Metódico, observador al extremo y correctísimo al expresarse verbalmente, Solé sorprendió con sus respuestas, pero más aún por sus silencios. Sabe sobre qué hablar y sobre qué callar. “Tanto se habló y mintió sobre este tema que quería aclarar de una vez por todas la situación”, advirtió antes de empezar la entrevista.

Acto seguido, aclaró sin que nadie se lo preguntara: “Soy culpable por tener una empresa de servicios que se desarrollaba en un night club. Prestaba servicios como servir tragos, shows extraordinarios, por llamarlos de alguna manera. ¿Dónde está la trata?”.

-Pará, para… empecemos por el principio: ¿Quién es Sebastián Solé?
-Tengo 33 años, soy licenciado en sistemas y tengo una maestría en negocios. Principalmente soy padre y esposo. Y amo a mi familia más que a nada en este mundo.

-¿Cómo lograste escalar en el mundo de los negocios? Convengamos que no es usual que alguien de tu edad haya llegado donde llegó.
-Yo tengo una larga trayectoria, trabajo desde muy joven. Vendí autos, tuve una casa de computación, un call center, abrí una tintorería.

-Ok, pero ¿cómo lograste acceder a dinero que te permitiera hacer esas inversiones?
-Supe asesorar a personas que tenían que hacer inversiones, ganaba comisiones haciendo eso.

-¿Por ejemplo?
-Si alguien quería comprar una propiedad, yo le decía cuándo hacerlo, en qué lugar. Lo ayudaba incluso a bajar el precio. Actué de mediador en operaciones inmobiliarias.

-Ayudabas a lavar dinero…
-Si querés verlo así…

-Todo suena exitoso; sin embargo, aparecés embargado desde hace años.
-Eso fue porque a los 23 años presté mi nombre a mi familia y tuve que declararme en bancarrota.

-Ok, tuviste casas de computación, tintorería, call centers… ¿cómo llegás a poner un prostíbulo?
-Lo hice porque mi vieja tenía cáncer y el tratamiento era muy costoso. Ahí vendí todo y puse PymeVIP.

-¿Así como así? ¿Cómo se te ocurrió?
-Conocí a una chica que trabajaba en el negocio y me inició.

-Jamás lo habilitaste.
-No tenía habilitación pero cumplía con todas la reglamentaciones. Yo quise hacer algo diferente, fijate el nombre por ejemplo: PymeVIP, es una pequeña y mediana empresa pero para gente VIP. Eso habla por sí mismo.

LEÉR MÁS  Les vendieron un pollo en mal estado y ahora deberán pagarles $600 mil

-La verdad es que pusiste un negocio ilegal, es lo relevante.
-Yo no cometí ningún delito, solo una falta que es diferente. Es más, intenté habilitarlo en 2010. Si lo que hice fuera ilegal, ¿hubiera promocionado lo que hacía por televisión y radio? Yo tenía el local más exitoso de Mendoza, con 10 mil accesos únicos diarios al sitio web. Una de cada tres personas conocía PymeVIP.

-Perdoname, pero lo que vos hiciste no es una falta, es un delito. Es proxenetismo y está previsto en el Código Penal.
-Ok, soy proxeneta si querés pero no soy tratante de personas. Todas las personas que trabajaban para mí llegaban y se iban por sus propios medios. Todas las mujeres eran mayores de edad y argentinas, jamás nadie fue retenido contra su voluntad.

-¿Cuál era el perfil de mujer que trabajaba en PymeVIP?
-Eran mayormente estudiantes universitarias que trabajaban para pagar sus estudios. También tuve promotoras, modelos, médicas, etc.

-Por cómo te describís parecés el más bueno del mundo.
-No digo que soy el más bueno, pero no tengo nada que ver con lo que me acusan. Hay una mala interpretación, yo tenía un night club para el ABC1, nada que ver con la trata.

-Insistís en mencionar lo que llevás a cabo como un negocio lícito…
-Nunca pensé que hacía algo malo, todo lo contrario. Mantengo mi opinión y te doy dos ejemplos: el boliche Cocodrilo (N. de la R.: un prostíbulo VIP de Buenos Aires) hace una obra de teatro. A su vez, presidencia de la Nación auspicia una serie sobre un night club llamado Babylon. ¡Y yo estoy preso por eso mismo! ¿Cómo es la cosa?

-¿Cómo es que conocés a Cuquejo (foto), el inspector municipal?
-A Cuquejo lo conozco por habilitar un bar en la Segunda Sección, empiezo largo el trámite y en el medio me sacan una ordenanza que prohíbe bares en ese lugar.

