“Hay que volver a las raíces para que vendimia no termine siendo sólo un negocio”

En las increíbles instalaciones del Hotel Vistalba Valley, la reina de la vendimia de Luján de Cuyo Carla Lucia Videla, una de las mujeres más bellas del departamento, hizo un huequito dentro de la apretada agenda que vive por estos días (los últimos de su mandato) y nos brindó una entrevista. Nos encontramos con una joven reina, madura, con las cosas claras, valores firmes y bien definidos. Esto nos decía  

 

¿Cómo estás viviendo estos últimos días de reinado vendimial?

La verdad que muy feliz. Estoy muy contenta de cómo se están llevando a cabo las fiestas distritales con mucho esfuerzo, austeridad, pero con mucha pasión por vendimia y eso se nota en la gran cantidad de gente que ha concurrido a cada una de las fiestas. Valoro mucho el desempeño de los artistas que ponen el corazón y el talento en el escenario y nos hacen emocionar en cada encuentro.

 

Un pajarito nos contó que no te animabas a presentarte en la distrital de Drummond el año pasado.

(ríe) me daba un poco de vergüenza y no me sentía muy segura de mi misma como para “presentarme”. Te cuento: este tipo de cosas (por vendimia) me generaban pánico escénico, justamente porque no estaba muy segura de mi misma. Luego de pensarlo una y mil veces me di cuenta que lo tenía que enfrentar y fue mi familia quien me incentivo a presentarme y así lo hice. Dentro de mi quería participar de vendimia un poco más adelante, pensando en que era muy chica y quería madurar ciertos aspectos de mi persona, pero un día me levanté, fui y me inscribí. Fue todo muy rápido y estoy convencida de que ese era mi momento y las cosas siempre pasan por algo.

 

Se te vio muy bien en la vendimia departamental del año pasado. Te expresaste muy bien frente a miles de personas, ¡parece que superaste totalmente el “pánico escénico”!

(ríe) Si, así me lo hacen saber. Nunca en todo mi año de reinado tuve un discurso armado, siempre dije lo que sentía en el momento, durante este año les hable, y hablo, desde el corazón. Recuerdo que cuando hablaba frente al público, y autoridades en actos vendimiales, al finalizar pensaba ¿qué dije? (ríe). Esta pregunta siempre se la hacía y hago a mi mamá, quien me acompaño desde el primer momento.

 

Al ser una de las primeras reinas departamentales en ser coronadas tuviste mucho tiempo de promoción mediática. Las entrevistas, las sesiones de fotos, ¿te ponían nerviosa?

Por supuesto, pero como te decía anteriormente: creo que era muy insegura de mi misma y esa inseguridad me provocaba mucho nerviosismo. Con el pasar de los días me acostumbre, hice un “click” y lo disfrute.

 

Sos una mujer bellísima, sos inteligente, te expresas muy bien frente al público y ni hablar frente al lente de la cámara, ¿qué es lo que te provocaba esa inseguridad?

Creo que mi corta edad me jugaba una mala pasada aunque siempre fui introvertida, pero la gente que me rodea me brinda todo lo necesario para que confié en mí. Aunque no me hubiese transformado en una figura pública lo mismo recibiría su apoyo. Considero que lo fui superando gracias al calor y al amor que me brinda el pueblo de Lujan, mi familia y amigos.

 

¿Qué cambió en vos al pasar de ser una joven común de Luján a ser la reina de la vendimia departamental?

Cambiaron muchas cosas en mi vida. La agenda de una reina, principalmente en esta época, es intensa. Andas de arriba para abajo, siempre tenes que estar perfecta y una de las cosas que me afectaba mucho en lo personal, antes de ser reina, era lo que la gente pensara de mí. Y ser reina de Luján me permitió mostrarme tal cual soy y ese es el cambio más importante de mi vida como consecuencia de ser reina vendimial

 

¿Cómo ha sido en el día a día tú reinado?

Lamentablemente tuve un año de reinado muy quieto por decirlo de alguna manera. Creo que por lo difícil que fue el año políticamente en la provincia y el cambio de gobierno no hubo en el departamento acciones que me permitiesen mostrar las maravillas y el potencial de Luján de Cuyo, nuestros vinos, los paisajes que tenemos, etc. En cuanto al día a día, seguí juntándome con mis seres queridos y con mis amigas. Lamentablemente no pude empezar el pre en la facultad porque mis padres no podían pagármelo y el tiempo que requería el estudio no iba a coincidirme con mi agenda vendimial. Gracias a vendimia comencé a interesarme con todo lo relacionado al vino, su historia, su proceso de fabricación, las bodegas, los viñedos razón por la cual me inscribí y comencé un curso de Guía Turístico para Bodegas que espero poder retomarlo y terminar.

