El 51% de las empresas tecnológicas del país tiene problemas para conseguir trabajadores. La tendencia no se da sólo en la Argentina, sino que es global

Marcado por la convergencia de herramientas digitales, sensores y la Internet de las cosas, el mundo se encamina hacia la cuarta revolución industrial, caracterizada por los avances en la robótica, la genética, la inteligencia artificial, la nanotecnología, las impresiones 3D y la biotecnología.

Para avanzar en esta dirección, las empresas necesitan cubrir puestos claves como ingenieros de software y analistas de sistema.

Pero de las 7.800 plazas disponibles en el último año, el 65% quedaron vacantes, según la última encuesta del Observatorio Permanente Software y Servicios Informáticos (OPSSI) de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI).

“La industria del software volvió a generar empleo, incorporando a 2.800 nuevos profesionales y dejando una demanda insatisfecha de más de 5.000 posiciones, que hubieran permitido alcanzar los 7.800 puestos que el sector proyectó para 2016”, sostuvo Gustavo Guaragna, miembro de la Comisión Directiva de CESSI a cargo del OPSSI. Tal es la escasez que en algunos casos las empresas buscan a chicos que sí tienen las capacidades requeridas.

Según detalla el diario Clarín, la tendencia no se da sólo en la Argentina, sino que es global. Una proyección de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, prevé que para 2020 habrá 1,4 millones de empleos en la industria de las ciencias computacionales, un sector cuyo crecimiento pronosticado es del doble del promedio nacional.

Sin embargo, ese año solo se espera que se gradúen unos 400.000 estudiantes de ciencias computacionales, creando una brecha de talento de aproximadamente un millón de puestos.

La programación dejó de ser un gueto tecnológico para convertirse en la base esencial para inculcar los conocimientos digitales en los jóvenes.

Para los miembros de la Generación Z, considerados los primeros nativos digitales, las ciencias de la computación promueven habilidades distintivas que los preparan para ocupar puestos de trabajos que todavía ni siquiera existen y les aportan conocimientos para iluminar a las viejas generaciones para que puedan emprender y progresar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here