LEÉR MÁS  Submarino desaparecido: la Armada confirmó que no fue encontrado, como trascendió

-A nivel judicial consta que hablaste por teléfono dos veces con él, ¿sobre qué conversaron?
-La verdad es que yo supe cinco meses antes que me estaban investigando. Le digo a Cuquejo que me investigan por trata de personas. Le pedí consejo en concepto de amigo.

-Cuquejo dio otra versión al respecto. Como sea, ¿qué te dijo él como “amigo”?
-Me dice “preocupate, cerrá”. Y yo no le hago caso, lamentablemente.

-¿A él le pagabas coimas para poder funcionar?
-Nunca pagué coimas a nadie. Supe poner dinero para agilizar ciertas cuestiones, nada más.

-Disculpame por no creerte…
-Podés no creerme, pero es así. A mí no me apura nadie, si un policía quería sacarme dinero amenazando con cerrarme el boliche, yo le explicaba que era imposible, que tenía que haber una causa judicial para que eso pudiera ocurrir. Lo mismo con otros funcionarios.

Hubo un allanamiento anterior que descubrimos en MDZ, en diciembre de 2012.
-Sí, me sorprendió que tuvieran ese dato. Fijate que en esa oportunidad estábamos en las mismas condiciones que en mayo y, sin embargo, no nos clausuraron. ¿Qué cambió de un momento a otro? Te digo más, dos días después del procedimiento de diciembre, los jefes de servicio de Gendarmería que habían estado en el allanamiento vinieron a “consumir servicio”.

¿Qué significa “consumir servicio”?
-Imaginate vos.

-Te cambio de tema, ¿existe la famosa lista de gente VIP que iba a tu local?
-Sí, gente muy importante. Pero no quiero hablar de ese tema. Ya dije que nunca voy a revelarla.

-Al menos comentame qué tipo de gente iba a PymeVIP.
-Jueces, políticos, cancilleres, deportistas, empresarios, turistas. Quien se te ocurra. Gente de primer nivel. También iba cualquiera que quisiera divertirse en un lugar de categoría y seguro.

-¿Cómo es tu vida en prisión?
-Un infierno, sobre todo porque me acusan de algo que no hice. Mi vida está arruinada por una mala interpretación o la lentitud de la Justicia. Espero que todo esto se resuelva.

LEÉR MÁS  Mapuches se resisten a desalojar Parques Nacionales

-¿Viviste hechos de violencia en la cárcel?
-Para que te des una idea, apenas ingresé a Almafuerte me apuñalaron con una birome en medio de un hecho confuso.

-¿Nunca pensaste que podías terminar acá? ¿Por qué no te dedicaste a otra cosa?
-Mi idea era dejar todo en 2010, luego de haberme casado, pero no conté con algo importante: tenía 200 empleados e iba a dejar a todos en la calle.

-Si volvieras atrás, ¿volverías a poner PymeVIP?
-Para nada, hoy no lo haría. Empecé porque no tenía nada que perder.

-Imagino que, más allá de la prisión, debe ser complicado vivir en paz siendo dueño de un prostíbulo.
-Sí, desde ya. Me dispararon varias veces y me amenazaron mil veces.

-¿Quiénes te amenazaron?
-Varios, pero principalmente los narcos.

-¿Por qué?
-Porque yo nunca dejé que la droga entrara a PymeVIP. Estaba totalmente prohibida.

-¿Te pidieron dinero en algún momento para salir de acá?
-Me pidieron dos millones de dólares del ámbito federal. Creen que tengo esa guita, pero en verdad no tengo un peso. Mi mujer está pidiendo ayuda para poder vivir hoy en día. El único dinero que tenía era los 100 mil dólares que me encontraron y con los cuales quería comprar una casa, para vivir de rentas. Iba a dejar el negocio.

-¿Por qué hablar ahora?
-Como te dije, estoy cansado de tantas mentiras que se dijeron. Y fijate que no hablé con cualquiera, solo con ustedes porque son un medio confiable.

Terminada la entrevista, Solé es llevado nuevamente a su celda por el guardiacárcel. Mientras se va, apenas atina a repetir algo ya dicho en el reportaje: “Jamás pensé que estaba haciendo algo malo”. Sus palabras retumban en las paredes de la pequeña sala de entrevista. El eco de su voz será lo último que allí resuene, al menos por ahora.

Link de la entrevista en MDZ: http://www.mdzol.com/nota/526077-las-confesiones-del-dueno-del-prostibulo-vip/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here