dejaron, ya que el reglamento exige a las mujeres utilizar bikini. Solange escrachó en las redes sociales al spa de Cacheuta y el reclamo se viralizó.

“Me sentía una criminal, sentía que todos me miraban, hasta que indignada me dije que no podía ser”, expresó la chica días atrás. Incluso mantuvo un cruce en Instagram con la cuenta oficial de las Termas, pero los comentarios fueron borrados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here