 

Esto no se sabe mucho, pero estamos al tanto de haces colectas, juntas ropas, alimentos para quienes más lo necesitan

Cuando asumí como reina supe que tenía posibilidades para hacer cosas útiles que desde mi rol de ciudadano común cuesta mucho mas. En lo personal y a lo largo de mi vida intento ser muy solidaria. Trato de ayudar a quienes más lo necesitan, juntando cosas, haciendo colectas, etc., y no me interesa que trascienda. Lo hago porque me nace desde el corazón, me gusta y es algo que forma parte de mi. Me produce mucha felicidad ayudar. Como te dije antes, si hubiese tenido el respaldo de la gestión anterior seguramente hubiese podido hacer más cosas, pero bueno, sigo trabajando para juntar todo tipo de ayuda desde mi casa y con la colaboración de personas anónimas podemos trasladarlas. Ayudar es lo más importante al final de todo.

 

Eras una de las favoritas a ganar el máximo cetro vendimial. Así lo mostraban las encuestas que se hacían en los diarios, lo decía la calle, etc. ¿Crees que la gestión anterior no te apoyó lo necesario lograr el reinado nacional?

Realmente me sentí muy sola en la gestión de Carlos López Puelles, pero no creo que haya sido una situación particular como reina, fue algo que lo padecimos todos en Luján de Cuyo. Te repito soy una convencida de que las cosas pasan por algo, si te puedo decir que el apoyo de quienes yo realmente necesitaba lo tuve y eso fue lo más importante. Siempre sentí que mi pueblo Luján de Cuyo y mucha gente de la provincia me apoyaba incondicionalmente, de eso estoy inmensamente agradecida porque fueron ellos quienes me eligieron desde el primer día. Lo demás son temas externos que influyen en la fiesta central, pero que las reinas no pueden manejar y que no es un tema ajeno para nadie.

 

¿Crees que detrás de la elección de la reina nacional de la vendimia hay una mano negra que dice gana tal o cual o es sólo un mito?

Las verdaderas vendimias eran las de antes donde las reinas eran las cosechadoras y quienes realmente conocían la tierra y la gran historia que abarca todo esto. Eran esas épocas a las que se le podía llamar realmente “Vendimia”. Hoy la fiesta nacional es funcional al turismo, a los shows que hay en las repeticiones, etc. y es lógico, pero por más que me duela decirlo, es necesario volver a las raíces de vendimia para que no termine siendo sólo un negocio.

 

Yendo a la fiesta, ¿cómo fue estar separada dos semanas de tu familia?

Fueron dos semanas muy difíciles. Las reinas de todos los departamentos no alojamos dos semanas antes del acto central en un hotel para prepararnos de cara al Carrusel, a la vía blanca, a los actos protocolares y fundamental y justamente para el acto central. Los primeros días fueron, no te voy a negar, muy divertidos. Estábamos con las otras reinas, salíamos a conocer lugares increíbles, comíamos cosas ricas, pero en los días subsiguientes dormíamos cuatro horas, teníamos muchos eventos y estar impecables siempre y esas cosas generan mucho stress. Si a esto le sumas estar lejos de tu familia se hace más difícil.

 

Contanos cómo viviste las horas previas al acto central

Es muy emocionante. Vas en el micro que traslada a todas las reinas y pensas “listo, que sea lo que Dios quiera, suerte para todas” (ríe). Una vez dentro del anfiteatro, salís por primera vez y ves a miles y miles de mendocinos en las gradas, en los cerros, la música, las luces las hinchadas que gritan por vos, con banderas de tu departamento … es muy fuerte. Creo que de todas las cosas lindas que viví en vendimia eso será una de las cosas que jamás voy a olvidar.

 

A lo largo de la nota has mencionado mucho a tu familia, ¿cómo está compuesta?

Mi familia está compuesta por mis padres que están separados, la familia de mi mamá que es inmensa (ríe), la de mi papa y mi hermano. Es una familia hermosa, grande y de la cual he recibido todo el apoyo en este reinado. Particularmente con Julián, mi hermano tengo una relación muy especial.

