El Dulce de Membrillo ”rubio” de San Juan es un producto típico reconocido en toda Argentina por su calidad particular, derivada del origen de los membrillos y una profunda tradición en su elaboración, que data de más de un siglo.
Es uno de los alimentos artesanales emblema de San Juan, por sus atributos que lo definen y diferencian: lleva la impronta de generaciones de sanjuaninos que han sabido transformar los membrillos cultivados (unas 400 ha) bajo el sol sanjuanino (más de 300 días en el año, gran heliofanía, riego con agua de deshielo de la Cordillera de los Andes) en un dulce muy diferente al dulce industrial al o genérico, que es el que se consume en todo el país producido por grandes empresas agroalimentarias: este es ”oscuro”: marrón, rojo bermellón, cuya textura, consistencia, aroma y sabor es bien diferente. Ese producto, aún cuando pueda tener como base materia prima frutos cultivados en San Juan, tiene un proceso de elaboración a gran escala que pone en los mercados un producto que ha generado una imagen de ”dulce de membrillo” en los consumidores, los que se sorprenden al degustar el dulce rubio sanjuanino.
Esa identidad territorial promovió el proceso de construcción de su denominación de origen, sello de calidad oficial que otorga el Ministerio de Agroindustria en aplicación de la Ley 25.380. En un periodo de cuatro años, el grupo de elaboradores reunido en el Comité Promotor de la DO, con apoyo del Programa de asistencia integral para el agregado de valor en agroalimentos (PROCAL), del Ministerio de Producción y Desarrollo Económico del Gobierno de la Provincia de San Juan, y otras instituciones acompañantes realizó investigaciones, estudios y pruebas en orden a determinar su calidad objetiva (estudios físico químicos, sensoriales, aspectos nutricionales, etc.) y simbólica (su historia y tradición), así como conformó un protocolo de elaboración que consigna los saberes compartidos implicados en su elaboración.
Reunidos los requisitos que exige la ley para el reconocimiento de la DO, se inició la solicitud de reconocimiento, cuyo trámite se encuentra a punto de concluir, ya que el día 4 de noviembre se realiza la reunión de la Comisión Nacional Asesora de Indicaciones Geográficas y Denominaciones de Origen de Productos Agrícolas y Alimentarios, evento en el cual los elaboradores de dulce presentan el trabajo colectivo base de la solicitud; paso formal en el procedimiento que requiere un dictamen recomendando a las autoridades su registro.
El mismo viernes 4 de noviembre, a las 16 horas, se convoca a los medios y a representantes de comercios de alimentos gourmet a la CASA DE LA PROVINCIA DE SAN JUAN en Buenos Aires, a una degustación del DULCE DE MEMBRILLO RUBIO DE SAN JUAN, que será dirigida por la especialista en análisis sensoriales MG Adriana Turcato – directora del panel de cata constituido en la Universidad Católica de Cuyo-, acompañada por quienes hacen este dulce, que explicarán los saberes y tradición en su elaboración que lo hacen un producto único.
Se encontraran presentes las empresas: Yornet, Profecía, Olta, Pons, Pizarro y la escuela fábrica de la Escuela de Enología y Fruticultura; en representación de los más de 12 empresas agroartesanales, 12 escuelas agrotécnicas y muchos elaboradores artesanales participantes del Comité Promotor. 
LEÉR MÁS  Hubo 80% de ocupación en el Gran Mendoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here