Nepal. 25 mayo de 2012. La expedición argentina liderada por los mellizos Willie y Damián Benegas logró cumplir la misión tan esperada en los hielos del Everest. Por primera vez en la historia del montañismo coronaron en una misma expedición los tres picos de la Herradura del Khumbu, como se conoce al trío de gigantes, compuesto por el monte Everest (8848), el Lhotse (8516) y el Nuptse (7861). Aunque el año pasado intentaron conseguir las tres cimas, tuvieron que interrumpir el circuito por un heroico rescate a tres miembros de una expedición española.

Luego de dos meses de experiencias y aventuras por las alturas del Himalaya, para llegar a las tres cumbres, debieron soportar un clima hostil con muy bajas temperaturas y vientos de más de 160 km por hora. ”Es un grupo que, a pesar de todas las adversidades que se han presentado, supo unirse para lograr una pequeña Argentina en las alturas del Himalaya”, aseguró Willie Benegas, quien coronó el Everest por onceava vez. A pesar de estos contratiempos, pudieron alcanzar el desafío y celebrar, después de varios días de muchos nervios y ansiedad en el campamento 4 en el Collado Sur (a 8000 metros sobre el nivel del mar), mientras  descansaban y esperaban que el clima les permita atacar la cumbre. ”La previa estuvo cargada de sensaciones. El clima estaba ideal, sol radiante y la temperatura perfecta, aunque por momentos llegamos a tener adentro de las carpas 58 grados bajo cero. Mientras esperábamos la ventana de buen clima armamos una ronda de mates para sentirnos como en casa, por suerte el grupo contaba con excelente ánimo y salud”, relató Damián Benegas.

LEÉR MÁS  Hinchas argentinos despidieron a los jugadores con escupidas e insultos

Para realizar el salto de cumbres el equipo se dividió en dos grupos: La semana pasada Damián coronó el Lhotse para preparar el recorrido como medida de seguridad y dos días después atacó la cima del Nuptse. El protagonista de la hazaña confesó, ”haber llegado a la cima en Lhotse la primera vez tuvo un gran contenido simbólico para mi ya que me llevó once años de trabajo poder hacer los tres picos, pero volver con el mis compañeros tuvo el sabor extraordinario de poder compartirlo”. Mientras tanto, el segundo grupo asaltó la cima del Monte Everest. ”Estaba muy ansioso de poder lograr este objetivo junto a mi hermano (Damián). La Herradura del Khumbu es una experiencia inédita que pudimos lograr como equipos unidos por la misma pasión.”, afirmó Willie Benegas, quien pudo darse una revancha y dejar atrás el mal trago del año pasado, cuando tuvo que abandonar forzadamente la expedición al Everest por una lesión ocular.

LEÉR MÁS  ¿Una vendetta de Israel?

Respecto a como vivieron esta aventura durante los dos meses, el montañista agregó, ”hubo una gran comunión entre el equipo, sincronizamos bárbaro y nos divertimos, algo que es clave para el ánimo y la convivencia. Fuimos una especie de ”comunidad del mate”, que nos identificaba y hacia sentir hermanos argentinos en cada lugar de la montaña compartiendo picadas, mates y charlas”.

Energía verde
Para poder llegar a la meta, además de un buen estado físico es vital la fortaleza psicológica. Por eso, el buen ánimo es un aspecto clave en la armonía de la convivencia. ”Esta temporada tuvimos que soportar temperaturas altísimas donde el mate se convirtió en uno de nuestros mejores aliados en la montaña. Además de darnos calor y de hidratarnos, este ritual genera distensión y diálogo entre los miembros de la expedición”, agrega Damián Benegas.

LEÉR MÁS  Transportes escolares: Ahora no podrán tener más de diez años de antigüedad

Durante los 40 días de aclimatación y los posteriores en los campamentos de ascenso, los nutrientes que consumen son un factor clave de éxito. Para los campamentos de altura utilizan alimentos disecados que son hidratados con agua caliente. En el campo base abundan las picadas con salamines y quesos. Respecto a eso los escaladores reconocen: ”De todos nuestros alimentos, el 10 por ciento es comida emocional y psicológica. Como gran parte de nuestra dieta tiene poco sabor, comer un jamón, un salame o tomar un buen mate, además de aportarnos energía y nutrientes, nos ayudan muchísimo a estar contentos y bien de ánimo para subir la montaña”.
Hermanos Benegas

Los escaladores tienen como antecedente haber alcanzado la cima del mundo repetidas veces pero una de las mas importantes fue la Expedición Bicentenario 2010, cuando festejaron los 200 años de la Argentina en el techo del mundo y pasaron a la historia por ser la primera expedición 100% argentina en pisar el pico del Everest.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here