 

Contanos de tu infancia

Fue muy linda y, por sobre todo, con una relación muy estrecha con mi hermano. Yo era tranquila, cariñosa, dulce y él (por su hermano) muy travieso y arisco (ríe). Yo era muy pegote a él y él a su vez muy pegote a mi mamá. Ya un poco más grandes hacíamos cosas juntos, jugábamos a la pelota, hacíamos casas en los árboles, en definitiva, las cosas que hacen todos los hermanos cuando son niños. Compartí casi todos mis momentos con mis primos, somos un montón y hemos sido y somos muy unidos. Fuí una niña muy feliz, siempre hice todo lo que me gustaba, danzas y deportes.

 

Si pudiésemos apretar un botón y volver mágicamente a un momento de tu infancia, ¿cuál sería?

La infancia es una etapa irrepetible de la vida. Si pudiera, volvería a revivir todas las navidades que viví de niña en familia. Las navidades han cambiado mucho y antes se vivía de otra manera.

 

¿Te gustaría tener hijos?

Siempre he dicho que me gustaría tener cuatro hijos y formar una familia grande (ríe) y si tuviese mellizos sería un sueño (ríe). Pero son cosas que se dan a su debido tiempo. Siempre tuve pasión por las familias unidas y grandes y eso es lo que me gustaría que ocurriese.

 

¿Tenes muchos más amigos después de fuiste elegida reina o mantenes los de siempre?

Mis amigos siempre fueron los mismos. Soy una convencida de los verdaderos amigos te bancan en las buenas y en las malas, son los que quieren tenerte en su vida y son lo que realmente se preocupan por vos. Por grandes cosas que nos han marcado tanto a mi como a mis amigos, nuestra relación es inseparable y esto responde tu pregunta: cuento con los dedos de una mano mis amigos con los que fundamentalmente siempre puedo contar y ellos conmigo.

 

¿Qué opinas de la política?

Me siento ajena y para nada relacionada con la política. Si creo que los jóvenes deberían informarse más para elegir bien o para llegar mejor preparados en caso que les toque gobernar un país, una provincia o un municipio. Fuera de que me guste o no me guste la política, siento que los adolescentes no le dan la importancia que deberían darle.

 

Con las otras reinas departamentales o las distritales, ¿te juntas más allá de lo estrictamente protocolar de vendimia?

Si, con mi corte de compañeras distritales siempre tuvimos una excelente relación, compartimos muchas cosas juntas y espero que siga siendo así por más de finalizar el año. Con mis compañeras departamentales nos juntamos a comer (ríe) y un par de veces salimos a bailar. De todas las que participamos de la vendimia central, formamos un grupo de siete grandes amigas, estamos en contacto permanente y tenemos una muy buena relación. Agradezco a la vida de haberme encontrado con personas como ellas, INMENSAS.

 

¿Cuál es la mejor enseñanza que te deja vendimia?

La vendimia me ha dejado muchas cosas, pero principalmente me deja la enseñanza de poder confiar en mí, a darlo todo sin esperar nada a cambio, a compartir, a repartir, sobre todo a aminarse a crecer sin límites.

 

¿Qué mensaje le dejarías al pueblo de Luján y a las chicas que ya están transitando las vendimias distritales con el sueño de ser reina de Luján?

En primer lugar, quiero decirle a todo el pueblo de Luján que me honraron enormemente el día que me coronaron reina del departamento, que cada palabra, cada mensaje y gesto los tengo guardados en mi memoria y corazón. Que di todo de mi para representarlos y dejarlos en lo más alto como lo merece mi Luján querido. Decirles también que Luján de Cuyo es hermoso, Luján tiene un potencial increíble como departamento, que lo cuidemos y que nos animemos a crecer, a proyectar, pero principalmente que dejemos huellas positivas en las otras personas para vivir en una sociedad mejor.

 

Y a las chicas que están participando de vendimia pedirles que principalmente tengan en cuenta el compañerismo, la humildad y el amor necesario que esta tradición requiere. También pedirles que disfruten al máximo cada momento y situación que se les presente durante este año mágico al igual que la fiesta departamental por que será una experiencia inolvidable en sus vidas sin dejar de recordarles que ser reina es una gran responsabilidad, que hay que ser siempre fiel a nuestra gente y a las ilusiones que nuestra historia deposita todos los años en nosotras.

 

Como les dije a cada una de ellas “Todo vale si se disfruta y se vive con amor”.

fuente: Lujan365

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here