Las campanadas se oirán en todo el mundo cuando finalice la ceremonia de beatificación del millón y medio de víctimas de esa masacre que será realizada en Etchmiadzín, Santa Sede de la Iglesia Apostólica Armenia, ubicada cerca de la capital armenia, Ereván.

Las iglesias de las ciudades del mundo donde hay colectividades armenias, incluidas todas las de Buenos Aires, harán sonar “cien campanadas” al unísono, en lo que será un instante de recordación y duelo muy emotivo para la comunidad armenia internacional.

El Arzobispo Kissag Mouradian, Primado de la Iglesia Apostólica Armenia para Argentina y Chile, señaló que: “Su Excelencia el Arzobispo de Buenos Aires y Primado de Argentina, Mario Poli, accedió con excelente predisposición para que las iglesias de Buenos Aires formen parte de esta importante iniciativa mundial. Él participó conmigo de la histórica misa que Su Santidad el Papa Francisco ofició en el Vaticano el domingo pasado en homenaje a las víctimas del Genocidio Armenio”.

A su vez, expresó que “si bien el número de cien campanadas es simbólico porque no queremos molestar a los vecinos, será un momento muy conmovedor para quienes somos descendientes de armenios y tenemos familiares directos entre el millón y medio de víctimas que serán beatificadas”. Y añadió: ”Sentir que esas campanadas que recuerdan a nuestros mártires se estarán oyendo al mismo tiempo no sólo en toda la ciudad, sino en todo el mundo, es algo verdaderamente emocionante”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here