La convocatoria original era la de ocupar el Congreso hasta que ”renuncie el gobierno”. Sin embargo, a poco de comenzada la movilización, agentes de seguridad dispararon balas de goma y arremetieron contra manifestantes cerca del Congreso en Madrid, en un intento por dispersar los reclamos contra el ajuste y contra el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, quien se encontraba en Nueva York para participar de la 67ª Asamblea General de la ONU.
Perseguidos por policías, los manifestantes corrían en todas direcciones desde la Plaza de Neptuno, la zona más próxima al Congreso.

La represión policial se produjo luego de que varios jóvenes intentaran traspasar la valla que protege la sede del Congreso de Diputados, que como todos los martes celebra sesión plenaria.
Se concentraron 6.000 personas frente al anillo de protección establecido por la policía antidisturbios en torno del Congreso, y varias de ellas habían conseguido rebasar la primera de las dos barreras de seguridad cuando los agentes decidieron actuar.

Previamente, muchos de los manifestantes habían lanzado pequeños objetos contra los agentes, mientras otros intentaban calmar a los alborotadores.
Los congregados corearon lemas como ”Eso, eso, eso, nos vamos al Congreso”, ”Menos policía y más educación”, ”Lo llaman democracia y no lo es” o ”Detrás de los leones, hay muchos ladrones”, este último en alusión a las dos estatuas de felinos que flanquean el edificio parlamentario.

LEÉR MÁS  Un investigador mendocino de la UNCuyo participó de un importante hallazgo en el Ártico

Desde bien temprano en la mañana, varios cientos de personas se movilizaron para iniciar una jornada que debía concluir a las 21.30, hora a la que expiraba la autorización emitida por la delegación del Gobierno. Los accesos al Congreso fueron imposibles: el edificio permaneció blindado con 1.300 agentes antidisturbios. De hecho, 30 de los 52 grupos operativos de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de toda España estaban trabajando en la capital.
Anoche, cientos de manifestantes continuaban sentados en la Plaza de Neptuno por lo que la policía continuaba ”vigilando” el lugar.

Respaldo exterior. En paralelo a lo que sucedía en Madrid, varias decenas de personas se concentraron ayer ante las embajadas de España en algunas capitales europeas, como París y Londres, además de Ámsterdam, en apoyo a las manifestaciones españolas contra las medidas de austeridad adoptadas por el gobierno de Rajoy.

En París, cerca de un centenar de personas se manifestaron ante la embajada de España sin incidentes y una quincena de agentes fueron desplegados ante la legación diplomática.
Los participantes de la manifestación en París, la mayor parte de ellos jóvenes y españoles residentes en la capital francesa, portaban pancartas de protesta y leyeron manifiestos.

En Londres, una veintena de jóvenes se concentraron frente a la embajada de España para expresar su apoyo a la manifestación en Madrid bajo el lema ”Rodea el Congreso”.
Según explicó Sergio Martín, uno de los congregados en Londres, su propósito es mostrar su desacuerdo con la situación política y económica de España, así como transmitir su apoyo a los manifestantes que rodearon el Congreso en Madrid.

LEÉR MÁS  Ya funciona el nuevo sistema de multas online en toda la provincia

También una cincuentena de personas se concentró en la céntrica Plaza Dam de Ámsterdam (Holanda) para manifestar su solidaridad con la protesta ante el Congreso de Diputados de España.

En pleno furor separatista, Cataluña adelantó los comicios
Cataluña irá a las urnas de forma anticipada el 25 de noviembre con la intención de iniciar un proceso de autodeterminación después de esos comicios, según anunció el jefe del gobierno de la región del nordeste de España, Artur Mas, en el Parlamento catalán, en Barcelona.
”Estas elecciones se convocan para que el conjunto de la población catalana decida cuál debe ser su futuro como nación”, argumentó Mas. ”La voz de la calle debe trasladarse a las urnas. Si el país debe iniciar un proceso de gran complejidad, es necesario el aval de las urnas”, consideró.
Desde la manifestación sin precedentes en la que el pasado 11 de septiembre dos millones de catalanes proclamaron en Barcelona sus ansias de secesión, los acontecimientos se precipitaron en Cataluña, una región de 7,5 millones de habitantes, la económicamente más fuerte de España.
Mas recordó que su programa electoral, con el que llegó al poder hace dos años, ”especificaba el pacto fiscal –soberanía fiscal–, pero no iba más allá”.
Por lo tanto, ”una nueva etapa requiere de una nueva legitimidad”, proclamó después de acusar al derechista Partido Popular (PP) y también a los socialistas de ”miopía” política por haber rechazado el pacto fiscal.
El anuncio de Mas se daba por descontado –sólo faltaba concretar la fecha– después de que el jueves pasado Rajoy le dijera ”no” a su proyecto, por considerar que no cabe dentro de la Constitución española.
Pero el dirigente nacionalista ya advirtió aquel día que la Carta Magna no sería un techo para las aspiraciones del pueblo catalán, que expresó en las calles su voluntad de iniciar un camino hacia un Estado propio.
La intención de Mas es que el nuevo Ejecutivo que surja de las urnas sea el que guíe a Cataluña hacia la independencia; de ahí que busque la máxima legitimidad para llevar adelante este proceso que le traerá confrontaciones con el gobierno central.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here