Hoy es el día (no comercial) del Padre Argentino

El militar y su esposa llegaron a Mendoza en 1814. Él venía ungido Gobernador Intendente de Cuyo, con potestad para poder ensamblar aquí el ejército que concretaría su campaña libertadora. El 24 de agosto

de 1816 nació la única hija del matrimonio, Mercedes Tomasa, apodada La Mendocina. Cumplido su plan libertador para lo que hoy es Argentina, Chile y Perú, el General regresó al país. Aquí lo esperaban las calumnias e injurias de sus opositores y bandos enfrentados, pero también en Buenos Aires una hija criada por su abuela, tras la muerte de Remedios (el 3 de agosto de 1823). Ante ese panorama, decidió
marchar al exilio en Europa con la pequeña.

Allí fue prioridad de San Martín la educación de su hija, para quien en 1825 redactó doce consejos, que tituló: Máximas para mi hija Mercedes, a partir de las cuales se lo considera un modelo de padre. Fue una docente mendocina, Lucía Zuloaga de García Sada, quien en 1953 presentó ante la Dirección General de Escuelas la iniciativa para declarar el 24 de agosto como Día del Padre. Tuvo respuesta: una resolución instituyó oficialmente en el calendario escolar de la provincia la fecha, que debía celebrarse en todos los establecimientos educacionales. Después de tres años de trámites, en 1956 la docente consiguió que el Consejo de Educación de la Nación dispusiera la inclusión de la celebración en el Calendario Escolar de todo el país. Pero ante la presión de la Asociación de Dirigentes de Ventas y diversos grupos comerciales, en 1957 se olvidó esa incorporación.

En cambio, se impuso el Día del Padre norteamericano, el tercer domingo de junio, el cual en 1966 fue proclamado por el presidente de EE.UU., Lyndon Johnson, en homenaje a John Bruce Dodd, quien había
criado solo a nueve hijos. En el país hubo varios intentos de sostener la fecha por ley, pero no se concretaron. En 1982, el gobernador de facto Bonifacio Cejuela aprobó por decreto la instauración de este Día
del Padre, lo cual en 1986 se transformó en la Ley 5.131 de la Legislatura. La norma, además, veía “con agrado” que los legisladores por Mendoza impulsaran en el Congreso la imposición de la misma en todo el país, pero recién en 2005 se incluyó su tratamiento y quedó en la nada.

El 7 de junio de 2000, la Dirección General de Escuelas dictó la resolución que efectivizó lo impuesto en 1953. Por ello, la celebración hoy es algo netamente escolar y no comercial, lo cual sigue generando enfrentamientos entre los sectores empresarios y los simbólicos.

 Fuente: Diario Uno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here