Por las fuertes lluvias del jueves en la Costa Atlántica, se arruinó parte de la edificación del boliche KU de Pinamar que debió cerrar sus puertas. Aquel día parte de la mampostería del lugar cedió, se desprendió un parlante y golpeó a una chica de 15 años.

La joven sufrió una fractura de cráneo a causa del golpe, fue internada en terapia intensiva en el hospital local y en las últimas horas trasladada a Buenos Aires.

A pesar de lo acontecido, el boliche continuó abriendo sus puertas normalmente el fin de semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here